Y MI ÚLTIMA PALABRA LA DIJE YO

Y MI ÚLTIMA PALABRA LA DIJE YO

Planeando de nuevo sobre mí
ayer te vi.
Ahí, sí, te vi
y ahora sí.
Ahora sí.
Yo voy de rojo.

De rojo y con lunares.
¡¡¡Demasiado!!!

Y tú…
Y tú, de blanco y gris,
y gris.
Lunares del tamaño de cinco centímetros
me miraban desde un balcón.
Ayer me partían el alma,
hoy, me miran a ras del suelo.
Hoy, van marcando estilo desde mi casa.
Ya no planean sobre mi cabeza,
cayeron en picado,
germinaron y dieron frutos.
Hoy tenemos por suerte democracia.

Llegó la democracia:
cuando mi objetivo estuvo claro,
cuando escuché tú opinión,
pero la decisión final fue la mía,
cuando mi amor
se extendió a todos
y mi última palabra la dije yo.

Y me mezo.

Me mezo entre la luz y la oscuridad,
entre la lucidez y la locura,
entre espectros alargados de sol y sombras.

Pero, tiro de Dios y surjo.
Tiro de la asociación y emerjo.
Tiro de Elena la bella y subo.
Tiro de ti y sueño.
Tiro de mis hijas y fluyo.
Tiro de mi padre y gano.
Entonces, soy Agustina de Aragón.
¡¡¡Que me carguen España, que puedo!!!
¡¡¡Que no la tiren, que muerdo!!!

 

Mª Loreto Sutil Jiménez

 

Deja un comentario