A mi Madre, a mi Padre



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

A MI MADRE

Hoy, los aromas de los donpedros,

las migas y la calabaza con orégano

me acercan a ti.

En la hora de la matanza,

cuando huelo a chorizo en lebrillo,

a morcilla en caldera,

a leña apilada,

a zureo de paloma, a vuelta de cigüeña,

a leña quemada, a conversación secreta.

 

Y se alejan de mí los recuerdos…

Una sombra de higuera

a la orilla de tu cortijo,

rumor de agua pasando en la acequia,

mi cuerpo joven echado en la tierra

acariciado por una brisa cargada de aromas de huerta.

 

Y al atardecer, olor a donpedros.

Y al anochecer, olor a donpedros.

Por ti amo. Los donpedros.

 

El roble, las encinas, los olivos.

Los molinos en invierno.

Las margaritas amarillas, los lirios,

las mariposas blancas, los toros de Miura.

 

Lo más tierno, como lo más fuerte, madre,

eres tú. Tu madre…tú.

 

Mª Loreto Sutil Jiménez

A MI PADRE

 

Bueno como el pan, fuerte como un roble,

alegre como una pandereta.

Trabajador y siempre de buen humor.

Ese es el padre que me dio Dios.

El mejor.

 

Mágico como la brisa de la noche,

y el helado de nata y fresa.

Fuerte como los olmos de la plaza aquella,

donde comí pasteles de hojaldre,

y besé por vez primera.

Grande como la sombra de aquella alameda,

que marcaba el destino del río,

y mis pasos hacia la rosaleda.

 

Fuente de molino

que olía a aceituna exprimida,

orujo caliente,  aceite amargo,

leña quemada, pan tostado

aceite y ajo.

 

Cueva en la tormenta,

casa de caracol.

Por eso, y por mucho más…papá.

Te quiero.

 

Mª Loreto Sutil Jiménez

 

 

Carlos J. Rascón
Últimas entradas de Carlos J. Rascón (ver todo)

No hay comentarios para “A mi Madre, a mi Padre”

Añadir un comentario.

Deja una Respuesta






Widget not in any sidebars