Ali Calderón

aliazulp_596x397Alí Calderón (Ciudad de México, 1982) escribe poesía y crítica literaria. Recibió el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde y el Premio Latinoamericano de Poesía Benemérito de América. Es Doctor en Letras Mexicanas, Editor de la revista Círculo de Poesía (www.circulodepoesia.com), codirector de la editorial Valparaíso México y del Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México. Es miembro de la antología Poesía ante la incertidumbre. Antología de nuevos poetas en español.

separador[1]

Constantinopla
[San Salvador en Chora]

Edirnekapi
Siglo IV una iglesia bizantina
Afuera las murallas de Teodosio
son sólo polvo ruinosos cimientos
Iba mi abuelo anciano
siempre a Nuestra Señora del Carmen a las once
¿Comulgaba? ¿Oía sólo misa?
La luz de los vitrales cae sobre los frescos:
es Jesús
multiplica los panes
hay algunos pescados
también cestas vacías
Alguien a mi costado dice “Dios”
pero en el nártex nada suena sino el eco
bajo la indiferencia
de un Cristo Pantocrátor
El tiempo ha desgastado los cristales
diminutos mosaicos
Donde estuvo el Bautista se desvela
una capa de arena y argamasa
El muro fue dorado y lapislázuli
ahora el alquitrán
oculto quince siglos
tras figuras de apóstoles y santos
es el amo y señor del paraclesion.
Bordean yeso y cal oscuros signos
griegos: venid a mí los agobiados
dicen las inscripciones
difusas invisibles casi
Las cuarteaduras
Se descascaran bóvedas
frente a la sanación del paralítico
Los ladrillos la piedra
Es entonces que pienso en los versos finales:
Mi padre contestó –“es sólo el decorado;
la escultura eres tú” –y me señaló el pecho.

separador[1]
Margherita dei Cerchi

Caminé de Gli Uffizi
auturno a la penumbra y cancro
de Santa Margarita en la Vía de Dante
El amargor del aire
calcifica y enreda en los alveolos
La tarde su paura
desciende espesa de los muros
Un algo cimitero acecha
El recuerdo del túnel
la ombra el silencio de los Apeninos
De pronto frente a mí
la tumba de Beatrice
En su lápida un hato violas
ostros pétalos hieden:
ese aroma impregnado entre los dedos
mi palma su cabello deslazado
El correo fue escrito esa mañana
en otro continente y
qué tenue era la luz del cirio
Al preguntar por ella
quizá en Place des Abbesses
sentados en un borde viendo
salir y entrar al metro oscura gente
Luis me dijo que no que lo veía
como un caso perdido
Pasa una vespa y gritos más gritos un motor
Enviar mensaje enviado
Dudé mucho al escribir este mail
Se acostaba con otro
Una cruz de madera
que al tocarla se despostilla
Sotto questo altare
Folco Portinari
construi la tomba
di famiglia
L’8 giugno 1291
vi fu sepolta
Beatrice Portinari
Afuera los motores de las vespas
Gritos la gente que se increpa
Caga catzo putana
Dio Cane

separador[1]

Democracia mexicana

otro cadáver encontrado en una bolsa negra
cerca de ahí un cuerpo el viento un puente
a dos cuadras: una cabeza hirsuta ojos abiertos
entre otras noticias: treinta ejecutados el fin de semana tiro de gracia algunos con
marcas de tortura el rescate fallido de un secuestro un dedo un anillo un hato de
periódico
entre otras noticias: terminaron e iniciaron las campañas hay buena voluntad en
Washington la reforma migratoria este bimestre se abate en un punto la pobreza el
bienestar la dicha

a lo lejos el escape de un camión

y después el silencio

abren la bolsa negra

el hedor el moho en la carne:

una recién nacida

 

Con cesión de derechos del autor.

One thought on “Ali Calderón

  1. De la mayoría de los poetas que integran este todavía pequeño círculo, puedo decir que todos son amigos míos; incluido el promotor de tan brillante idea, Francisco Vélez Nieto. Todos tienen un fuerte nexo de unión: que sus sentimientos y miras comienzan en la poesía y acabarán en la poesía.
    En verdad, me siento orgulloso de hallarme entre ellos.

Deja un comentario