La uruguaya



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a los favoritos

La uruguaya, de Pedro Mairal: una historia inquietante y atrevida

Si el  lector que busca encontrar en esta ágil y resbaladiza novela el entretenimiento con lo que pasarlo bien, no le va a faltar. Y además, página tras página, podrá también disfrutar con un tema  de amor movido y líos de todo tipo, incluido el deporte del balompié.

Todo esto y mucho más ofrecen esta quijotesca narración abundante y rica bandeja literaria de fino estilo con total garantía. Repito que el aburrimiento no tiene espacio en su contendido. Palabra de crítico literario avezado en estos menesteres de la buena y mala literatura sin que  suela recomendar gato por liebre. Lo cierto es que el escritor porteño Pedro Marial se ha atrevido a envolverse en un verdadero labirinto en el que no falta nada. Absolutamente nada. La novela es corta, 142 páginas, pero reboza de originalidad y desafíos a todo lo que se ponga por delante. Incluso pienso que es la trama de la novela la que ha ido dictando el camino de la historia y narración.

Lucas Pereira, casado y con un hijo, es un escritor que ha cumplido los cuarenta años y viaja bastante ilusionado desde Buenos Aires a Montevideo, para recoger un dinero que le han mandado desde el extranjero y que no puede recibir en su país debido a las restricciones cambiarias. Pero al mismo tiempo sucede que no pasa por su mejor momento, pero la oferta de pasar un día en Montevideo, país al  alcance de la mano, acompañado de una tentadora amiga con ganas de pasarlo bien,  no es moco de pavo. Sin embargo las cosas  no salen según los cálculos que un poco a la ligera había configurado de manera que el carro se tuerce y los ejes chirrían por falta de grasa. Y el pacífico viaje se convierte en un laberinto ya que “Hay libros que viajan. Y este es un libro viajero. Un poco como Una noche con Sabrina, su gratificante primera novela, todo un éxito, que interpretó en el cine Cecilia Roth. Pero también  Salvatierra fue traducido a varias lenguas. Puede que La uruguaya tenga el morbo que lector y lectora quieren saber qué le va a pasar a este tipo casado, metido en los cuarenta, que se pasa a Montevideo en busca de un dinero y sobre todo de una chica mucho más joven. De manera que en esta aventura del brazo de una sirena provocadora, llena la historia de sexo, codiciado dinero que, de pronto lo convierte en tonto de babero. A este escritor que pensó lograr placeres, sin pensar que donde existe el placer, también está presente la mezquindad, las traiciones y hasta los equipos de fútbol y sus  intereses creados por encima del embriagado deporte de masas cada día más fanatizadas y más atontadas. El Pan y circo de nuestra era informática.

Una historia brillante y palpitadora donde todo es posible. Narrada en primera persona, La uruguaya es el desasosiego de una aventura junto a una crisis conyugal que nos cuenta y muestra como en la vida los riesgos son necesarios para que no todo sea la rutina del aburrimiento diario de las cosas que se saben ya hechas e incluso las por venir. El éxito de la novela ha sido asombroso, cinco ediciones, la promesa de ser traducida a varios idiomas y futuro cinematográfico. Podemos afirmar que es de esas novelas ligeras de equipaje que distraen por la riqueza del lenguaje y la heterodoxia de los sucesos que  en ella se desarrollan. Su recorrido promocional ha sido sorprendente, fruto del boca a boca que la extendido en un corto espacio de tiempo. Sorprende la capacidad creadora de tan destacado autor argentino que lo sitúa como uno de los autores argentinos de la nueva moda literaria en un alarde de inventiva y  lenguaje atrevido, vivo e inquietante.

Tags:

Sin comentarios a “La uruguaya”

añadir un comentario.

Deja una respuesta