“Miguel Hernández: el desafío de la escritura”

 Por Francisco de Torres /  abril de 2014                             

La obra Miguel Hernández. El desafío de la escritura (Visor Libros, 2014) fue lanzada el pasado 20 de marzo en la Casa Bardín de Alicante, donde la autora, acompañada de su maestro José Carlos Rovira y del director del Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, José Luis Ferris, dieron cuenta del alcance de esta investigación y de su relevancia para los actuales estudios hernandianos.

1-caDemasiado tiempo el poeta y su obra permanecieron amordazados, silenciados. En un pequeño sitio del canon obligatorio, su legado poético e ideológico fue raptado o por el olvido más cruel o por el menosprecio erudito que lo minimizaba. Pero el silenciamiento no atacó por un solo flanco: le aliaron la censura y la crítica oronda. Esta última más dolosa, pues permitió que se levantasen sobre Miguel Hernández muros de desconocimiento, leyendas, sin propiciar el rigor investigativo que el oriolano reclamaba con justicia desde hacía décadas.  Gracias a los esfuerzos de académicos como Agustín Sánchez Vial, José Carlos Rovira, y la misma Carmen Alemany, el poeta comenzó recuperar hace ya 20 años gran parte de ese sitial que su profundidad y compromiso literarios merecían.

1-ca2 Miguel Hernández. El desafío de la escritura es el resultado de varias décadas de investigación que la autora ha dedicado a la tarea de desentrañar aquello que se había asumido como certeza, pero que distaba de lo que el poeta y su obra encerraban más allá de la neblina del mito. Según declara Alemany, ya desde muy pequeña había surgido algún interés por el poeta, cuando su maestra las invitaba a memorizar algunos poemas, como Vientos del pueblo me llevan, vientos del pueblo me arrastran. Posteriormente, en la universidad, su interés fue en aumento, primero al leer una entrevista realizada a Josefina Manresa, y luego en 1988, cuando obtiene una beca para revisar y catalogar en el Archivo Histórico de San José (Elche) los manuscritos que la viuda de Hernández había donado un año antes. Ante la posibilidad de trabajar con un corpus que la crítica desconocía hasta entonces, Alemany decide realizar su tesis doctoral en la obra del poeta, que ve la luz en 1992. Desde entonces, su vocación por la obra hernandiana se transformaría en un vínculo intelectual indisoluble hasta hoy, que se plasma en sus actividades académicas dentro y fuera de la Universidad de Alicante, donde actualmente se desempeña.

En el estudio que hoy ofrece al disfrute de especialistas y entusiastas en la obra de Hernández,  Alemany nos da cuenta de que, pese a los breves once años en los que Hernández desarrolla toda su actividad literaria, su labor productiva es mucho más compleja y enrevesada de lo que se podría imaginar. Sin desconocer la enorme potencia creativa, la académica insiste en que el poeta pasó por diversas etapas o fases de maduración y aprendizaje, autodidacta las más de las veces, en las que ensayó diversas formas líricas, pasando por ejercicio de traducción del francés (que conocía de forma muy básica) de poemas de Valéry o Boudelaire, la copia de formas poéticas y autores españoles clásicos (como el Cántico de Jorge Guillén o las octavas de Góngora) , hasta adueñarse de esas técnicas y alcanzar un enorme dominio lingüístico que le permitió construir y consagrar un estilo propio y superar la simplicidad que su escasa formación le otorgaban a sus primeras aproximaciones poéticas. De este “Perito en lunas” (1933), la primera obra publicada de Hernández, el autor mostró una capacidad autocrítica feroz, que se vio acrecentada con una recepción crítica que solo vio formas líricas resucitadas y escasa originalidad.

1-ca1Alemany, en este acucioso repaso por los recodos creativos de Hernández, revisa y comenta las anotaciones, tachaduras, enmiendas, y reelaboraciones de versos y estrofas que el poeta incluía en sus manuscritos. De muy pocos poemas se puede decir que se escribieran por pura “inspiración”, ya que la mayoría da cuenta de un esfuerzo escritural que el oriolano depositó en toda su  obra, hasta el ciclo final de postguerra, cerrado por el Cancionero y romancero de ausencias. En este poemario se puede apreciar a un poeta maduro, “que muestra maestría en la técnica y en la forma de volcar poéticamente sus dolorosas vivencias recientes y presentes” (Alemany, 216).

Los esfuerzos de Alemany por aproximarse a una comprensión cabal del proceso creativo de Hernández, se ven cristalizados en un estudio tan exhaustivo como cuidado, cuya factura y actualización bibliográfica permiten a los especialistas ponerse al día en las profundidades de la mente creativa del oriolano inmortal y, a los aún no iniciados, acceder de la mejor forma posible al mundo poético de Hernández.

 

Especificaciones técnicas:

Carmen Alemany Bay, (aut.)

Visor Libros, S.L.

1ª ed., 1ª imp.(01/2014)

290 páginas; 14×21 cm

Idiomas: Español

ISBN: 8498951488 ISBN-13: 9788498951486

Encuadernación: Rústica con solapas

Colección: Biblioteca filológica hispana, 148

Deja un comentario