Isabel de Rueda

Nota biográfica

Isabel de Rueda nace en Jerez de la Frontera. Cursa estudios de Filología Hispánica a través de la UNED y ha obtenido diferentes premios y Isabel de Ruedaaccesit.

Ha publicado poemarios como:   Al viento (Carmona 2001) De la memoria encajada (Vitruvio, Madrid 2004) Tu silencio en voces

(Vitruvio, Madrid 2006) Pisadas sobre lienzo (EH editores, Jerez Frontera 2009) A propósito del espejismo (Espiel, Córdoba 2011) Pizarras de agua (Autores Premiado2012) Horquillas en la ventana (Los libros de Umsaloua, Sevilla2014)

Ha colaborado con diferentes revistas como: Tres orillas, Luces y sombras, El ático de los gatos y en Antologías como: Versos para derribar muros, La mujer en la poesía hisponomarroquí , Biznaga de poesía Andaluza, Ronda de versos, Alquimia del fuego, De Besos y Versos, Nubes, ,Con&versos, Poetas Andaluces para el siglo XXI

separador[1]

DESNUDO

Venir desnudo al mundo

para luego vestirnos

con retales de hilachas.

Ser araña, nacer,

escalar la sonrisa,

atrapar

esa cosa que desprende el fulgor.

Venir desnudo al mundo, ataviarse

con pedazos de abrazos o de heridas

que te miran fijamente a los ojos.

Y enfundarnos en la ropa, y alejarnos

de ese imán

que te arrastra a la tierra.

Abrazarte a tu yo,

tu sola circunstancia, ya lo dijo

Gasset,

en esta cruenta nave, en este extraño barco

en donde has arribado.

separador[1]

                   A Alejandra Pizarnik

LOS ESPEJOS

Como si fuera la Alicia de Lewis Carrol,

traspasé

las normas de las verjas y de los muros.

Registré

las sombras de mí misma

y caminé

por ese desvarío que conduce

al verso y al poema.

Discutí, bramé, soñé,

con ráfagas de lluvia en la delgada

región de la locura.

Y advertí la extracción de la piedra

y me ovillé

en la sed que siempre me contuvo.

  separador[1]

LA CIUDAD INVISIBLE

                      La ciudad

soterrada en las calles,

en las piedras angostas, me alimenta.

Inquietascurvaturas se aproximan,

recorren la pecera cambiante de los siglos,

escarban

en la memoria antigua de los peces

que hay en mí,

sitúa el amor,

al vasto interrogante y voy al verso,

a la espuma de tinta inacabada,

a la huella terráquea de ese mar,

al signo

de las olas impresas, a la lluvia

primigenia del ser,

al verso, al poema.

 

separador[1]

A Navale Quiroz

CRUZAR EL RÍO

Cruzar el río,

ser un remo de búsqueda en sus aguas,

el ánfora dorada donde mora

la ciudad perlada de los faunos,

las cóncavas raíces del misterio

que sabes está en ti.

Cruzar el río,

con aires de chiquilla, vislumbrar

el limbo misterioso de las rosas,

el cultivo del caos,

infiltrado en sus aguas, la armonía

extrema de los puentes.

Voy por tu cuerpo como por el mundo

 Octavio Paz

 separador[1]

IMÁGENES DE ORILLAS

Juntar los dedos,

ver las sombras orando los abismos.

Sentir

el roce de unas manos y el amor

mostrando la silueta,

abriéndose en las charcas,

rumiando,

inflándose de lluvia en cada beso.

Adicto -el amoradicto-

siervo titulado de otras aguas,

otro mar, otro río. Siervo

también de la cascada

oblicua de algún vientre

repartido en fecundas tonadas de silencio.

Imágenes de orillas, así el amor…

ocultos obeliscos para un verso,

salvado…

separador[1]

A Gabriela Mistral

PIZARRAS DE AGUA

Yo tengo una palabra en la garganta,

una pizarra

de agua entre mi lengua, la demencia

de un sueño, tengo, entre mis labios.

Estaciones de un valle perdido en un fonema,

y un poema que baja por mi sangre.

Por mi loco aliento, sé que está la marca

las señales de todo lo vivido,

a veces

el andén del miedo está en mi boca…

Y, como locas muchachas enroscadas

en el tracto inicial de la inconsciencia,

tengo

la palabra pastando,

un arroyo

prendido en un lagar

donde fluyen los niños.

separador[1]

POR EL AMOR SALVADO

Morir y ser un río luego;

asíAcis,

por el amor salvado, eterno fluye.

 

Deja un comentario