Daniel García Florindo

Daniel García Florindo (Córdoba, 1973) es editor de diversos proyectos educativos relacionados con la enseñanza de la lengua y Daniel_G_Florindop_357x353literatura hispánica, tras unaetapa en la que ejerció la docencia de la misma materia en centros de enseñanza secundaria y universitaria en Sevilla y en Lisboa, ciudad esta última donde fue profesor del Instituto Cervantes, entre otras instituciones (LycéeFrançais Charles Lepierre, Universidade Nova, Instituto Español Giner de los Ríos o la Consejería de Educación de la embajada de España en Lisboa).

Desarrolló su investigación de postgrado estudiando la obra del poeta Juan Bernier, del que ha realizado la edición de su Poesía completa (Pre-Textos, 2011), así como el estudio-antología titulado La compasión pagana (Universidad de Córdoba, 2011).

Es autor de los poemarios Cuadernos de Lisboa (Ediciones En Huida, 2011) y Amanecer en Pensilvania (rapsodias yanquis) (Ediciones En Huida, 2014) –edición ilustrada, revisada y ampliada de su primer libro Amanecer en Pennsylvania (2001)–. Recientemente se ha publicado su último poemario Las nubes transitorias (Guadalturia, 2015).

separador

TIEMPO Y CAÍDA

Cada nube que pasa transitoria

bien pudiera ser cada una de nuestras vidas

diluidas, fantasmales. ¿Para qué

si no toda esa lluvia contenida?

¿Para qué tantos sueños, tanta niebla,

esa forma de ser sin ser, leve, en el aire?

¿Para qué la tormenta que ocultamos?

 

Saber desarraigar los pies de tierra,

deshacerse en las ráfagas del viento…,

surcar un cielo infame, conmovido,

 

precipitarnos para siempre.

 

Eso es todo.

separadorUNA NUBE ENCENDIDA

Quien escribe en el aire con el dedo

es dueño del vacío. Así busco,

buscamos esa esclusa, esa salida

que hay entre claro y claro, nube

y nube transformada…

y de improviso

hallamos esa luz que nos conmueve,

la linterna en lo oscuro, una intuición

que es también elegía irreprimible

que se agota en nosotros como lluvia,

lentas gotas de luz que nos traspasa

como quien se ha dejado algo encendido

en lo más elevado de este mundo

al salir de un poema…

y resplandece.

separadorFLUVIAL ARQUITECTURA

Ver cómo una ciudad tiembla a mis pies

se parece a tu cuerpo demasiado.

 

Así el río destella bajo el puente

y mis ojos esconden lo que ven,

inventan tu presente en otra parte,

derraman en el agua un solo pensamiento

 

como una arquitectura del vacío

que fluye entrecortada y ondulante.

separadorEL BANCO

Parque del Tamarguillo (Sevilla)

Me gusta este lugar

del parque suburbano

junto al aeropuerto.

 

Hay un único banco verde

que ofrece la visión

de un cielo proletario

y el trasiego de aviones. Me parece

un milagro su forma, su simpleza

de estatua en el montículo.

Todo aquel que se sienta

comparte su contorno de madera,

su orientación al margen.

separadorCIELO PROTECTOR

Mi hija duerme. Quisiera que en su sueño

sintiera mi presencia entre las nubes

de inocente blancura en libertad,

 

y que al pasar los años entendiera

cuando yo ya no esté

en un mundo erizado de prisiones

 

la libertad de ser su propio sueño,

 

que en las horas aciagas comprendiera

–al mirar cierta nube–

mi risa evanescente,

el hondo crepitar de estas palabras

cuando ardan en su cielo protector.

 

 

Deja un comentario