“El asno de oro” de Apuleyo



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a los favoritos

Impura: contaminada, cruzada, bastardeada

José de María Romero Barea

Dominado por la lujuria, Lucio aprende a controlar sus impulsos básicos después de convertirse en asno, no sin antes apreciar las ventajas de sus nuevas dotes. El protagonista se degrada a medida que lo golpean. Cuando vuelve a ser humano, se consuela adorando a Isis. Lo cómico y lo serio conviven en este relato en el que, paradójicamente, la ingenuidad emerge como el estado ideal. Escrita en el siglo II d. C. esta adaptación de un original griego desaparecido, rica en invenciones y transformaciones, entreteje el humor irreverente con la incandescente lírica.

Teniendo en cuenta su avanzada edad (más de 2000 años), la novela sigue siendo entretenida: se ocupa lo mismo de la anarquía que de la crueldad, del amor y la violencia, la inconstancia del deseo y los extremos heridos de la esperanza. Es más fácil leerla, en cualquier caso, por puro placer, que cualquier otro texto arcano. Nos referimos al Asno de oro (Ediciones Cátedra, 2006) de Apuleyo (Madaura, 180), una historia acerca de la iniciación de un hombre en la religión: un cuento de moralidad severa, una sátira o una alegoría que celebra la transición de la adolescencia a la edad adulta.

Su influencia en la literatura occidental sigue siendo única. Mientras que otras figuras más monumentales de la antigüedad greco-romana (Homero, Lucrecio, Virgilio) se han desvanecido en una especie de oscuridad erudita, el trabajo de Apuleyo continúa demostrando un extraordinario poder de permanencia, sugiere el periodista Tibor Fischer (1959) en su artículo para la revista londinense Standpoint de julio/agosto de 2018. En “Novel approach/ Un enfoque novedoso” (mi traducción, al igual que las restantes), se somete a escrutinio la colección de ensayos del clasicista británico y profesor AG Leventis de Cultura Griega en la Universidad de Cambridge, Tim Whitmarsh denominada Dirty Love: The Genealogy of the Ancient Greek Novel (Sucio amor: genealogía de la novela griega antigua, OUP), donde los primeros textos existentes son reinterpretados y, a veces, explícitamente descritos.

Argumenta el novelista de Under the Frog (1992) que la mejor literatura prevalece: su propia inmortalidad se confirma con la necesidad urgente de releerla. “Impura: contaminada, cruzada, bastardeada”, según Whitmarsh, la novela griega antigua se centra en algo tan intemporal como la seducción y el adulterio. “Una novela es una bestia omnívora”, concluye Fisher, “el último depredador que puede alimentarse de cualquier aspecto de la experiencia o actividad humana”. Narraciones como El asno de oro son menos interesantes por su magia de cuento de hadas, que por la comprensión hipnótica de la vulnerabilidad de las emociones. Su espíritu sigue siendo vivaz, escéptico, hedonista, tristemente lúcido.

Talsi, Letonia, 2018

 

Tags:

Sin comentarios a ““El asno de oro” de Apuleyo”

añadir un comentario.

Deja una respuesta