La espiral de la vida



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Norbert Bilbeny catedrático de Ética en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona ha escrito el libro titulado La vida avanza en espiral que lleva el subtítulo: Conversaciones sobre ética  con mi nieto. Es una obra interesante e instructiva, porque a  lo largo de sus páginas aparecen, de forma coloquial, algunos de los grandes temas metafísicos y éticos sobre los que cualquier persona reflexiona en su existencia. Escribe en esta obra con un estilo que no es muy técnico, sin jerga filosófica. Parece que la esperanza y la memoria son las dos bases esenciales que sirven de base para la proyección vital de los individuos.

Además, también es cierto que Flaubert escribió que la vida debe ser una incesante educación.  Porque la fugacidad de la existencia y sus limitaciones y finitud no impiden el aprendizaje continuo. Bilbeny insiste en que la vida no es un círculo cerrado, aunque a veces pueda parecerlo, ya que se avanza temporalmente hacia adelante, con las aportaciones de las experiencias y los avatares.

Y somos seres sociales influidos por las convenciones y prejuicios de la sociedad, pero libres para tomar decisiones coherentes con nuestra reflexión y sentir. Y la imperfección inevitable de todo ser humano es lo que posibilita nuestro perfeccionamiento sin límite en el curso de la existencia individual. Norbert Bilbeny escribe: “Es cierto que tenemos responsabilidades con las generaciones del futuro, para hacerles un sitio. Pero también con las del pasado, para salvar la identidad que tuvieron”. Pero, a mi juicio, el futuro es algo muy volátil e imprevisible en sus rasgos más específicos, por tanto, considero que lo esencial es preservar la identidad y el pasado en sus justos términos y sin malinterpretaciones y tergiversaciones.

Vivimos en una sociedad líquida, consumista, materialista y relativista. Únicamente importa vivir el momento, el presente de cada día, ya que es lo que podemos más o menos controlar. Y no es que esté mal este planteamiento, todo lo contrario. Pero los seres humanos no pueden  conformarse con eso, ya que es poco. Deben aspirar a más, a una existencia más llena de emociones, de creatividad, de arte, de invenciones, etc. Porque, si no es así, el ser humano se convierte en una especie de autómata sin reflexiones profundas y sin retos a superar y la existencia pierde una parte de su valor y significación. Como decía Pascal somos una caña pensante, casi cualquier cosa nos puede matar, pero el pensamiento nos hace grandes.

Conformarse con una existencia superficial estoy convencido de que es un error, pero parece que es una actitud que existe en la sociedad actual. Aunque es cierto que cada sujeto es muy libre de vivir sin pretensiones de ningún tipo en el más simple hedonismo. El dulce no hacer nada puede ser también un objetivo vital, pero no me parece acertado.

La vida considero que debe ser lucha, fundamentalmente, para dejar la  huella de nuestras creaciones y cambiar las cosas a mejor. Lo que también convierte en casi imposible el aburrimiento o el tedio vital.

Las reflexiones que elabora Norbert Bilbeny tratan muchas cuestiones en un diálogo ágil y ameno que no dejan indiferente a nadie, ya que aborda las eternas cuestiones del bien y del mal, de las emociones, la brevedad de la vida, la libertad, el suicidio, la muerte, etc. Y expresa sus planteamientos de un modo muy claro.

Sin comentarios a “La espiral de la vida”

añadir un comentario.

Deja una respuesta