Eladio Méndez

Eladio Méndez.

Castuera (Badajoz), 1957. Desde su niñez reside en Mérida. A principios de los años 80, se incorpora a colectivos y grupos culturales de su eladio-mendezciudad; «Babel, Ecos de papel, Poetas por la paz y la asociación cultural Gallos quiebran albores», de la que es miembro fundador, es asiduo en los encuentro de Voces del Extremo que organiza la fundación Zenobia Juan Ramón Jiménez, en Moguer. Tiene editadas tres obras poéticas (“Arrullos” Caja Rural de Extremadura 2008) (“3X3” Colección de poesía” de la Editora Regional de Extremadura 2012) y ( “La memoria encendida” editorial AMARGORD 2016) ha participado en el libro Perro sin dueño II Concurso Internacional de Haiku además de en numerosos libros colectivos. La mayor parte de su obra es poética y está inédita. Poemas para María, Corazón Convulso o Acroscopos son algunos de los proyectos finalizados que están esperando ver la luz. En 2011 obtuvo un Accésit en la X Edición del Premio de Poesía Experimental de la Diputación de Badajoz, con la obra titulada Mata Sellos.

separador

(De “Poemas para María”)

VII

En la playa del gozo,
entre sábanas de espuma,

donde el mar rompe la plata
que le regala la luna,

mujer, qué profundas quedan
las huellas de tus besos
sobre mis labios de arena.

En la playa del gozo,
mujer que profunda quedas.

XXXI

Quisiera en este instante
mujer, regalarte una flor,

mas no encuentro
flor que te merezca.

Toma por tanto
de estos versos, amor,
los pétalos que gustes
y haz tuya su fragancia.

(De “La memoria encendida”)

Abominar

Me repugna la gente
que vive constantemente
con el sexo en la boca.

Me refiero
a ese tipo de personas
que solo habla para joder.

El hurto de la historia

Abuelo,
yo me quedé sin la ternura
de poder sentarme sobre tus rodillas…

A ti,
te arrebataron la libertad,
la vida,
y hasta tu nombre.

A mí, la oportunidad
de poder escuchar
de tus labios un cuento.

(De “Corazón convulso”)

Corazón convulso

Ya cauterizada la herida
que me produjo tu ausencia,
otra vez regresas a mi vida
y al verte de nuevo,
sufre mi pecho
un convulso latir.
Artimaña
Sembraste en mí la ilusión
que una caricia siembra
en un desamparado.

Luego, tu fría mirada me indicó
que yo sólo había sido
una muesca más
en tu barra de labios.

(De” Poemas íntimos”)

Madre

En el espejo cóncavo del tiempo
observo tu alborear infantil,
y me duelen las yemas de tus dedos
acariciando aceitunas
y besadas al alba por la escarcha.

Recuerdo en las tardes lluviosas
la lumbre pegada a la badila
los cuentos de hermosas aventuras
y el pan con aceite y azúcar…

En un reflejo de luna
mi madre se está peinando,
tiene arrugas en la cara
el cabello tiene blanco,

tiene mi madre en el alma
un manantial de regazo,
en el recuerdo una guerra
cien tormentas y mil rayos.

Mi madre tiene un pañuelo
de pétalos de jazmín blanco
con el que seca sus lágrimas
y se humedece los labios.

Tiene mi madre un deseo,
navegar
hacia el mar de los abrazos
con sus cinco marineros
y el capitán de su barco.

Mi madre tiene un pañuelo
de pétalos de jazmín blanco…

(De Arrullos)

Nana para Víctor

Siento que creces sin verte,
revoltillo de la infancia;
sobre mis manos abiertas
te me escapas como el agua.

Cinco eternas primaveras
condensas en tu mirada,
cinco sonrisas de amor
tu presencia me regala.

Me despiertan a diario
cinco inmensas travesuras,
cinco veces buenos días,
cinco abrazos con ternura.

Algodón de miel y sueños,
amalgama de deseos,
cinco minutos sin ti
me parecen algo eterno.

Nana para el gitanito que no tenía cuna

Piel de canela y llanto.
¡Ay! Luna lunita luna,
duerme el niño entre cartones
porque no tiene una cuna.

Un sonajero de ausencias
le regala una gitana.

¿Por qué a los niños sin cuna
nadie regala esperanzas?..

¡Ay luna lunita luna,
nadie les da una esperanza.

Deja un comentario