Maricruz Garrido

Maricruz Garrido. Profesora de Filología Inglesa, poeta, narradora y traductora. Ha obtenido premios de poesía Mujerarte en dos ocasiones en 1999 y 2006, y el premio de  Mujeres creadoras en Baena. Además el 1º Premio de poesía grabado de piedra con alusión al agua, Ciudad de Carcabuey. Es copresidenta de la Unión Hispanomundial de Escritores en España, delegada del Liceo de Benidorm por Córdoba y Embajadora Universal de la Paz por Ginebra (Suiza).

Ha dirigido y coordinado el Aula de Literatura  de  Priego durante ocho años.

Ha publicado  el relato histórico  El Laurel la Reina, edición bilingüe (inglés-español);  El Umbral del deseo, colección Manantial;  Perfil de poetas y Escritores, ed. Dauro;  Café Pendiente, ed. Lastura (árabe-español), y un nuevo libro de poesía infantil, Magicpoelandia, por la Diputación de Córdoba y posteriormente también en la editorial “El Juglar” traducido al inglés, ruso y árabe. Cuento-relato infantil La Metamorfosis de Yelitza, con la editorial Sagitario de México.

Asimismo, su obra ha sido publicada en numerosas antologías poéticas y ha participado como Poeta y Conferenciante en los Festivales Internacionales de Poesía de Fez y  Salé en Rabat en 2014 y 2015.

Ha sido galardonada con el Premio a la Excelencia Literaria por la UHE En Orlando, en Puerto Rico y últimamente el Premio Mundial a la Excelencia Cultural por su trabajo denodado a favor de la cultura de los pueblos del planeta en Buenos Aires (Argentina).

Mercado de Limoge

Hoy ,he llegado hasta aquí a distraer mi pena.
He vuelto como un niño cargado de recuerdos.
Hoy detengo mi mente y te busco en el tiempo,
y respiro profundo exhalando este aire,
que pasea a la música y la llena de gozo.
Aquí la risa es pura y parece más bella,
aquí me siento libre, de algarabía pleno,
y vuelo, vuelo , vuelo… como alondra sin rumbo,
con energía vital .Hoy la vida lo es todo
sabiéndote a mi lado.

Círculo

Cuando naces
ignoras tu nombre, tu ciudad
rodeada de espacios infinitos,
tu calle y el asfalto
salvaje de la esquina.
Cuando naces,
de inmediato al nacer
descubres el aroma
de la plena inocencia
y percibes fugaz
el abrazo y la risa,
el rechazo y el miedo
la sospecha y el desnudo disfraz
de la apariencia humana.
Cuando ya te has vivido, a sorbos,
gran parte de existencia ,
te vuelves resiliente a los golpes
resiliente a la fuerza
del destino implacable y más tarde
el silencio irrumpe sigiloso
en la memoria del que todo lo sabe
porque hasta el aire del propio ser
brama por falta de justicia
por falta de hermandad
y vuelves alienado a la rueca
del indefenso niño que anidas dentro
y se busca a sí mismo.

 

PALABRA DE HONOR

Ya no hay paz, ni palabra,
la palabra se ha adormecido,
se ha escondido sin rastro,
se ha posado en una rama tan alta
que no hallo a alcanzarla .
La palabra…
Esa palabra limpia , de gente de palabra,
llora por los pasillos , pide justicia a voces
por su nombre.
Acusa y aclama. Grita furiosa y renegada,
reclama ser creíble, volver a ser palabra.
Palabra de honor, sólo palabra.

Quasi una fantasía

Quisiera esta noche
un claro de luna Beethoveniano
ruiselando en tus ojos
como un río sonoro.
Quisiera detenerte, detenerme,
contemplando tu melódico gesto
y ese “Claro de Luna” evanescente
de Adagio Sostenido.
Sin mirar atrás, sólo
la magia de esta nocturna sonata
quasi una fantasía.

 

Deja un comentario