Isabel Romero

Isabel Romero

Villanueva de Algaidas (Málaga). Se dio a conocer en 1989 con su libro de poemas Perfiles blancos. Ha colaborado en numerosas tertulias y isabel-romerolecturas poéticas en centros culturales. Ha formado parte de Consejo de Redacción de la revista Aulaga y fue colaboradora con el suplemento cultural Papel literario del Diario Málaga-Costa del Sol.

Entre sus publicaciones se encuentran los siguientes libros:

Perfiles blancos (Málaga 1989).
Cristal de ausensias (Sevilla, 1991). Ed. Muñoz Moya y Montraveta). Con nota preliminar de Francisco Giner de los Ríos
Frente a la noche (Madrid, 1985). Ed. Devenir.
Áspera Niebla (Málaga, 2000. Ed. Corona del Sur, con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Málaga).
Sobre el tápiz (Salobreña, Granada 2012. Ed. Alhulia).
Metáfora de Invierno (Madrid, 2016. Ediciones Torremozas). Con prólogo de Rosa Romojaro y Enrique Baena.

 Ha participado en las siguientes antologías, Compedio (Homenaje a Concepción Palacín Palacios). Málaga 1991, Homenaje a Jorge Guillén Academia Iberoamericana de Poesía Málaga, 1993. III velada poética Torre de Benagalbón (Rincon de la Victoria) Málaga 2014. Hoy es siempre todavía, Humanismo Solidario, Sevilla, 2014. Poesía de los Ángeles (en prensa). Espacio Mainake, Cuaderno Cultural, Málaga 2015.

Ha organizado “Poesía en Mainake” “Poesía Solidaria”, “Versos de Otoño” “Lectura de Poesía Solidaria” Museo Patrimonio Municipal, 2014/15. y “Homenaje Antonio Romero Márquez”, 2015.
“Lectura Homenaje a la Mujer” (Museo Carmen Thyssen (Málaga) 2015.
Ciclo homenajes a Grandes Autores con la colaboración de la Diputación de Málaga,  2015.
Actualmente organiza “Vino y poesía” Vinoteca Patio de Beatas y “Museos Poéticos” (Museo Revello de Toro y Thyssen) 2015  “TRENZA”  (pintura, poesía y música)  y colabora en el programa de poesía en “Onda Azul” Málaga.
separador

 

POEMAS

 

ASÍ, VESTIDA DE INDIFERENCIA

 

Así, vestida de indiferencia,

bajé los párpados

y me desvanecí como niebla

envuelta en callada tristeza y olvidado deseo.

 

Me encontré en el filo eterno de la distancia,

rozando líneas negras de espinas

que cruzaban cruentas,

como alfileres, mi garganta.

 

Mientras, en la encrucijada de las sombras,

un beso disuelto

vuela a través de silfo

hacia tus recónditos paisajes.

 

Así, vestida de indiferencia…,

bajé los párpados.

 

 

LA  NOSTALGIA  DEL  LENGUAJE

 

Te deslizas por los límites de mi nombre.

Velo tu ausencia del lenguaje.

Fragmentos sin sentidos

-permanecen-

inventando un conjunto de razones.

 

 

Porque mis ojos

son tímidos espejos sin vertiente,

cristalizados allí donde  nace tu silencio.

ahogándose en el vacío de las horas.

¡Astenia de amor

que la distancia confieres!

 

De “Cristal de Ausencia”  Sevilla, 1991

 

 

                  POEMA PÓSTUMO

A mi padre

 

Agrietada la túnica

que vestía el esqueleto,

se descubrió la placidez

que agonizaba en aquel

extraño cuerpo que no reconocí.

 

Llegado el instante,

su frágil figura

cayó lentamente en el punto

inexacto de la nada.

De “Frente a la noche” Madrid, 1995

 

 

LA  LLUVIA

 

Dramáticas sombras revestidas

con el prestigio de la prostitución

Jaime Gil de Biedma.

 

Llegó un viernes después de la lluvia,

salpicado de barro hasta la sangre

y sucio de experiencias.

Desgarrada la camisa, la espalda

apenas era cintura,

con los puños rotos y los pies cansados

subió las escaleras lentamente.

Así, con paso fúnebre,

llegó un viernes después de la lluvia,

con la barba de siglos

y con flores ya húmedas para el propio funeral.

Más allá en la cama de alguna habitación,

revestida de vacío, ELLA pasara su lengua

y acariciará el cansancio oxidado

de algún extraño cuerpo.

 

De  “Áspera niebla”   Málaga,  2000

 

 

LOS ENIGMAS DE LA NIEBLA

 

Las olas acunan mil quejidos

bajo los enigmas de la niebla,

un gran número de vértebras,

leyendas, historias de héroes

reposan entre las tímidas vertientes

y el negro testigo de la materia.

 

 

FRÁGILES  PASOS

 

Antiguos olores se diluyen en el negro

líquido de la materia.

con el ánimo enriquecido

desciende hasta el monótono vértigo.

 

Con frágiles pasos

volvió al pueblo de Tánger con acento extraño

y los párpados a otro lado de la frontera,

avanza por un pequeño puente

hacia el ritmo gastado de la propia contradicción.

 

 

EXTRAÑO SUSPIRO

 

Y vio su esqueleto vestido

con ropas nocturnas

y estremeció su pulso.

 

Apenas un suspiro,

un extraño encuentro,

un prolongado instante rompieron el hielo

y el reloj se detuvo en la memoria yerta sin destino.

 

 

AL DESIERTO NEGRO

Volvió al cansancio lejano al color añejo

de la antigua estación,

al desierto negro,

al frío húmedo del lenguaje,

a los bajos escombros de la monotonía.

Volvió, hasta el mismo núcleo de la propia herida.

 

 

De  “Sobre el tapiz”  Salobreña, (Granada).  2012

 

 

FEZ

 

Recorre el desierto,

la palabra, el desorden,

la ciudad, la calle sin nombre, el trayecto…

 

Se cruza la arquitectura,

la Medina, el azul de sus calles,

la mirada negra y profunda del lugar.

aquel  laberinto de plazas

y patios domésticos.

Mientras, un desconcierto teje

la dirección difusa de la noche.

 

 

                   EL PUNTO INTERMEDIO

 

Difícil buscar el punto intermedio,

aún más difícil huir,

alejarse de los hábitos,

de los límites hasta el propio ritmo interior.

 

De “Metáfora de invierno”  Torremozas, Madrid, 2016

 

 

 

Deja un comentario