Entrevista al músico y productor argentino Ezequiel Gorrías

Nació en Buenos Aires, se crio entre los grandes músicos del Tango, y hoy siendo muy joven cuenta con más de 20 años de trayectoria aportando su talento a la música hispana y de habla inglesa. Nos relata cómo han sido sus comienzos, sus nuevos proyectos y su mirada sobre la música actual.

– ¿Cómo se produce su acercamiento al mundo de la música?

Entrevista Ezequiel Gorrias_494x377Comencé desde muy pequeño, creo que lo fui gestando desde el vientre de mi madre, porque toda mi familia paterna se ha dedicado a la música. Soy la tercera generación de músicos en mi familia, mi tío abuelo era primera guitarra de los grandes cantores de Tango como Julio Sosa, Edmundo Rivero, Hugo del carril, entre tantos. En ese clima familiar se crió mi padre (también guitarrista y cantante) y pasados muchos años, yo. La diferencia que fui un poco como “la oveja negra” de la familia, todos eran guitarristas, pero a mí me gustaba el piano. A los 3 años de edad mis padres me regalaron una guitarra y mi respuesta fue tomar un martillo y destrozar el instrumento; creo que en aquel momento se enteraban que no me interesaba la guitarra y que además tenían un niño un tanto tremendo… (risas)

– Pero luego ha ido por la guitarra…

Sí pero muchos años más tarde, y confieso que le tomé un cariño inmenso. Con el tiempo se transformó en una especie de “primer amor” aunque hayamos comenzado la relación a “martillazos” (risas).

– Aquel niño ha quedado lejos y hoy además de músico conduce su propio sello discográfico, ¿cómo ha sido recorrer ese largo camino?

Hermoso, aunque han existido dificultades como todo, pero lo que te recompensa la música es gratificante en todo sentido. Mira, comencé mis estudios de piano a los 6 años de edad y a los 12 me encontré sobre un escenario por primera vez acompañando a mi padre, que me dio la gran oportunidad y lo mucho o poco que sé, se lo debo a él. Desde los 12 años que comencé a trabajar en la música y hasta el día de hoy que tengo 33 jamás he parado. He pasado por bandas de todos los géneros; Tango, Folklore argentino, Rock, Big band, Jazz. La música me permitió conocer a personas maravillosas y me ha abierto muchísimas puertas, por ello cuando me embarqué en mi propio estudio, al momento de tener que decidir un nombre no dudé en ponerle “La Llave”. Si bien estoy profesionalmente en la música desde el año 1994, recién en el 2009 pude darme el lujo de no tener exclusividad con nadie, y trabajar desde mi estudio para diferentes artistas, ya sea como sesionista, intérprete, arreglador o compositor. Ello da la posibilidad de poder elegir cómo, dónde y con quien trabajar (y con quien no –risas-). Además estoy trabajando para publicidades y en música para cine, pero lo mejor de todo es poder apostar a nuevos artistas dándoles la posibilidad de disparar una carrera basada sobre todo en el talento, esfuerzo, dedicación y profesionalismo.

– ¿podemos conocer cuál fue el momento más gratificante?

Es difícil nombrar uno pero sin duda de los más emotivos fue cuanto hace unos años me llamaron del club Vélez Sarsfield (Argentina) para que componga una canción para los 100 años de la institución. Cuando me invitaron a sus instalaciones y escucho mi canción por todos los parlantes del estadio y la hinchada coreándola, te juro que se me puso la “piel de gallina” (como llamamos en mi país). Lo más curioso de todo es que yo no soy fanático de ningún equipo aunque sí simpatizante pero de otro club de la ciudad, por eso como te decía la música es la que genera esas maravillas.

– Nos hemos enterado que su música regresa a Europa de la mano de Tara Heff, ¿cómo ha sido la experiencia?

Todo un honor. Ya hace unos años había trabajado para “Dalí Records” en mi país y su sede en Barcelona, con el maestro José María Blanquet quien confió en mí y de quien aprendí muchísimo también. Pero esta vez gracias a los beneficios de la tecnología y la globalización se ha realizado una coproducción Irlandesa – Argentina. Lo musical fue realizado todo en Buenos Aires, y la voz y Mastering en Dublín. Trabajar con la capacidad, profesionalidad y compromiso que ha tenido todo el equipo de ella ha sido una experiencia sin igual.

