La Grande

J. Saer y las perplejidades de lo ilimitado José de María Romero Barea Los lugares comunes de esta novela conducen al más común de los lugares: lo desconocido: “Vuelve a verse desnudo en la cama, con Leonor desnuda, dormida, a su lado”. Ni siquiera el amor se libra del cliché: