ENTREVISTA A LA POETA Y VOCAL DE POESÍA DEL ATENEO DE MÁLAGA, INÉS MARÍA GUZMÁN

POR ANA PATRICIA SANTAELLA

A.P- Usted nació en Ceuta. ¿Mantiene algún vínculo con su ciudad natal?
Pues sí, entre otras cosas, he ido varias veces en los últimos años en helicóptero desde Málaga y viceversa, a leer o presentar algún libro. También me encargaron un poemario infantil llamado:”…Y colorín colorado” me lo publicaron muy bien con dibujos de María Jesús Campos y se agotó rápido. Mantengo contactos, autores que traigo al Ateneo de Málaga, como María Jesús Fuentes y mantengo el vínculo, sí.

A.P-Es una mujer polifacética. Ha sido profesora de gimnasia. Cuéntenos su incursión en el teatro, y en experiencias similares.
Bueno, siempre me gustó la Gimnasia Rítmica, así como la Danza, el Deporte, y también el Teatro. Sería muy largo contar mis experiencias. Puedo decir en cuanto a la Gimnasia, que impartí clases en el Instituto de Gaona de Málaga, por ejemplo. En cuanto a la Danza, terminé Ballet Clásico en el Conservatorio de Málaga también, y dirigí el Grupo de Coros y Danzas de San Roque (Cádiz) Y así mismo ocurrió con el Teatro, que comencé Arte Dramático en Sevilla y lo terminé en Málaga. Mis incursiones en estos temas han sido para mí muy interesantes, como el tiempo que fui la directora del Grupo de Teatro de la Once de esta Ciudad. Podría contar muchas anécdotas, incluso de mis incursiones en el cine, pero ya digo, se haría muy largo para esta entrevista.

PORTADA 11 INÉS MARÍA_600x750A.P- A la hora de iniciarse en el apasionante mundo de las letras. ¿Le ha influido alguien en particular?
Como empecé tan niña, cuento siempre lo del poeta Diego Díaz Hierro. Era de Huelva, nosotros vivíamos por entonces en Badajoz, donde hice la Primera Comunión. Este señor, era amigo de mi padre y de un tío mío Arcipreste de Huelva, Julio Guzmán López. Por Navidad, le regaló a mi progenitor, un libro de Poemas Infantiles, “La Poesía de los Niños”. Yo escribía ya, a escondidas, emborronando los cuadernos de doble raya, pero esto fue el empujoncito para sacarla hacia fuera. Todavía podría decir todos los poemas de ese libro de memoria (Y, cómo nota curiosa, comento que este señor, luego, pasados los años, fue mi profesor de Latín, pero esa es otra historia) antes de todo esto, me influyeron mi madre y mi abuela, ellas se sabían muchos poemas que yo repetía en el colegio. Ya recitaba antes de saber leer, pero después, claro, la lectura me llevó por estos derroteros.

A.P- De su familia escribían y escriben algunos miembros. ¿Puede hablarse de una saga literaria?
Yo diría que si, ya digo, mi madre y mi abuela escribían, pero eran “De la Poesía secreta”. También mi padre se había escrito en verso con mi madre las cartas de novios. Conservo algunas. Además mis hermanos escriben todos, pero la única que ha publicado es mi hermana Mari Carmen, una poeta excelente, con montones de premios, pero que no se lo toma muy en serio. Yo le riño, pero ella se expande con la música y otras Artes, para su recreo personal. También mi hermano Diego se centra en la dirección de su compañía de teatro (Acuario Teatro) pero ha publicado algunas cosas de vez en cuando. Yo diría más bien saga de artistas, Cristina pinta, Toti canta…en fin.

A.P- Es vocal de poesía del prestigioso Ateneo de Málaga desde hace una infinidad de años, ha coordinado y organizado multitud de actos y tertulias. ¿Cómo ha sido dicha experiencia, le gratifica, destacaría alguna anécdota especialmente sentimental o emotiva?
Me gratifica al máximo, sino, no permanecería ahí desde tanto tiempo. El Ateneo es un conjunto de emociones cuando veo pasar tantas caras, tantas voces diferentes. Para mí supone un enorme placer dar paso a tantos poetas, una veces consagrados, otras principiantes, siempre con la emoción. Ver el salón lleno es emotivo y sentimental, descubrir caras conocidas, algunas cambiadas por el tiempo trascurrido, otras nuevas. Ese es mi premio.

A.P- Entramos en materia ¿Qué le aporta exactamente la poesía? La que concibe para adultos, y la que concibe para los niñ@s.
Me aporta satisfacción personal, ya digo, la mía propia intento verla desde otra perspectiva. Si es Infantil soy una niña que percibe la belleza, la emoción, la sorpresa o la duda, y así intento transmitirla, sí es para adultos, me vuelco en dar lo que yo tengo dentro, desde el ritmo interior en una corriente de sentimiento y técnica. Eso me aporta la magia y el saberme instrumento comunicador.

A.P- ¿Qué paraísos e infiernos refleja en su poesía? ¿Despliega temas recurrentes?
Reflejo todo lo que me hace mella, no me paro a pensar en un tema, una idea, un caso concreto, no lo tengo preconcebido, surge. Eso sí, cuando comienzo un libro, si tengo la idea preconcebida. He escrito sobre diversos temas. La vida trae hasta ti los paraísos y los infiernos, luego tú le das el tratamiento.

