Montse Villar



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a los favoritos

Montse Villar,  Cortegada de Baños, Ourense, 1969. Profesora-poeta y traductora, aprendiz de los diferentes oficios de los que alimenta cuerpo y alma. Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, Máster E.L.E., actualmente trabaja en su tesis doctoral.

Además de diferentes manuales didácticos y traducciones de poesía portuguesa y brasileira, ha publicado varios poemarios y participado en diferentes revistas, encuentros y recitales poéticos en diferentes países. Comprometida con la cultura y la igualdad, organiza y promueve actos culturales y solidarios de diferente índole.

Sus obras:

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010), Prologado por Luis Eduardo Aute.

Ternura incandescente (Ed. Huerga y Fierro, 2012)

Tierra con nosotros  (Ed. Seleer, 2013; Premio poesía 2013)

Desde la otra orilla, (Editorial Arte ediciones, Valladolid 2014) (Libro de autor con 10 imágenes de 5 artistas gráficos)

Bitácora de ausencias (Editorial Amargord, 2015)

Aprehenderse (Editorial Amargord, 2017) (libro en coautoría con el pintor Juan Sebastián González)

De mãos dadas (Escrituras editora, São paulo, 2017)

Con dos almas por palabra / De mãos dadas (LF ediciones, 2017), coautoría con Álvaro Alves de Faria

Traducciones de su obra:

Terra en mármore e tenrura, escolma (Ed. Lastura, 2014). Antología en gallego, traducción de Xavier Frías Conde.

Terra habitada, (Editorial Palimage, Coímbra, 2014), Traducción al portugués de la obra íntegra Tierra con nosotros de Jorge Fragoso.

Obras conjuntas y antologías en las que aparecen sus poemas: A Pablo Guerrero en este ahora (Ed. el Páramo), Patxi Andión, con toda la palabra por delante (Ed. Huerga y Fierro), VII Cuaderno de profesores poetas (I.E.S. Giner de los Ríos, Segovia), Campamento dignidad. Poemas para la conciencia (Editorial Baladre, 2013); Esferografías (Antología gallega del grupo Bilbao, Lastura, 2014), Tiempo visible (fotografías de Eduardo Barbero, 2015); Poesía amiga y otros poemigas para Aute, (Neverland Ediciones, 2014), Palabras del inocente (XVII Encuentro de poetas Iberoamericanos); Voces del Extremo, poesía antidisturbios (Amargord, 2015); Amor se escribe sin sangre (Lastura, 2015), Palabras para Ashraf (Los papeles de Brighton, 2016), La librería más bonita del mundo (Playa de Ákaba, 2016), No resignación (Antología de Salmanca), coord. A. Pérez Alencar, 2016); Capitals, a poetry anthology, Coordina Abhay K, (Edit. Bloomsbury 2016); Ponte en mi piel (Coord. Nieves Álvarez, Gobierno de Cantabria, 2016);  Língua de Resiliência  (Coord. Xavier Frías Conde, Ianua edidiones, 2016) Poetas con el sur, Volumen para el Grito (Coord. J.M. Ferreira Cunquero, Salamanca 2017); Katsikas en la memoria, (AGH Impresores,2017; coordina Asamblea de Apoyo a las Personas Migrantes); Voces del extremo, Antología 2012/2017 (Coord. Antonio Orihuela, Amargord ediciones)…

Ha coordinado las publicaciones: Encuentros y Palabras (Luso-Española de ediciones, Salamanca, 2013).; Encontrados, libro fotográfico y poético, con fotografías de Andrés Arroyo (Coordinadora de textos, Montse Villar); Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez, (2015 y 2016) (Salamanca, 2015, 2016), Encuentros y palabras 2015 y 2016 (Salamanca, 2016 y 2017);

Publicación de poemas en gallego en la Revista Suroeste, octubre 2016. Poemas en diferentes revistas y blogs literarios virtuales.

POEMAS

POEMA 11 

 

Y saber que la vida es esto, que se desmigajen las estrellas cada noche y sus filos nos alcancen cuando menos lo esperamos. Que se rompan los espejos sin ocasión de poder recomponer las imágenes. Que es enfríen los veranos y las tormentas nos estallen en la playa. Que los enanos se nos crezcan para pisotearnos y las hormigas transporten nuestros restos desmembrados. Que la música sea una serenata desafinada sin posibilidad de ensayo. Que las sonrisas sean antifaces de mordeduras deseadas.

