Entrevista a la poeta María José Collado con motivo de la publicación de su poemario Aún la Lumbre



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

POR ANA PATRICIA SANTAELLA

Hoy entrevistamos a la poeta Jerezana, aunque residente en Sevilla, María José Collado. Es gestora cultural, tiene un vínculo especial con la mítica Carbonería, un espacio cultural por excelencia y de hondo raigambre en la ciudad de Sevilla. Ha publicado los siguientes poemarios: Bruñidas Sombras, Aún la Lumbre (ambas en la editorial Ediciones en Huida),Arde la vida bajo el cobre lunar, La Luna en el laberinto y Tapiz de Agua, además de algunas plaquettes y pliegos poéticos (Pliegos del Cincuentenario Corona del Sur).

Pasemos a escucharla:

ALL portada-1A.P- ¿Qué recuerdos suele rememorar de su niñez?
Los recuerdos más felices me retrotraen a Alemania. Teníamos un piso dentro de una residencia para trabajadores extranjeros, la parte trasera daba a un prado con perales y magnolios, más allá la vista se perdía en un hermoso bosque donde abundaban las moras y las ortigas. Toda esta belleza e infinitos juegos, muchos de la imaginación, los compartía con mi hermano. Jugábamos a indios y vaqueros, trepábamos a los árboles y cuidamos pájaros heridos hasta que echaban a volar o morían, entonces hacíamos un pequeño cortejo hasta el pie de un árbol donde se producía el enterramiento. Aquello llegó a su fin al cumplir ocho años, vinieron tiempos más duros, el regreso a España y la adaptación a una vida diferente, con estrecheces, hermanos pequeños a los que cuidar, los sabañones en invierno y los caliches cayendo en la sopa.

A.P-¿Desde cuándo escribe María José Collado?
Escribir desde los doce años, darle forma poética a los mismos, desde los dieciocho. En casa había muchos libros, siempre me ha gustado la lectura.

A.P-¿Qué sensaciones le depara la escritura?
Las sensaciones son variadas, la primera idea, los primeros versos surgen cuando estoy realizando alguna tarea mecánica, si me es posible, dejo lo que estoy haciendo y lo escribo, porque con la misma intensidad que llegan pueden irse. Cuando tengo tiempo retomo la idea a partir de esos primeros veros, necesito del silencio para concentrarme en ello, la creación es sufrimiento, ansiedad, obsesión, no todo proyecto se culmina, pero cuando si lo hace, uno se siente pleno, alegre, relajado, es una gran satisfacción. Curiosamente hasta dormida, a veces, estoy trabajando mentalmente en ello. Otras veces me doy cuenta de que pienso con tanta intensidad, por ejemplo, esperando que un semáforo se ponga en verde, que la gente me mira un instante y no he dicho una sola palabra.

A.P- Háblenos de Sevilla, la ciudad en la que reside, ¿es un foco lírico a reseñar dentro del panorama poético actual?

Hay muchos poetas y están surgiendo nuevas editoriales, cosa que me admira y alegra teniendo en cuenta que estamos inmersos en una crisis económica. Hay muchos grupos y tertulias literarias pero yo siempre he sido muy independiente en este sentido, hago mi camino en solitario.

A.P-¿Cuáles son o han sido sus poetas favoritos clásicos o actuales?
Son muchísimos: Jorge Manrique, Góngora, Bécquer, César Vallejo, Antonio Machado, Neruda, Pessoa, Tagore, Nazim Hikmet, Cernuda, Miguel Hernández, Aleixandre, Carmen Conde, Alfonsina Storni, Gabriela Mistral, María Victoria Atencia, Ana Rossetti, Gil de Biedma, Ory, Benedetti, Antonio Colinas, Francisco Basallote, Eduardo García, García Montero…

A.P- ¿Cómo se sustenta un buen poema, qué elementos a su juicio sobrarían?
Para mí son tan importantes el fondo como la forma, el poema tiene que transmitir.
La poesía es un universo muy amplio. A mi juicio sobrarían palabras malsonantes, los tacos.

A.P-¿Persigue con insistencia al poema, es de mucho corregir, o, por el contrario, llegan éstos con fluidez?
Depende, algunos salen con facilidad, al releerlos los depuro, hago pequeños o grandes cambios depende del poema. Si, suelo corregir también elimino, a veces, algunos versos.

A.P- ¿Se ha comprometido o se compromete socialmente en algo?
Mi máxima es no hacerle a nadie lo que no me gustaría que me hicieran a mí. Colaboro en antologías contra la violencia de cualquier tipo, injusticias, desnutrición, etc. En las campañas de recogida de alimentos, siempre aporto algunos productos no perecederos. Me siento bien si puedo ayudar a alguien por la calle por falta de movilidad o cualquier otra causa. Soy cordial en el trato con los demás y sé del valor de una sonrisa, un gesto, una palabra.

