Rocío Hernández Triano



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Rocío Hernández Triano (Sevilla, 1976) obtuvo el Premio Extraordinario de Licenciatura en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla. Es profesora de RocíoHernándezTriano_525x350Lengua castellana y Literatura, y ha participado en la creación de libros de texto para esta materia como coautora. Ha publicado los libros de poesía Viento de cuchillos (Ediciones En Huida, Sevilla, 2010), Equilibristas (Ultramarina Cartonera & Digital, Sevilla, 2010) y Los seres quebradizos (Torremozas, Madrid, 2013) con el que obtuvo el XXX Premio de Poesía Carmen Conde. Pisar cieno es el título de su última obra con la que ha logrado el XXXIV Premio de poesía Ciudad de Badajoz 2015.

separador

A PEQUEÑA DISTANCIA

A pequeña distancia
duerme mi hija.

Como la curva de la cerradura,
como la llama mínima
encerrada en la yema que sella su existencia.

Yo no puedo tocarla.

No se puede tocar lo que está siendo,
ni el brote ni el latir de la semilla.

Desde aquí la contemplo

a pequeña distancia,

tan suya,

tan lejana.
 separadorPORQUE LA MUERTE ES AGUA
Mi hija habla con los muertos domésticos
en el templado vientre de la siesta.
Los llama por su nombre
y se para en el vértice de cada laberinto.

Los muertos de mi hija son planetas fugaces,
disparates de una memoria inversa.

Así el cataclismo de la muerte se vuelve
en los ojos de Julia
una almendra menuda, un ligero temblor,
un cosquilleo que apenas la despierta.

Yo cometo el delito:
en su sueño me afano en convocar a mis muertos.

Pero todo es en vano:
Julia es un ser anfibio
y yo soy roca muerta en un vivo desierto.

Porque la muerte es agua.

Mi hija habla con los muertos domésticos
en el templado vientre de su siesta.
Los llama por sus nombres,
choca sus calaveras.
separador
JULIA BAILA CON EL MAR
Hay una luz granítica de junio
Y un mar extraño;
escamas de dragón sobre las olas
del cuento inacabado.

Sobre la playa niños que hace tiempo se fueron
y restos de otras vidas esparcidas.

Un viento circular,
tarde porosa
como piedra de lava,
como esponja marina.

Julio baila y el mar sigue latiendo
ajeno a sus pisadas,
menudos jeroglíficos
que no acierto a leer, es su lenguaje
ajeno, primitivo.

No hay horror en su juego con el mar;
es una bestia amiga, un monstruo inevitable.

A veces la extrañeza navega en su mirada.

Se pregunta: ¿soy yo ese rugido que amenaza tragarme?

Desde atrás la contemplo,
tan grande en su menuda entrega hacia el abismo.
Me conmueve la blanca delgadez de su espalda.

Me acerco,
me toma de la mano,
en ella se hace eterna el agua
y la marea.
separadorELEGÍA FUTURA

Ya nunca volverás a ese lugar
donde los monstruos tienen caricias conocidas
y la sangre es una rosa abierta
en la herida del tiempo.

Serán piedra tus párpados alados
y la conciencia,
ese insecto molesto,
se agrandará en la noche como un pellejo inmenso.

Porque una vez se tuvo y eras viento.

Ya no serás el lirio ni el cerezo
ni la tórtola azul
ni el sonido más fiero en la tormenta.

Ya no serás la única, el latido
o el vértigo que arroja nuestras vidas.

Aunque una vez lo fuiste y eras agua,

borbotón de un milagro repetido,
pero lo único mío,
una entraña y su fuego.

Es por eso, hija mía, que has de perder tus labios.
Y llegará ese día, como llegan los cuerpos río abajo,
pues basta la corriente.

Serás tú, sólo tú, sólo tú sola,
uno más de los seres esparcidos,
al vaivén de la muerte y sus mareas.
separadorTRANSLÚCIDA

Mi hija tiene la carne transparente.
A través de su cuerpo se transluce
la vida de las cosas esenciales
y también la materia que las forma.

Como un fósil: está la caracola
pero no está la caracola, es
la quimera del tiempo sobre el mundo.

Julia es tan antigua como el fin
y el principio de todo:

la nada,
su frontera,
también su veladura.
separadorMALDAD
Llueven flechas
desde el centro de toda la maldad
que al contacto con Julia
se convierten en gotas de piel estremecida.

EL CORAZÓN

Es algo turbador
morder el corazón de la manzana.
Es penetrar la vida vegetal
que alguna vez seremos.

administrador

Acerca de 

Tags:

Sin comentarios a “Rocío Hernández Triano”

añadir un comentario.

Deja una respuesta