Entrevista a la poeta Angeles Fernangómez

POR ANA PATRICIA SANTAELLA

Ángeles Fernangómez - Foto de Carmen Lafuente
Ángeles Fernangómez     –    Foto de Carmen Lafuente

A.P- Ángeles, ¿Desde cuándo se celebran estos encuentros poéticos-artísticos en la Lobera de Gredos, este entorno natural tan maravilloso de la provincia de Ávila?

Desde 2007. El próximo otoño celebraremos ya el 10º encuentro.

A.P- ¿Puede describirnos lo que les depara, teniendo en cuenta que dista bastante tal experiencia de los consabidos encuentros ceñidos al ámbito urbano?

Me atrevo a pronosticarles larga vida. O, al menos, vida de calidad.

Exactamente no son estos encuentros “al uso” donde un número grande de personas se reúne para asistir a algún lugar, generalmente urbano, donde recitan mucha –tal vez demasiada- poesía, comparten una comida o cena, tal vez un tiempo de asueto, y regresan sin haber hablado sino con un porcentaje mínimo de asistentes. No es ese el fin de los encuentros en el Centro Rural de La Lobera de Gredos donde se da prioridad a la convivencia. Convivencia basada en el estímulo de la creatividad, y en un caldo de cultivo idóneo, una naturaleza idílica con un poblado de cuento, donde el alma conecta con la alegría y con el todo fácilmente.

A.P-¿Nos cuenta algo mágico o sublime que haya sucedido allí?

La verdad es que todo lo que ocurre cada año es mágico y es, a la vez, sublime. Una de las cosas que se trata de cultivar, más allá de la labor artístico-literaria, es el buen entendimiento entre todos los asistentes, la amistad, el cariño, la ausencia de conflictos. Nunca se ha dado un conflicto digno de mención y que no fuera solucionado de inmediato. Siempre ha reinado un clima de acercamiento entre todos los asistentes que, generalmente, suelen ser repetidores aunque siempre los haya nuevos.

Fotos de Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou
Fotos de Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou

Generalmente, asisten siempre músicos, cantantes…, los ha habido realmente buenos y se ha producido una fusión con la poesía realmente digna de considerar.

Los ritos literarios alrededor del fuego, frente a las cascadas del río, en la espiral de piedras… Hay para contar muchas anécdotas, muchas, individuales y colectivas, pero quizá en el terreno de la creación, cabe destacar el fin de semana en que “Poética en Gredos” fue invitado por el Centro de Turismo Rural de La Lobera de Gredos para participar en el programa de Arte y Naturaleza “A Cielo Abierto” a fin de dejar nuestra impronta creativa en el paisaje. Aquello se convirtió en un gran taller de creación donde el soporte era ofrecido por la propia naturaleza.

A.P- Pertenece a la Plataforma de afectados por el virus de la hepatitis C, su batalla reivindicativa ha sido tremendamente ardua y dolorosa. ¿Qué han logrado hasta la fecha, qué les queda por lograr de vital importancia?

Ciertamente, no solo pertenezco, sino que fui una de las cofundadoras de la Plataforma, allá en el verano de 2014, y he sido miembro de la Junta Directiva de la Asociación en el período más arduo de la lucha. Personalmente, pese a que sí sea portadora del virus, estoy, sin embargo, en una fase inicial de la enfermedad, por lo que no me ha sido autorizado todavía el acceso al medicamento (mejor dicho, se me ha denegado), por lo tanto soy un claro ejemplo de que aún no se ha logrado el fin de nuestro objetivo que no es otro que el de “tratamiento para todos”.

A fuerza de una lucha brutal, con nada menos que 94 días de encierro en el hospital “12 de octubre” de Madrid y un sinnúmero de acciones simultáneas, logramos arrancar del poder político en el gobierno, la creación de un Plan Estratégico de Abordaje que, si bien dista mucho de ser completo, sí ha conseguido que se salven muchas vidas y se mejore la calidad de otras (lástima que otras se hayan quedado por el camino sin llegar a tiempo). Hay que tener en cuenta que a consecuencia de esta enfermedad venía muriendo una media de 11 personas/día en España.

