Tres hojas

   Apenas faltaban tres hojas y la voz de aquel hombre llenaba de sosiego las almas de sus amigos. Su voz incansable, con timbre de fondo metálico, colmaba el espacio de la sala umbría. Iba cayendo la tarde, aunque el sol no tocaba aún las sierras de poniente, y el

Intemperie

Creo que no es muy frecuente encontrar hoy en España novedades literarias que impacten por su vocación de estilo. Jesús Carrasco lo hace con este relato. Intenta dejar huella en sus lectores, y lo consigue. El argumento es mínimo: tanto, que podría resumirse en una frase. Los personajes, sin contar con