A.P- ¿Le afecta la vulgarización y la degradación de la cultura en general, la comercialización de la misma, en detrimento de la búsqueda de la calidad y la belleza?
Creo que esto es algo que nos afecta a todos si somos sensibles. Hay verdaderos bodrios en todos los campos de la cultura y la publicidad se encarga de que tengan sus instantes de gloria, después no se sabrá más nada de ellos, caen en el olvido.

A.P- ¿Qué cosas sencillas disfruta día a día?
Intento disfrutar de lo que me rodea, incluso de los quehaceres rutinarios, hacer las cosas con cariño les quita mucho de su carga desagradable. Disfruto escuchando música, leyendo, creando, con una buena película, haciendo senderismo, viajando y charlando con los amigos.

A.P- El músico y cantante venezolano Luis GB, ha musicalizado varios de sus poemas en un disco, en concreto : Arboleda, Esperanzas, El poeta y Abre las manos que quiso regalar a la Fundación Anabella que trabaja admirablemente por y para las mujeres que sufren maltrato. Comparta, si le parece, la experiencia.
La experiencia ha sido muy bonita y dilatada en el tiempo. Nos conocimos hace unos años en una red social. Luis tenía una página de música y yo de poesía. En principio nos dejábamos comentarios, luego a él se le ocurrió la idea, yo le enviaba poemas y éstos regresaban con arreglos musicales y cantados. Una colaboración para la que no fue ningún impedimento la gran distancia física, Luis reside con su familia en Perú.

A.P- Estamos rodeados de injusticias: corrupción, desempleo, abuso de autoridad, represión y retrocesos en lo que se refiere a derechos humanos, inmerso todo ello, en una honda crisis ética que lo agrava.
Esto es algo cíclico, las sociedades florecen y decaen, estamos viviendo esa decadencia. Hay que buscar nuevos sistemas de sociedad más equitativos donde la sanidad, la educación y el empleo sean accesibles a todos, una sociedad plural donde todos tengamos cabida.

A.P- ¿Podemos aportar algo los poetas en nuestro entorno?
Es un buen momento para la poesía social, la palabra se hace oír, no todos escuchan pero cada vez hay más gente que lo hace. Para mejorar el entorno todos debemos contribuir, cualquier persona sea o no poeta.

A.P- ¿Se echa de menos una mayor implicación, no solamente en la poesía, en los distintos ámbitos culturales, como pueda ser el cine, la música, el teatro, la filosofía, la fotografía, etc.?
Siempre hay luchadores en todos los ámbitos. Desde arriba intentan vendernos lo descafeinado, imponernos estilos de vida y modas, uniformarnos, en muchos casos lo consiguen. Hay artistas que florecen de ese humus, les va bien y no harán nada que pueda alterar ese bienestar. Podrían llamarse artistas oficiales.

A.P- ¿Tenemos la obligación moral de la esperanza, de alentar e insuflar ánimos a la ciudadanía?
Claro ¿Qué es un mundo sin esperanza? No podemos quedarnos sentados viendo la vida pasar sin implicarnos en ella. La acción trae la reacción. Creo en la ley de causa y efecto.

http://elmiradordelasestrellas.blogspot.com.es/

Poema titulado la sangre, de María José Collado, cantado por David Reina

Papel Literario
Digital

TOPACIO DE MEMORIA 26/12/2013

FRANCISCO BASALLOTE
Reseña Francisco Basallote Sobre “Bruñidas sombras” de Mª José Collado.

Ediciones en Huída, 2013

Francisco Basallote Mª José Collado

Francisco Basallote                   Mª José Collado

Ed. El Huída
Mª José Collado,(Jerez de la Frontera, 1958) ha colaborado en numerosas revistas literarias: Agenda de la tolerancia, revista Océano, Cuadernos de Roldán, Aldaba, Diálogo, Jirones de azul, En sentido figurado, Poesía actual, Andalucía liberal, Revista Tinta china. Revista Grisú. Palabras diversas. En varias convocatorias de poesía visual. Contra la violencia de género. Ha publicado: Monográfico de La Cuerda del Arco, La luna en el laberinto. Arde la vida bajo el cobre lunar. Tapiz de agua. Bruñidas sombras. Se encuentran poemas suyos en las Antologías: Palabras indiscretas, Casa Eolo, I Encuentro hispano marroquí de poesía Jacinto López Gorgé, Versos para derribar muros, Especial de poesía andaluza vol.1 En sentido figurado. III Encuentro hispanomarroquí Trina Mercader. Ha sido finalista de varios certámenes de poesía, Premio de poesía del IV Certamen Internacional Traspasando Fronteras, Universidad de Almería 2010.
En el prologo de Bruñidas sombras dice el poeta Jesús Tortajada: “María José Collado sabe muy bien emplear la gubia de la palabra, el pincel de la metáfora, con una especial y certera precisión en la imagen, a veces pretendidamente desnuda, dejándonos su fineza y su sensibilidad.”