La vida es el deseo de los muertos, el castigo de los vivos hasta que decidan que la desmemoria es la mejor de las armas.

Y saber que la salvación es entorpecer las ganas de asfixiarse para demostrar que podemos con los sacos de miserias que se van amontonando en nuestras espaldas. Levantarse y hacerse la autopsia cada día, para desechar las entrañas fallecidas y con un ropaje de suturas, seguir sintiendo.

Descolgar cada noche la luna para que se crezca en esta soledad e ilumine los huecos.

Conspirar con los dedos hasta que hagan crecer palabras. Rogar a cada frase que difumine las rabias y los sueños que el dolor se ha apropiado acumulándolos en el mismo cieno.

(De Con dos almas por palabra,  LF Ediciones)

PIEL
Nuestras extremidades comienzan
por escamas endurecidas
que acomodan su ausencia
en la piel que nos recubre.

Piel sin engranajes, sin costuras
que se adapta minuciosa
a nuestro cuerpo,
oscureciéndose por el astro
que nos salva de la oscura
intemperie del ocaso.

Una piel que deja al raso
las entrañas, si es rasgada
por filos culpables de la herida.
Y llora a lágrimas de sangre
para defender su unidad, aún las costuras.

Una membrana que nos roza en el abrazo
y se acomoda a la ternura de los otros
si sensibles.
De Aprehenderse, Amargord,)

 

CÓNCAVO SILENCIO

(Auschwitz- Birkenau, abril 2014)
Auschwitz no es historia,
era premonición.
Antonio Orihuela

El grito cóncavo del horror en los ojos
se clava
en la cara de los que silenciaron vuestras muertes,
en las manos que ahogaron vuestras vidas,
en la mente de los que prefieren ignorar vuestra ausencia,
en la espalda de quienes, todavía, os buscan,
en el alma de aquellos que no olvidan.

El dolor cóncavo de vuestros cuerpos
nos envuelve macerando
nuestra piel hasta llegar a la inconsistencia
de estas cenizas de las que somos cómplices.

En la hiel de los que os despidieron
se agarra el horror ante la noche
en la que los sonidos expulsan ecos
que mueren a la muerte misma.

(De Biácora del silencio, Amargord)

 

ROSAS Y VIDA
Las rosas de verdad no son perfectas:
algún pétalo se marchita en sus límites,
algún insecto en su corazón se preña.

Las descubres al nacer y
crees que son eternas:
huelen a belleza.

Pero son rosas del jardín
y no son perfectas:
son como la vida.
(De Tierra con nosotros, Ed. Seleer, 215)

 

CUERPO DE TIERRA

Los nudos de la madera
se han acumulado en una edad indefinida
y no recuerdo cuando fui bosque
frondoso y verde:
cuerpo de tierra mojada.

El gélido viento nocturno
altera libremente las dunas
del pecho y la memoria.

El ardiente sol del mediodía
agota todo intento de oxigenar
lo que fue posible cultivo
reflejando un espejismo
de vida futura programada,
en este presente:
cuerpo de abrasadora arena,
pasado de tierra mojada.

(De Ternura incandescente, Huerga y Fierro)

 

MUNDO DE MÁRMOL

Los ojos de la muerte nos dan a desgana
los buenos días.

Pululan entre nosotros, seres de alabastro
que creen estar vivos.

Nos miran, nos hablan, nos abrazan
fingiendo amor.

Nos llevan cada día un poco más cerca
de la rabia y del dolor.

Hacen despertar en nuestras entrañas
el odio y la amargura.

Se comportan como seres humanos
de frío metal y dañan.
Si los observamos, reconocemos a unos cuantos,
a unos cuantos más cada día.

Y seguimos viviendo en la esperanza de
encontrar nuevos seres como nosotros,
hombres de alegría y caricias.

Y continuamos esperando y engañándonos
diciendo que la vida nos juega
malas pasadas.

Sólo al final, veremos, decidiremos
que nosotros éramos los imbéciles
en este infierno. Anhelantes
de vivir como ángeles en un mundo
de muerte, un mundo de mármol.

(De Tríptico de mármol, Huerga y Fierro)

Tags:

Un comentario a “Montse Villar”

  1. triptico de marmol, palabras como cinzeles que fulguran en nuestra mente, acordan nuestra imaginacion,.
    Des paroles qui fulgurent dans notre esprit, éveillent notre imagination, activent nos nébuleuses neuronales “como los nudos de la madera”

Deja una respuesta