– Como músico y productor ¿siempre debe encontrarse en la búsqueda de nuevas perspectivas?

Creo que es importante tomar ciertos riegos, la profesión así lo exige. Pero sobre todo si uno se queda con lo ya establecido la vida no tiene “sabor”, a veces te la tienes que jugar. Este último tiempo me propuse relacionar la música con la geografía, y me encuentro profesionalizándome en el área. La música es una de las principales expresiones culturales de los pueblos, por el tipo de música de un determinado lugar en un contexto histórico dado, se pueden conocer tradiciones, modos de vida. Incluso en civilizaciones que no tenían escritura, se han encontrado instrumentos musicales. La música es un territorio y nos identifica como cultura. Si te digo “Flamenco” todo el mundo piensa en España, “Hip Hop” en Estados Unidos, o “Reggae” en Jamaica. A veces un solo artista crea toda una cultura, que termina identificando para siempre a un lugar del mundo. Ese mismo artista quizá también impone una moda, una forma de vestirse, un corte de cabello y hasta una forma de hablar que termina modificando el lenguaje y crea influencias no solo en su territorio sino a nivel mundial eliminando las fronteras. Junto con el estudio de la geografía, es posible realizar un mapa musical detallado de cada territorio sobre la faz de la tierra, y así también comprender por qué tal género nació en ese lugar y no en otro. La interrelación entre música y ciencias sociales en general es absolutamente apasionante.

– Para finalizar, agradecerle por el tiempo que nos ha dedicado y pedirle su mirada como productor sobre la música en la actualidad.

Bueno existe lo que llamamos la industria de la música, las grandes corporaciones multinacionales que poseen sus productos (los artistas) ubicados en un mercado cada vez más competitivo, no referente al talento en sí, sino orientado al entretenimiento. Pues hoy en día, es el entretenimiento lo que vende y no tanto la calidad musical. Para ello existen grandes maquinarias puestas al servicio y que funcionan a la perfección, pero ese no es el problema, sino lo más preocupante es que el arte termina pasando a segundo plano frente a los intereses de maximizar las ganancias del grupo económico de las discográficas. En los últimos 15 años la venta de discos ha caído un 80% y sin miras de poder recuperarse, todo lo contrario. Esto ha llevado a las empresas del rubro a extraer sus ganancias de una forma diferente. Cada compañía, como cualquier otra productora de bienes y servicios, diseña y produce su producto (artista estrella), con el cual asegurará una rentabilidad. Así nos encontramos con artistas de música exclusivamente comercial, que mantienen su vigencia hasta que la empresa decide lanzar otro “producto” y en general es destinado a un público juvenil, no quiero decir que los adolescentes no tengan cultura musical que no se mal interprete, sino que gracias al marketing estas empresas les ofrecen justamente lo que están necesitando en ese momento o directamente creándoles esa necesidad, y a veces hasta haciéndonos creer que ha sido un artista independiente lanzado desde una red social.

Toda actividad artística, ya sea la música, la pintura o lo que prefieras, se vuelve mecánica, monótona y

poco creativa cuando está condicionada y manejada desde un punto de vista empresarial, se pierde la magia, la esencia.

Es interesante ver como en muchos casos hoy el talento musical se encuentra en artistas del “under”, que no cuentan con productores con grandes presupuestos ni publicidad. Me he llegado a sorprender más de una vez en espectáculos callejeros con músicos de gran nivel que subsisten día a día con lo que la gente deja dentro de sus sombreros o estuche del instrumento, que muchas veces hasta son fabricados por ellos mismo porque no disponen para adquirirlos.

Estoy totalmente convencido que es nuestro desafío poder ir abriendo caminos hacia una mayor igualdad

de oportunidades para todos los artistas, si bien podría ser una quimera lograr alcanzarla plenamente, en la práctica por intentarlo iremos generando espacios para una mayor participación.

 

www.lallavestudio.com.ar

info@lallavestudio.com.ar

 

 

 

Deja un comentario