Las bibliotecas y los clubes de lectura

Por Francisco Vélez Nieto

Las bibliotecas y los clubes de lectura

La riqueza de un pueblo no es la del suelo, sino la del cerebro.”
Emilio Lledó

Las encuestas sobre si los españoles han leído el Quijote que se han realizado durante el verano nos ofrece una imagen triste y desalentadora de la España real de Messi, Cristiano y esos cientos de jefes de cocina ¡geniales!, que no da de comer a los hambrientos parados. Todo, cuando en el campo de la cultura del libro de valor el porcentaje de los españoles que no leen, incluso ni el Quijote, es tan de poca monta que no da ni para comprarle un Platero de segunda mano a Sancho Panza. Pero no debe de sorprendernos, ¿Conoce el lector algún grupo de esos fervorosos políticos continuamente en campaña electoral, con el vehemente deseo de salvar a la patria, que aborden el grave problema que significa el bajo nivel de lectura de este pueblo y el estado general de sus bibliotecas públicas?

Generalmente activas en cierta medida gracias a los responsables de las mismas. Luego nobleza obliga a preguntarnos si a los políticos españoles, salvo los lúcidos y sensibles, que suelen tenerlos aislados, les interesa que el pueblo, esa “gente” como ellos nos califican. ¿Por qué no nos llaman ciudadanos? Nada, en sus vanos y dudosos discursos nos consideran “gente”. ¡Y qué son ellos!, podemos valorarlos por sus embrollos, unos asustándonos con Marx y otros convirtiendo a Marx en una caricatura estalinista en plan primarias. Por lo que puede resultar, que a los profesionales de la política con nómina segura, un pueblo que lea signifique un peligro pacífico, aunque crítico e influyente, ya que puede llegar a provocar, que el pueblo, la ciudadanía, no la “gente”, al leer, adquiera la costumbre de pensar por cuenta propia con lo que se distanciaría del proceso de alienación, más claro: del lavado de coco. Y por el contrario ir elevando su nivel crítico, pasar revista a los poderes establecidos. El arte de enjuiciar por si mismo. Y eso crearía alarma en los poderes establecidos. Repasemos, leamos la historia, las llamas quemando libros, asesinando y metiendo en cárceles autores en todos los siglos cargados de historia que nos respaldan. Y los que quedan, puesto que el orden de los factores no altera el producto. Aquellos que leen y saben elegir la lectura buena y de contenido en cualquier tiempo, son peligrosos sin ningún género de dudas.

Entonces, ¿cual es el panorama en nuestros pueblos andaluces? ¿Portar el farolillo rojo de la lectura? Luego, no nos queda otro remedio que la @emiliolledoi_446x379actividad pacífica. La entrega solidaria en favor de un libro abierto entre las manos que ofrecen las bibliotecarias y bibliotecarios apoyados, en el caso de Andalucía, por los clubes de lecturas, manteniendo en estas bibliotecas un compromiso de base, llama permanente que ilumina, dentro de lo que es posible, en este oscuro páramo escaso de interés para los poderes bien alimentados, aparte del prosaísmo poco representativo político que sobrecoge. Los que amamos la palabra bien escrita, consideramos que un pueblo sin un nivel aceptable de cultura de base cada día tiene más lejos la esperanza de progreso equitativo por parte de la política oficial, incluido los podemos. Día que transcurre nos situamos más distanciados de aquellos otros pueblos que componen la Europa actual.

Luego ¿Que hacer ante esta “Revolución” inconclusa? Crear lectores por medio del boca a boca. Sí, es posible que esto sea una utopía, pero nunca una falsedad, promesa vana como esas de los políticos que intentan convertirnos en sordos pregonando el voto y El Dorado cada cuatro años. Convirtámonos dentro del espacio de las bibliotecas en misioneros de la República de las Letras, logrando legiones de lectores y lectoras hasta crear tal alarma en los poderes señalados, que tengan que optar por incendiar las bibliotecas o asumir una mejora del estado en que se encuentran. Esperemos que se produzca el milagro de optar por la segunda sugerencia.

Francisco Vélez Nieto.

Consejero y Presidente de Honor

Asociación Colegial de Escritores de Andalucía

Francisco Velez Nieto
Francisco Velez Nieto
Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I) Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos). Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía. Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía. Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015 Francisco Vélez Nieto

Deja un comentario