Carmen leyendo, Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou
Carmen leyendo, Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou

Los poetas han ayudado en esto participando activamente en recitales solidarios que hemos promovido e, incluso, recitando poesía social en La Gran Marcha a la Moncloa que realizamos y a la que asistieron más de 100.000 personas.

A.P-¿Cuál es Ángeles su postura ante el compromiso social?

Intento pasar por la vida dejando el mundo un poco mejor de lo que lo encontré. Sé que yo sola no lo puedo conseguir, pero sí puedo sumar fuerzas y eso ya es mucho.

Hay muchos frentes abiertos en el mundo, demasiada injusticia, demasiado mirar para otro lado y demasiado mirarnos el ombligo.

El compromiso puede sustanciarse desde múltiples vertientes. La que más me gusta y con la que creo que mejor encajo es la del campo de la palabra, que no quiere decir escribir siempre sobre ello ni mucho menos, sino servirse de ella para llegar a los agujeros negros que el mundo tiene e intentarrestaurarlos. Me explico: se puede hacer un recital de poesía, por ejemplo, sin una temática estrictamente social, pero sí con un fin concreto, que sea el de sensibilizar sobre algún tema que sea necesario solucionar cerca o lejos de nosotros.

Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou
Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou

A.P-¿Qué significa para ti la poesía y la literatura?

Mi forma más directa de comunicarme con la vida y mis semejantes.

A.P-¿Y el acto creador?

Lo imprescindible.

A.P- le voy a preguntar algo que intuyo que le preocupa mucho: ¿Es solidario o medianamente activo el artista y el poeta ante el derrumbe y la sinrazón del mundo?

A ver: por lo general yo diría que sí es solidario. Quizá la naturaleza le ha dotado de una sensibilidad más sutil y por ello reacciona de una forma más rápida ante los conflictos.

Antes mencionaba el compromiso que demostraron los poetas en la lucha que tan de cerca viví (y aún vivo) por el tema de la lucha por los medicamentos de la Hepatitis C. A tenor de esto, en primavera organizamos un gran evento solidario en Madrid a favor de la lucha. Personalmente me encargué de contactar con poetas, cantantes y artistas en general. Puedo decir que no solo no recibí un solo “no”, sino que los “síes” fueron unánimes y siempre iban acompañados de frases como “para lo que haga falta me tenéis”. Sí, creo que el artista, por lo general, es solidario, si bien la iniciativa quizá les cuesta llevarla. Desde luego, yo creo en la lucha a través del arte y los artistas.

Este verano, tuve el honor de ser invitada, como poeta, a Palestina. Nuestra delegación coincidió con otra delegación de poetas rusos, también invitados. Comprobamos que las autoridades palestinas depositaban en nosotros su confianza como embajadores de su problema más allá de sus fronteras. El escritor, el artista en general, posee una herramienta con mucho poder que debe de emplear y hacerlo sabiamente.

Antonio Capilla y Raquel - Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou
Antonio Capilla y Raquel – Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou

A.P-Una de las actividades que realizan en este entorno natural es dejar huellas palpables de haber vivido tal experiencia, ¿en qué consisten?

Pues tienen su raíz en lo ya mencionado cuando se hablaba del programa de Arte y Naturaleza. Se utilizan soportes naturales: piedras, baldosas, troncos y cualquier cosa susceptible de escribir en ella, de ser decorada también, para dejar versos esparcidos, sutilmente incorporados a la vegetación, de forma que no traten de cubrirla, sino mimetizarse con ella, sumar arte al arte natural. También hay poemas visuales hechos con material reciclado, arte efímero todo él, más o menos duradero y renovado año tras año.

A.P-Bajando al plano personal, cuéntenos aquello que le fascina, lo que le interesa y le hace sentirse viva, aquello que le despierta inquietudes y esperanzas.

Pese a que esté pendiente de las tragedias que al mundo le acontecen, lo que a mí me fascina es entender la grandeza y el milagro de la vida y lo que supone la suerte de estar vivos. Evidentemente, me voy a ir sin haber logrado descifrarlo, pero el hecho de hurgar de cualquier forma en todo ello me produce una inquietud placentera. Quizá por eso escribo.

