Khédija Gadhoum

Dr. Khédija Gadhoum se especializa en Literatura y Cultura Latinoamericanas Contemporáneas. Actualmente, es Profesora de español, Consejera de Estudios Internacionales y Supervisora del Programa de Portugués en el Departamento de Lenguas Romances de la Universidad de Georgia.

Su labor creativa incluye los poemarios Más allá del mar. Bibènes (Cuadernos del Laberinto, Spain, 2016) y Celosías en celo (Torremozas, España, 2013).  Sus poemas han sido publicados en revistas, antologías y volúmenes editados nacionales e internacionales: Afro-Hispanic ReviewNegritud: Journal of Afro-Latin American StudiesÁmbitos Feministas, The South Carolina Modern Language Review, Dos Orillas: El Estrecho de Gibraltar-Frontera Literaria, Feministas Unidas, Inc., Humanismo Solidario: Poesía y compromiso en la sociedad contemporánea, ÆREA: Revista Hispanoamericana de Poesía, JoLLE@UGA: Journal of Language and Literacy Education, Me gusta la navidad: Antología de poesía navideña contemporánea, Taos Journal of Poetry y Furman 217.

Recientemente, fue invitada al XIII Festival Internacional de Poesía, Garanada, Nicaragua (2017) y el II Formosa International Poetry Festival en Tamsui, Taiwan, 2016.

AÑICOS PARA SUMAR
The wind lifts up my life
And sets it some distance from where it was.
Meena Alexander
 
la sandía llenó el día con su nombre
dulce verano a fuego lento cantaba
al atardecer serenando el último cielo.
 
para fecundar la secreta estación
embriagada se asoma tu savia cuna
de leyenda y fantasía.
 
con lunares va avanzando el otoño
pero tú estás al borde del recuerdo
y con tu epitafio sueña noviembre.
 
ahora yace la deliciosa sandía
lacerada por la amarga espera
de tanto esperar la magia del hambre.
 
en tu vedada mirada
no habrá más hambre.
sólo tu amuleto y mi infancia de miel.
 
 
 
HA VUELTO LA TIERRA
Que pra ser feliz
Eu preciso de tão pouco:
Dessas ruas sem asfalto
Dessas casas sem reboco.
Serginho Poeta
 
desde la villa humana el festín
canta en coro la celular miseria
haciendo ecos de inocentes risas.
 
cartón y chapa en ruinas
el hormiguero resiste
el hormiguero existe
silvestre hormiguero.
 
parientes de los humanos
hacen fila los urbanos adjetivos.
mientras la caótica anarquía
dispara sin piedad los sustantivos
inquietos detrás del verbo.
 
respira. curte.
la periferia de los primeros sembrados
sólo existe una vez.
 
un amanecer cualquiera bosteza
la cábala del mundano vicio.
 
condena la inmundicia del desequilibrio.
las nítidas telarañas de amor y lágrimas.
 
cuántos pavimentos para zapatos defraudados
y caras de dulces adagios.
 
en sinfonía. en el hormiguero.
las mariposas persiguen los laberintos.
 
y todavía nos reímos
y todavía erramos
y más todavía el delirio.
mas se despiden de nosotros las tristes hilachas…
 
 
 
CERCA DEL SOL
Vayse meu corachón de mib.
Ya Rab, ¿si me tornarád?
¡Tan mal meu doler li-l-habib!
Enfermo yed, ¿cuánd sanarád?
Jarcha en mozárabe
 
aunque no había nada
sobre mi campo volaba la risueña cometa
entrelazada entre la verdad y la mentira.
en cada vuelta te llamaba la cometa con versos de aire.
 
entre el poeta y el poema
ilustrados dedos
trazan tu grafía en esmerados estribillos
dejando inmortal al ingenio.
 
en la distancia siempre serena te pienso
lejana caravana de amor desierto.
para tus solitarios recuerdos abro mi templo.
el último sol
diáfano rayo               que no es
que será
al vestirme      tú
tu sombra me acaricia como un tibio fuego.
 
 
 
MADRE MAR
Si no es el mar, sí es su idea
de fuego, insondable, limpia;
y yo,
ardiendo, ahogándome en ella.
Pedro Salinas
 
mar      madre mía
(tu inmortalidad implora los álbumes)
aún mansa y abundante (mar)
tu ancla mi nocturna tinta.
 
de repente el miedo
de ser tú y yo
(partidas en el mismo horizonte)
la salada lluvia que borrara el olvido.
 
(por último la grandeza de partir)
en grande y en pequeño y en concierto
y así quiso la brisa festejar     la brisa
las vocales de tu nombre.
 
 
 
NACIMIENTO (AL MAWLED)
para Habiba
 
en ese lejano país de oriente y sin alfabeto
la pródiga noche se viste de luz de un ser-será
divino aniversario de lo eterno vivo. sin verlo.
 
como las palmeras de la misma fortuna
el mismo día aún alumbra tu llegada y tu partida
inocentes persisten las cotidinas sobras de tu umma.
 
se marean los festejos con sacrificios y versos
y de fuego y semillas transitan las procesiones
por los siete cielos
viaja el moreno mawlid de la naciente utopía.
 
Meca creía en otro almanaque en donde
extraviarse y perderse entre beduinos y sueños
libre crecía el desierto
libre y abierto para los milagros de oliva e higo.
 
no faltarían guerras ni sobrarían hégiras
hasta que encontrara las huellas del camino
-entre caravanas y revelaciones-
la fiel constelación pura y dictada de Allah.
 
de nuevo el hábito del tiempo
tenso y detiene los esculpidos aromas
de piñón, almendra, pistacho y crema
esparcidos todos en la condensada
assida zgougou de mi dulce madre.
 
hoy
creados y destinados por distintas exégesis
los infinitos hijos aún indagan en el origen
de dios en Moisés. Jesús. Mahoma.
antes de que se despidan los testamentos…
 
para nacer nacerán todas las esperanzas
y dejarán las trincheras del odio y la aflicción
de alluar dejarán
aquellos inquietos “versos satánicos”,
cenizas del sombrío ser.
 
 
 
LA ROSA DEL DESIERTO
cuando emigrante dejas de ser
quien eres tan perfecta en el imperfecto
muro de nombres otros,
 
cuando rosa te llamo y me recibes con brazos
de rosas y fragancias de humanas caras
tus caras de lluvia y primaveras,
 
cuando las rocas amordazan con sus púas y tú
inocente entre grietas de sangre sigues
adornando tu fe con la sabiduría de mañana,
 
cuando una y otra vez las mismas cicatrices
conjuran el digno vivir por un lado
y por otro lado indignamente lo celebran,
 
¡rosa del desierto, agua de verdes tiempos!
por muy alto que intenten levantar aquel muro
por muy sorda que se atreva a ensordecer la orquesta
no tendrá cabida en tu libre matriz de versos
la vedada barbarie de las desiertas palabras.
 
 
 

Deja un comentario