Las huellas fértiles

Por Francisco Vélez Nieto

Alicia Aza

Las huellas fértiles

Ánfora Nova

Las Huellas fértiles es la expresión lírica  ondulada  afines a la manifestación  de feminidad, no feminismo, que expone Alicia Aza con estilo exquisito y cuidado, sostenido sobre la sólida base clásica de  la mitología. Existencia poética por la que a través de una ficción palpitante desfilan  diosas  envueltas por versos, donde la lírica desnudando sus deseos se apropia de ellos, los hace suyo frente al hombre, con femenina arrogancia y luminosidad:

“Regaré mis entrañas  ante tu cuello terso

y beberás mis pechos con pico recelo

por las cimientes rojas de las noches encendidas”

Primera ofrenda en una obra  donde  ardorosas pasiones se muestran incisivas  portando circundantes placeres, agua de  manantial con el que calmar la sed,  ejercicio lírico y lúdico, manifestación de una semblanza cuya elegancia porta erotismo embriagador  extraído de legendarios mitos de  diosas que ya mostraron la heroicidad de sus pasiones y afanes. Intimo  ardor de ofrendas:

“Quiero desvanecerme en un retazo

de quietud indolente y ser abeja

del temporal rocoso de mi gloria”

Oración de aspiraciones desbordantes de purezas, Nada de fingidas justificaciones ante el hombre.

“Dejaré en tus entrañas  el naufragio

de una vida desnuda de placeres

y extenderás tus manos temblorosas

hacia las superficies de mis sueños”

soliloquios de deseos de sugestiva belleza.

000_Par7764684L_hYa Alicia Aza en su primer  poemario El libro de los árboles “quisiera ser arbusto en flor dormida / primer día de la nueva primavera” dejó plantada la semilla arbórea de un paisaje natural  embellecido y poblado  bosque de sensaciones, vida y pasión suspendidas en el pentágrama de una cuidada musicalidad, creando así una sucesión en su segundo poemario El viaje del invierno: “Perpetuos caminantes sin regreso / por las montañas y bosques deambulamos” fervorosa continuación envuelta en ramaje y copas de belleza  música cautivadora  temblor de Diana y sus vacantes recorriendo la floresta embrujadora, cualidad ardiente que deja  grabada una impronta símbolo de la andadura meditada, con la que de nuevo puebla sus copas en estas Huellas fértiles y la presencia angustiosa de Dafne  quejosa de tanta tiranía y manifiesta soledad:

“Soy la débil penumbra evanescente,

tulipán  solitario y retorcido.

soy la incauta lacaya de tus manos

que arrebatan mi savia hasta morir”

Frente el viento que  pretende arrastrar  los deseos de ramajes y alturas, expresiva semblanza de Venus orgullosa del imán de su belleza: “Tiende la ropa de sus ojos yermos”  desnuda de blancura “mujer de temple de oro, /  de razón inflamada” exigiendo el espacio del mito que, como poderosa ficción lírica alcanza la realidad  en el concepto femenino del amor, que continúa sucediéndose en un espacio sin caducidad:

“Mujer de temple de oro,

de razón inflamada

por los golpes de amor inaccesibles.

Caricias como espinas

en la orilla del fruto retenido”

Toda una representación cascada de recuentos líricos, tallas sucesivas en versos donde los cantos a las magias prendidas de la eternidad de los  mitos transformados en ejemplos de presencias perennes, se mecen vivas y desvestidas entre placeres y tragedias, la lucha por el yo del ser y no ser existencial frente al hombre Necesidad inmensa. Pulso y prestancia por el espacio que le corresponde: drama y desdicha de pasiones azoradas  en la frustración y el desaliento. Sucesión de huellas fértiles agitadas en  abanico embriagador de feminidad, proclama lírica sobre la beldad y el dolor que la pasión amorosa agitada viene tallando.

Y Artemisa recuerda “Atrás quedará el tiempo de las luchas, / fallecerán  tus vidas y pasiones”, siguiéndole Atenea  con “afligidas aristas / lágrimas de mujer sin rastro”. De Helena nos llega “El rumor ansioso del molino / hondo sueño del mar bravo de la isla”  lento ritmo el de Penépole “Mientras destejo fiel el firmamento / y sucede tirana la distancia” Dido recuerda que “Si pudieras volver a amar de nuevo / hazlo desde el aprecio a tu pasado” Por este recorrido cadena de cuidadas sustancias, se desliza este rico y meditado poemario, el tercero de Alicia Aza en los que se confirma la  presencia editada de sus tres libros de poemas ennobleciendo la calidad lírica de sus contenidos. Pasión, gozo y esencias.

 

Francisco Velez Nieto
Francisco Velez Nieto
Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I) Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos). Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía. Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía. Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015 Francisco Vélez Nieto

Deja un comentario