Y es que la poesía de María José Collado nos llega fundamentalmente como un reposado, suave, musical y hábil trabajo de orfebrería de la palabra que viste de sencillez y una dulce melancolía la dura cotidianidad, los ásperos escorpiones de la memoria, el lacerante escozor de las heridas del tiempo y de la vida, y las profundas, hondas y oscuras entrañas de los laberintos personales. Cernuda y Machado se encuentran muy cerca de estos versos a los que en algún momento de intimidad vemos como se asoma la Emily Dickinson más pura.
La poeta nos ofrece su obra y en el pórtico de la misma, en un bello poema denominado “Atrás el laberinto” se nos define y abre de par en par las puertas de su poética: “ …Sentarse cerca de la ventana, palpar la luz,/ luego su fundido irrevocable con el negro./ Ignorar el periódico, negarse al malhumor,/ a la desconfianza del ébano en los titulares./ Negociar con la ducha estatutos de calma,/ regresar al origen, la desnudez del mundo./…”y es que en este poemario se concitan los elementos fundamentales de su poética: cotidianidad, memoria e intimidad, que junto a aspectos transversales como tiempo, evocación o ausencias urden la trama de una serena música en la que las palabras trascienden de lo conceptual al cielo de las imágenes en metáforas lúcidas e intensamente sentidas en un marco donde la belleza se instala en la soledad emocionada.

Y esa cotidianidad se nos presenta mientras : “..Cientos de ojos atisban,/ a escala reducida, la ciudad enredada/ en un fleco de nubes.”, el ritmo de la ciudad , machadianamente descrito: “ Ver puntuales a las palomas/ acercarse a la plaza,/ les gusta el sol de julio./ El reloj de la iglesia/ traza el tizón del mediodía/…” , el estrés colectivo: “…Chaquetones, bufandas y carteras, /al ritmo calculado por la prisa,/ estridencia de móviles,…/…” y la ciudad, ese monstruo de sombras que nos muestra : “En cada ventana, una luz/ distinta, un parpadeo/ de televisores, soledad/Sin manos o en compañía./…” .Cotidianidad en la que el tiempo penetra con su flor de intimidad, como sucede en “Pensar Noviembre” que “Trae espejos de lluvia para ti/ que naciste en el mes del agua….” o “Diciembre en la retina enmarcado,/ una conspiración de fuegos, /oscura plata, serpiente de humo,/ un saxofón en la ventana del segundo.” , y la memoria con su poder de evocación : “…Respiro en tu piel transparente/ el tiempo evaporado, los números en fuga/ de lo que fue posible./…” . Unos días felices que vuelven en alas de “ …la música de un tiempo, la juventud/ sin máscaras, vibra una armónica, habla/ con otros instrumentos, restalla luz y alma,/ fuerza donde tu boca es savia y tormenta…” Pero se hace presente una intimidad sensible que entre versos aparece como una leve admonición a la eventualidad de la dicha: “Me acerco irreverente a la locura/ de todos mis abismos, sus labios/ entreabiertos así lo exigen./…” , apareciendo el dolor en su memoria: “En el tuétano, plomo,/ hilandera de apósitos/La ciega lavandera, / viejos cuervos insomnes/ en travesaños del recuerdo.” , aunque hay una manifiesta voluntad de superarlo: “Rastrear la luz en el vientre/de todos los naufragios,/alzarla como un cáliz, asistir a su renacimiento.” . Evocación que como dice en el poema final “Bruñidas sombras”, completamente definitorio: “Lento aceite de lámpara, chisporroteo de imágenes/ llegadas de otro tiempo/ Bruñidas sombras y remos/ cruzan revueltas aguas/…/Topacio de memoria,/ testamento del péndulo y la sangre,/…”

http://www.diariolatorre.es/typo1/index.php?id=269&tx_ttnews%5Btt_news%5D=5976&tx_ttnews%5BbackPid%5D=288&cHash=5400ab3dcc

TOPACIO DE MEMORIA
www.diariolatorre.es

enlace:  http://www.diariolatorre.es/typo1/index.php?id=269&tx_ttnews%5Btt_news%5D=5976&tx_ttnews%5BbackPid%5D=288&cHash=5400ab3dcc

 

 

 

Acerca de 

Nace en Córdoba, estudia trabajo social. Ha participado en diferentes revistas literarias y antologías, tales como:
Antología de poetas en solidaridad con los afectados de sida, “Tintas para la vida” “Tres orillas”, ”Saigón”, etc. Ha formado parte en los encuentros poéticos: “Voces del extremo, 2.008”; Cosmopoética 2009-2010.En 2009, le fue concedido el primer premio de poesía del IV Encuentros por la Paz, de San Pablo de Buceite, Cádiz.

Tags:

Sin comentarios a “Entrevista a la poeta María José Collado con motivo de la publicación de su poemario Aún la Lumbre”

añadir un comentario.

Deja una respuesta