A.P- Se ha vinculado usted, al ser una persona muy humana y empática ante iniciativas artísticas que se posicionan ante el maltrato.

Nunca se es lo suficientemente empáticos y más cuando se trata de estos temas. En este tema, y en mi caso, no es solo por empatía, sino que es algo que he sufrido en primera persona, aunque haya sido en un pasado que ya quedó bien anclado en el pasado; pero me da un mayor conocimiento para acercarme con más facilidad a un tema terrible como es este del maltrato.

Si, en ocasiones he colaborado con la Fundación “Ana Bella”, que tiene su sede en Sevilla aunque actúa mucho más allá. Mi primer contacto con ella fue a través de la poeta Edith Checa, hace ya unos cuantos años, quien me llamó un día para contarme que esta Fundación necesitaba dinero para afrontar el pago del alquiler de casas de acogida para mujeres que habían sido maltratadas. La idea era hacer recitales solidarios de poesía por toda España para recaudar fondos. Me encargué de los de Madrid y, en unos días conseguimos que no tuvieran que desalojar a ninguna de esas mujeres, porque conseguimos suficiente dinero como para afrontar los pagos.

Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou
Fotos de Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou

También me he involucrado de otras formas como participando en antologías poéticas tales como “Amor se escribe sin sangre”. Cualquier aportación personal o colectiva es poca en esta causa.

A.P-¿Es el arte una herramienta sensibilizadora y de denuncia?

Rotundamente sí.

A.P El año que viene cumplirán diez años en la Lobera de Gredos, uniendo a gente y compartiendo la singularidad de estos encuentros en un sitio de espectacular belleza, como antes hemos referido ¿Preparan algo especial?

Si. Todavía no está materializado porque aún queda tiempo, pero las ideas ya están pululando por la cabeza. Tal vez de todas las actividades que en el campo poético público he organizado o coordinado, sean estos encuentros en Gredos de los que más orgullosa me siento. Y la respuesta ha sido maravillosa. Yo solo soy el canal para que se produzca, la magia la ponen las personas que asisten y el entorno en el que se realiza.

Sería muy interesante celebrar el 10º aniversario ampliando el tiempo del encuentro y llevando a grandes de las letras y las artes. Para ello es prácticamente imprescindible que las instituciones se mojen y creo que este encuentro tiene solvencia suficiente dentro del mundo cultural como para que se mojen de verdad y echen una mano al proyecto.

A.P- Ángeles, ¿algunas palabras de despedida?

Ante todo, agradecer la deferencia de permitirme aflorar y compartirmis inquietudes y formas de integrar la creación en todas y cada una de las aristas que la vida presenta. Por dejar que me regodee también hablando de este lugar mágico de Gredos donde 30 poetas y artistas se dan cita cada año y que, si bien da trabajo organizarlo, nunca esa frase de “sarna con gusto….” se ha dado con mayor certeza en mí.

En cuanto al compromiso, no soy tan dura como Celaya maldiciendo la poesía de quien no toma partido, porque cualquier forma de hacer la vida más bella contribuye a hacer mejor esta tierra nuestra que nos permite apoyar los pies y caminar; pero sí bendigo la poesía de quien se moja de verdad y usa la palabra de forma consciente para hacer un mundo más vivible y más digno para todos los que lo habitamos por derecho propio.

   http://www.laloberadegredos.com/home.php

   http://poeticaengredos.blogspot.com.es/

Fotografías de: Ángeles Fernángomez, Carmen Fabre y Yuli Bizou

Ana Patricia Santaella
Nace en Córdoba, estudia trabajo social. Ha participado en diferentes revistas literarias y antologías, tales como: Antología de poetas en solidaridad con los afectados de sida, “Tintas para la vida” “Tres orillas”, ”Saigón”, etc. Ha formado parte en los encuentros poéticos: “Voces del extremo, 2.008”; Cosmopoética 2009-2010.En 2009, le fue concedido el primer premio de poesía del IV Encuentros por la Paz, de San Pablo de Buceite, Cádiz.

One thought on “Entrevista a la poeta Angeles Fernangómez

Deja un comentario