A.P- ¿Se inspira de alguna forma, sigue algún ritual, precisa de recogimiento y serenidad?
Recogimiento y serenidad, siempre. Eso imprescindible, ritual no, pero a veces preciso un ambiente, un encontrarme con mis cosas, tal vez sea un ritual sin darme cuenta. No te puedes sentar por las buenas a escribir como si le dieras a un botón .Necesitas entrar en esa especie de éxtasis, que no siempre consigues, pero eso sí, al menos centrarte. Cuando estas “en vena”, es fácil. Siempre he dicho, y se lo he oído también a muchos escritores, que a veces ocurre el milagro, te viene la inspiración, es cómo si te susurraran al oído… casi el poema entero, otras el primer verso, el resto lo trabajas tú. Pero, desgraciadamente, esto sucede muy pocas veces, la mayoría es a base de concentración y de trabajo.

A.P- ¿Se considera una poeta comprometida? ¿Le interesa serlo? ¿En qué frentes sociales ha participado?
Estoy comprometida con migo misma. No me interesa que me lleven por ningún camino. Es diferente que me pidan un poema determinado, y si me apetece, lo hago, y me agrada, porque me esfuerza a ello. Mi frente social, es eso, lo que tengo en frente, la vida, la sociedad. Estoy, estamos, completamente rodeados, no nos podemos evadir, no podemos cerrar los ojos.

portada 4 INÉS POR LA ESCALERA DE JACOB_600x750A.P- ¿Coexiste la poesía trabajada, cuidada y exquisita con lo mediocre?
¿Coexistir?, depende en qué sentido. Siempre procuro no publicar nada que no esté trabajado, y cuidado, pero a veces no hay un juez que dictamine si la poesía de unos u otros poetas es exquisita o mediocre y, coexisten, sí, más de una vez lo he visto: “Quién le pone el cascabel al gato?”.

A.P-¿Cuáles premios y distinciones ha recibido que le hayan hecho especial ilusión?
El mejor premio es ver un poema concluido y del que te sientas satisfecha, más premio aún supone un libro al que ya le has puesto el fin, y el no va más un libro publicado. Eso son mis premios más importantes.

A.P- ¿Cuántos libros ha publicado hasta la fecha, tanto de adultos como infantiles?
Infantiles solamente he publicado cuatro, aunque el primero, Brisas, casi es infantil, no cuento los inéditos, el resto, los de adultos, hasta una treintena casi, entre libros, cuadernos y cosas así, me refiero a los libros en solitario, aparte son las colaboraciones. También he hecho pequeñas incursiones con prosa, tanto para un público como para el otro.

A.P- ¿Son receptivos los niñ@s, entienden la poesía, se interesan por ella?
Por supuesto, tanto los niños como las niñas son muy receptivos, escuchan con atención, no se aburren y siempre quieren más. Todo ello, cuando se les sabe transmitir el contenido, cuando lo entienden, solo entonces se interesan por ella. Contaría montones de anécdotas que darían fe de lo que digo.

A.P- Díganos algunos autores y autoras de su preferencia en cualquier género literario.
Empecé por Bécquer, Machado, Lorca, Dulce María Loynaz, que siempre me ha cautivado, y una serie interminable de poetas que han sido siempre de mi preferencia, hablo de Poesía, que es lo que más me gusta. Actualmente leo más a los poetas actuales, sobre todo andaluces y malagueños. No puedo nombrarlos a todos, te diré solo un nombre: María Victoria Atencia. En cuanto a la narrativa, mi autora preferida fue Pearl S. Buck, pasando por García Márquez y ahora Isabel Allende. Leo casi todo lo que cae en mis manos y hasta el final solo lo que me hace llegar al término de la obra.

A.P- Para finalizar, ¿Piensa como el lúcido escritor Francisco Ayala, que les corresponde a los intelectuales, la función de iluminar las conciencias y orientar la conducta de la gente?
No sé si les corresponde a los intelectuales, pero a alguien le tiene que corresponder. Los que escribimos tenemos una responsabilidad, ya que lo escrito, escrito queda.

A.P-¿Tiene un influjo positivo la poesía, la literatura, en el tiempo caótico e incierto que corremos?
No lo sé, ojalá. Para mí lo tiene, parece que escribiendo solucionas, al menos, el conflicto de tu mente, te desahogas, respiras y, tienes cierto consuelo. Hay una cosa muy positiva y es qué de tanto insistir terminas por crear conciencia, o la despiertas… a quién la tiene, claro.

Galería fotográfica

Ana Patricia Santaella
Nace en Córdoba, estudia trabajo social. Ha participado en diferentes revistas literarias y antologías, tales como: Antología de poetas en solidaridad con los afectados de sida, “Tintas para la vida” “Tres orillas”, ”Saigón”, etc. Ha formado parte en los encuentros poéticos: “Voces del extremo, 2.008”; Cosmopoética 2009-2010.En 2009, le fue concedido el primer premio de poesía del IV Encuentros por la Paz, de San Pablo de Buceite, Cádiz.

Deja un comentario