Marco Antonio en Actium, de José Orihuela

Un error demasiado frecuente entre ciertos historiadores consiste en explicar los hechos históricos “post factum”, es decir, explicar los procesos en función de su resultado final.
(José Orihuela)

Licenciado en Antropología Social y Cultural, Doctor en Filosofía y profesor de la UNED en diversas materias: Estructura Social, Historia del Pensamiento Filosófico, Cine y Sociedad… el gaditano José Orihuela, afincado en tierras onubenses, no hace mucho que rebasó las fronteras académicas para sumergirse en el incierto mundo de la narrativa, por un lado en el campo ensayístico (que no es ajeno del todo a la labor docente, habría que puntualizar) y por otro en los géneros del relato y la novela, territorio éste último en donde, por lo general, las herramientas científicas no son tan necesarias aunque ayudan, y, en donde priman mucho más la imaginación desbordada y otros elementos subjetivos que permiten crear mundos paralelos al orbe que vivenciamos, pero que, sin embargo, explican a veces mucho mejor lo que nos rodea que la somatización de conceptos a que nos someten aquellos que inoculan en el cuerpo social, y por tanto en el individual, Ideas que sin ajustarse a la verdad, aprovechando las estructuras de poder en las que se organiza cualquier territorio, las convierten en “verdades” indiscutibles e inmutables, siendo mentira.
1b9ce03907f83d6b47658accdc6José Orihuela ha publicado recientemente en la Editorial Círculo Rojo las novelas “Donde nace el sol” y “Melodía en Atlantis”, las dos primeras partes de una trilogía que lleva por título “La reina del mar”; “El proyecto salvación”, una novela que se está convirtiendo en un fenómeno viral; el libro de relatos [Los papeles de “El lector”] publicado por el Ayuntamiento de San Roque y el ensayo “Marco Antonio en Actium”, editado por la Editorial Seleer, del que hablaremos hoy.
“Marco Antonio en Actium” es un ensayo que cabalga “entre la historia y la antropología política” según manifiesta Orihuela en la introducción del texto. Para ello, el escritor no sólo se ha valido de los hechos históricos reconocidos por grandes valedores sino, también, y muy especialmente, de las interpretaciones realizadas en otras áreas del conocimiento sobre los pormenores de ese siglo aciago que fuera el I a.c., y que vino a traer una revolución en las estructuras social y política del imperio romano: la economía, la sociología, la literatura, el cine, el teatro… para, con todos esos elementos, conformar una nueva y reveladora visión de los posibles hechos acaecidos y de los comportamientos de los intervinientes en los mismos.
Por el ensayo circulan los pensamientos y la palabra escrita de Homero, Plutarco, Pompeyo, Cátulo, Aquiles, Hector, Shakespeare, Hegel, Dumas, Julio Verne, Charlot Brontë, Pascal, Kovaliov, Fuller, Rostovtzeff, Gracia Alonso, Jordi Cortadella, Margaret George, Massie, Antonio Aguilera, Vicente Picón o el cineasta Joseph L. Mankiewicz entre otros muchos.
Aparte de las conclusiones que Orihuela aporta en el último capítulo del libro, que las dejo para que sean constatadas, o no, por los lectores del mismo, hay una serie de consideraciones que me gustaría resaltar:
La evidencia de que Marco Antonio fue una persona que se reinventaba de forma continua para adaptarse a las circunstancias. Era un estratega por antonomasia: un estadista.
Pocas cosas han cambiado en la estructura organizativa de los Estados e Imperios, excepto quizás las aportadas por las revoluciones industrial, tecnológica y telemática, ésta última en los tres últimos decenios.
José Orihuela es un librepensador, además de un ilustrado; por tanto, un hombre incómodo para el poder.
“Marco Antonio en Actium” debe leerse por las siguientes razones: Porque es un libro documentado, porque aporta conocimiento y porque está perfectamente planteado desde el punto de vista narrativo.
Es cierto que el profesor, el pedagogo que hay en Orihuela aparece matizando tal o cual cosa en esta tesis, pero, el discurso de los hechos que debieron acontecer o sucedieron realmente en esa época histórica, a veces pierde la forma de tesis, de ensayo, convirtiéndose en una exquisita narración al alcance de todos los lectores.
Paco Huelva
Agosto de 2014

Paco Huelva
Paco Huelva
Escritor y periodista

Deja un comentario