Don Winslow, El cártel



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a los favoritos

Por Francisco Vélez Nieto

Don Winslow (Nueva York, 1953) el autor del El poder del perro, gana el IX Premio Internacional RBA de Novela Negra con la obra El cártel,

@elcartelEsta es una obra de ficción con la que todo sereno lector que tenga referencias y conocimientos de lo que significa en la actualidad la “guerra de las drogas” en México y en el mundo, con facilidad podrá comparar la sólida y vibrante exposición narrativa con el acontecer diario de los sangrientos y las muchas marañas políticas con sus múltiples apaños tomados de hechos reales, que diariamente aparecen en los más acreditados medios de comunicación de consulta internacional. Si la anterior obra El poder del perro de Don Winslow con sus setecientas páginas fue una explosión en toda línea. El buen lector, por el hecho de serlo, disfrutara del privilegio de poder aguantar la respiración al adentrarse en Cártel, impresionante segunda novela, sin género de duda sostenida de sólida postura para abordar todo el inmenso poder, espeluznante y sangriento mundo de la delincuencia provocada por el narcotráfico, con las múltiples implicaciones que abarca ese macabro imperio, las escenas que muestran  las  más feroces tragedias enredadas en múltiples vericuetos, junto a leyes cada día más torcidas para desamparo de los más débiles.

Esta es la densa y escalofriante narración, entre la realidad y la ficción, que en muchos lectores puede provocar momentos de angustias, no por la oscuridad, sino dada la crueldad y desnudez en la más diáfana luz del día. De aquí que el autor Don Wislow señale: “No entiendo cómo alguien puede tener buena conciencia y consumir cocaína para divertirse, sabiendo que es producida y comerciada por violadores, asesinos en masa y traficantes de personas” Don Winslow manifiesta a la vez que lo demuestra en estas dos enormes y tensas novelas: El poder del perro y Cártel donde el autor expone que: “No estamos perdiendo la guerra contra las drogas, la hemos perdido y nunca deberíamos haberla iniciado. Es sólo un gigantesco negocio, una industria en la que los narcos y quienes luchan contra ellos mantienen una relación simbiótica”

Estos dos conocidos personajes que la representan no son otros que el agente de la DEA Art Keller y el jefe del cártel de Sinaloa, Adán Barrera, protagonistas de El poder del perro, se vuelven a ver las caras como modernos Ahab y Moby Dick, en caza perpetua, obsesionados hasta la muerte. Ambos fueron amigos.

Arthur Keller vivía apartado en una estancia tranquila del monasterio de Dios en el desierto ocupado como apicultor, cuando se ve obligado a huir @elcartelasin más al detectar el peligro de ser asesinado, Aquí, que se iniciaría una guerra de poderes y valores desenfrenada. Historia que se presenta en ficción narrativa, pero que basta abrir los diarios de gran tirada para emparejar la realidad del mundo de la droga con el de ficción, cuya diferencia son los nombres de unos y otros personajes. Lo que muestra una laboriosa investigación de muchos años por parte de Don Winslow de vida inmersa en el mundo criminal de las drogas, como testigo, levantando acta. Primero con El poder del perro y ahora continuación con esta arriesgada aventura que lleva el título de Cártel, en la que se demuestra como ““De alguna manera, todos estamos atrapados por las drogas”

Lo real va cogido de la mano de la ficción, la brutalidad más sanguinaria que ser humano puede imaginar es idéntica, los túneles para huir de la prisión, mientras los vigilantes duermen el sueño de los advenedizos, otros se usan para pasar de matute toneladas de droga de México a Estados Unidos, todos calcados los unos de los otros. Sinaloa es la fuente y gran protagonista de El Cartel, también las agencias federales, las cárceles, los abogados, los ejércitos, la gente que se “coloca”, los bancos que lavan limpísimo el dinero negro que termina en negocios legales y todo lo demás. AES decir, de una manera u otra todos estamos atrapados por las drogas”. Los hechos se presentan de manera tan palpitante y desbordada de una crueldad que solo es digna de crédito gracias a la imponente documentación que se muestra en el transcurso de las historias. El libro describe los peores años de la guerra contra la droga, una lucha militarizada y llena de crímenes, decapitaciones, asesinatos en masa y violaciones publicitados por los narcos hasta el vómito. “Ellos querían ser quienes contaran la historia y eso es una postura muy sofisticada, especialmente para un criminal. Primero acallaron a los medios tradicionales y luego aprovecharon la anarquía de Internet y las redes sociales y pusieron a gente a trabajar en ello”. Ahora se puede ver en directo desde un cómodo sillón de orejas .Pablo Mora, es el periodista enamorado de su ciudad Juárez que se arriesga su trabajo y la vida con el compromiso de un buen profesional. Y naturalmente sufre las consecuencias en sus propias carnes y los seres más íntimos que llenan su vida, por esa apuesta en favor de los que arriesgan y lo pierden todo víctimas de un enloquecido desafuero de altísima criminalidad sin límites en la luchas por dominar la geografía de poderes de la droga. El alcanzar el delirio de grandeza exhibiendo la enseña de Gran Padrino.

Tags:

Sin comentarios a “Don Winslow, El cártel”

añadir un comentario.

Deja una respuesta