TENGO MIS LABIOS SELLADOS

TENGO MIS LABIOS SELLADOS   Tengo mis labios sellados, mi corazón enjuto, mis sentimientos secos.   Luces ausentes del alba lloran la pena de tu ausencia, y marcan los pasos de mi cansina agonía. A golpe de corazón, indican el camino de mi calvario.   Maldito el día, maldita la tarde, maldita la noche, maldita… Malditas tus manos que tomaron

ESO QUE SOLO TU Y YO SABEMOS

ESO QUE SOLO TU Y YO SABEMOS   Tu cara angulosa, tu cuerpo gallardo, tu olor a melisa…   Como a David, te talló Miguel Ángel. En tus brazos soy frágil, ¿Cómo no enamorarme? ¡Fue tan  fácil!   Tu aroma me enciende, el calor me sonroja. Paro y me vuelvo.   Encrucijada maldita que marcó mi calvario. Tus ojos de leopardo me embrujaron, tu piel

DESCANSO EN TU PECHO

DESCANSO EN TU PECHO   Sé mi halcón y cógeme al vuelo. Llévame a tierras lejanas. Vísteme de escarlata, con oro y piedras preciosas: como se viste la orquídea, la hurí, el nardo y la camelia.   Tu instinto animal nos lleva a la cumbre. Titán de amores que muere amando. Tu besas mi “yoni”. ¡Ay  amor! Yo te sigo de cerca. Deja que beba tu néctar. Empecemos…   Conciso

No hay cosa que haga más daño a una nación como el que la gente astuta pase por inteligente. Sir Francis Bacon LOS GIRASOLES CIEGOS, De ALBERTO MÉNDEZ Alberto Méndez (Madrid 27 de Agosto de 1941- 30 de Diciembre de 2004), fue un escritor famoso por este su único libro “Los girasoles