HIJA DE LA FORTUNA, De ISABEL ALLENDE

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo. Aristóteles

HIJA DE LA FORTUNA, De ISABEL ALLENDE

He tenido en las manos el último libro de Isabel Allende: “Más allá del invierno”, dispuesta para hacer la reseña literaria y lo he dejado. Sinceramente, aunque Allende siempre me fascina, para mí sus primeros libros son los mejores. Hoy dejo el comentario de uno que me fascinó al leerlo: Hija de la fortuna. Forma parte de la trilogía: La Casa de los espíritus, Hija de la fortuna y Retrato en sepia; aunque, en una entrevista realizada a Isabel declaró que, en un principio, no la concibió como tal.

La novela de Isabel Allende “Hija de la fortuna” está ambientada en Valparaíso (Chile), San Francisco y Sacramento (California) a mediados del siglo XIX.

Con un estilo fluido y sencillo, pero culto y elegante, la autora nos presenta estas ciudades como pueblos portuarios donde arriban gentes de distintos países del mundo: cunas de diversas civilizaciones. Igualmente, vemos en el relato, como tratan los nuevos colonos de adaptar a los pueblos indígenas a sus costumbres, a veces, avasallándolos y sometiéndolos.

A lo largo de la obra, Isabel se revela como una gran conocedora del alma femenina, y nos presenta distintos arquetipos para mostrar la situación de la mujer en esa época.

 A través de Miss Rose nos presenta el espíritu de la dama inteligente, soltera, que discurre razonablemente sobre las ventajas de su soltería, y en ella también plasma la inclinación y el gusto por la literatura.

Con Paulina nos revela la señora comerciante que piensa en su futuro económico, y que compite y gana en astucia al hombre; cuando a la esposa no se le permitía tener dinero propio.

En la civilización China, con Lin la esposa de Tao Chi’en, nos muestra como la mujer ha sido educada para seducir y mantener el deseo de los varones, incluso con el sufrimiento; ejemplo de ello son los lirios dorados: la deformación de los pies para cautivar a los hombres, que les lleva a base de dolores a caminar con dificultad extrema, y como consecuencia a tener problemas pulmonares entre otros. En la actualidad las chicas se siguen sometiendo a otros tipos de torturas para conseguir el mismo fin.

Llevado a un extremo bárbaro, trata en este libro (aunque desgraciadamente sabemos que existen en otras civilizaciones) de las esclavas sexuales, niñas, chinas.

Eliza es la pasión; la idiosincrasia de la niña se mece entre la austera educación inglesa, y la ternura de la tierra representada por mama Fresia.

También, representa magistralmente las castas que se crean, y las características propias de cada una de ellas.

Eliza, recogida y adoptada por Miss Rose al nacer, se enamora de Joaquín Andieta y queda embarazada de él, soltera. Él se va a California, país en el que han encontrado oro: con objeto de sacar a su madre de la miseria en que se encuentra, y hacerse merecedor de ser el marido de Eliza. En su desesperación, Eliza huye tras sus pasos, ayudada por el chino Tao Chi´en, a quien conoce a través de quién ella cree su tío John, que en realidad es su padre.

En la búsqueda de su amor sufre miles de peripecias.

La estructura de la novela es sencilla, la clásica: planteamiento, nudo, desenlace. Asimismo, es asequible el lenguaje, aunque no exento de maravillosas descripciones. En la naturalidad, humildad y ese “nosequé” especial que tiene Isabel Allende escribiendo, radica también su belleza.

Mª Loreto Sutil Jiménez

Deja un comentario