María do Sameiro Barroso

María do Sameiro Barroso (1951), medica, traductora, ensayista y investigadora, una de lás más sólidas vozes de la poesia portuguesa, es autora de 42 libros de poesía y de traducciones y ensayos, publicados en Portugal y otros países. Es organizadora de antologías, eventos culturales y participante en encuentros de poesía en Portugal y otros paises. Participa, desde 2013, en los Encuentros de Poetas Iberoamericanos de Salamanca. En 2014, ha participado el festival “Voix Vives de Méditérranée en Méditérranée, en Sète, Francia. Además, vencedora del Premio International de Poesía Palabra Ibérica 2009, con el original Un Ánfora en el Horizonte Su libro, Poemas de la Noche Incompleta, publicado en Brasil, Editorial Escrituras, São Paulo, 2010, fue seleccionado entre os siete libros de autores portugueses del Premio Portugal Telecom 2011, en Brasil. Su original, escrito en castellano, Los molinos del tiempo, fue finalista del Premio Pilar Fernández Labrador (Salamanca), en 2015

Maria do Sameiro Barroso

(Portugal)

MYTHOS-MUJER

 

Eras la noche y sonreías con los ojos perforados

por las espigas del tiempo.

Eres la máscara, el perfume, la boca herida,

la tierra húmeda, la melodía límpida,

el telar secreto  donde tejías la lana pura

de los días.

Eres la noche, la grande arpa del viento,

y posabas los pies en lirios de agua,

salías del mar, danzabas en la arena,

y luego caminabas en olas de cristal

para encender la luz del mundo.

Eres la noche, la luz, el viento,

sonreías,

y tapabas tus ojos con serpientes

que libertaban caballos

que galopaban

bajo la luna y las manzanas de oro.

Eres la noche y el silencio.

Conocías a las mascaras, a las mazmorras,

a las cadenas, a las dulces prisiones,

y tus pies pisaban hojas de fiebre,

en el azul del cielo.

 

CABRA CIEGA

Un pájaro bajo mi piel cantando mi muerte,

un lirio se estrellando en el esqueleto de los ángeles,

roído hasta el final.

Una estela perforada saltó los muros,

llegó a otro lado.

Entonces me deshizo en un campo de maíz,

bebí jugo de granadas, flotando en los ríos olvidados,

en el Lete ¿quién lo sabe?

He moldeado el sol, un verso, el cuerpo, el misterio,

una palabra.

Vi, de un vistazo, el amor y la distancia que me espera,

entre las tormentas de oro, rugidos del mar,

incienso quemado,

en la playa cubierta de algas, fragmentos de ámbar,

cormoranes,

las nubes cantando en mi pelo,

mis uñas escavando el delirio del cielo,

entre violines, frambuesas,

primaveras de sol

-tu rostro sonriendo –

los perros ladrando en el fondo,

en la tumba brillante de la oscuridad.

 

ARPA

Todo nace de un gran silencio,

de la flor que se estrella en tu rostro,

de los cráteres donde sobrevive el agua

y secreta el jade que presagia

las horas que te alimentan,

el tiempo que te persigue,

el arpa que te pronuncia.

Hoy, más que nunca,

soy lo que queda de una palabra inútil.

Por lo tanto me duermo

bajo las mandrágoras la noche inmensa.

Ya no soy más que un grano de polen

en las alas negras de las golondrinas

que vuelan,

y revolotean en las venas azules

de su secreta armonía.

 

VUELO

Leí, en el vuelo de los pájaros,

la ciencia antigua de los arúspices.

El silencio ha inventado el mundo

hace poco.

Hay que seguir por lo tanto,

y tragar la nieve, la niebla

y las perlas de lluvia.

Aún en invierno, los caprichos

del azar brillan,

sus gotitas se expanden,

la luna se renueva,

las rosas de invierno despiertan,

tientan el cielo,

entre el azul, el miedo,

y líneas superpuestas

que vacían el negro,

secretan el mar y las conchas

en el aliento insidioso,

de las quimeras astrales.

Maria do Sameiro Barroso

Portugal

Poemas publicados en “¿Hay cura para el amor?Antología poética de amor y desamor”, Prólogo y selección de Annabel Villar y Julio Pavanetti, Editura PIM. Iasi, Rumania, 2016, pp.

 

 

Deja un comentario