Abdelmajid Benjelloun



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Abdelmajid Benjelloun. Nace en Fez (Marres). Doctorado en Derecho Público, Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Catedrático en la Facultad de Derecho de Rabat (Agdal).

Ha publicado más de 200 libros, entre los que se incluyen: Mama (París, Editions du Rocher), La eternidad se apoya solo en el lado del amor seguido de Dogma y dulces o el impulso de la sonrisa y de Una mujer a amar como a uno le gustaría volver a vivir después de la muerte (Colección de aforismos poéticos, Burdeos, Ediciones William Blake), Rûmi o un sabor para ser salvado del conocimiento (Colección de aforismos poéticos, Burdeos, W. Blake and Co).

Es pintor y expresidente del Centro Marroquí de Pen International.
 

ANGELES Y ESPECHOS

Abdelmajid Benjelloun

 

Cuando escucho la música que me fascina, muevo la cabeza como si le contara a mis ángeles todas las penas de mi vida.

La gran suerte de no ver a los ángeles; a causa de esto, no te quejes porque su luz es considerable: puede quemarte!

Si no veo los ángeles, mi fe en Dios no es más grande.

Hay en el amor entre hombres y mujeres algo de la impostura de los ángeles.

Hay amores humanos, todavia no odiosos, que dan miedo a los ángeles.

Una mañana, al renacimiento del dia, he encontrado un ángel sin alas.

Estaba sentado sobre la carretera con un pañuelo blanco perfectamente doblado en cuatro.

Los ángeles, yo lo sé? no tienen edad.

Si no que mi propio ángel tenía menos de treinta años.

Estaba a punto de someterse a orar.

Estaba en paz consigo mismo y el mundo que le rodea.

Cuando me fui tenía miedo que un vehículo le aplaste.

Como si un ángel podía un día ser herido de cualquier manera.

Poco tiempo después del tiempo. Poco tiempo después de nuestra muerte, no vemos los ángeles, porque ya no les merecemos.

De qué estás hecho, tiempo? De materia? De espíritu, de materia-espíritu, de espíritu-materia? De energía, del aliento de los ángeles, del alma exterior de los hombres?

Los ángeles que tienen miedo del amor humano son entrañables.

Mujer, tu eres el ángel que va a convertirse en mujer, y el demonio que hace el encanto de todo pecado!

Cuál es este ángel virtuoso que agita vertiginosamente, rápidamente, el arco sobre la piedra para producir la música esencial del silencio.

La danza de la moza es un diálogo con una mariposa visible solamente de los ángeles del amor.

Hay que simpatizar con los ángeles que no sonríen.

Acercarse muy cerca de la muerte para mirar los ángeles, lo creo, como creo a la existencia del alma.

Numerosos hombres y mujeres creen erróneamente que son amigos íntimos del último ángel del amor.

La paz entre los hombres es la amiga de los ángeles.

Cuando los seres humanos mueren, ellos son en primer lugar enviados en el in-temporal. Un in-temporal paralelo a lo del espíritu, de las palabras, de los ángeles y de la idea.

El poeta ocupa el universo de las palabras con imágenes que son en primero al gusto de los ángeles.

Naturalmente las palabras son en su mayoría ángeles de la verdad.

Un ángel pasa siempre indiferente entre el secreto de la palabra y el secreto del mundo.

La parte del león en la hormiga excede la parte del ángel en el hombre.

La poesía mística necesita dejar sitio para ángeles reparadores de los días de los hombres.

Un ángel bailarín es llamado para la apertura del aire, y la ceguera es su espejo.

Con la mujer aceptada entre mis deseos, es una vigilia de murmullo, a pesar del ángel brutal del abrazo.

He considerado siempre a la mujer como un ángel que interviene en la fiesta, como un tornado de claridad.

Todo hombre o toda mujer que ama, siente inevitablemente la presencia del ángel.

Hay todos esos besos que pululan primero en el ángel del amor antes de transmitirlos por contagio a los hombres.

Salen de mis silencios ángeles acariciantes, con una rapidez de arroyo.

Durante nuestra muerte un ángel del mar viene para drenar nuestra respiración.

De vez en cuando yo tengo la impresión que el amante que soy, sigue un ángel en los retretes.

El silencio es algo que viene de un otro mundo y que está exilado en nuestro mundo como un ángel caído.

Soy enamorado en la madrugada. Necesito hacer concurrencia con los ángeles que duermen todavía.

Existe bien una música de Bach que hace llorar de placer, no de felicidad, a los ángeles.

Esta bella mujer es un ángel, no porque ha inventado una nueva belleza, sino que ya es en la tierra una ninfa con ojos ligeramente azules.

Otros son espejos herejes.

Entre el espejo y yo, hay un mediterráneo listo para el fuego de la transparencia.

Cuando me miro en el espejo, el espejo se revela en mí más de lo que me manifestó a él.

En la terrible guerra de las luces entre los ojos del hombre y el espejo, no es seguro que el hombre gane.

El espejo es más narcisista que la mujer maquillada quien se mira en él, ya que es todo el tiempo inmerso en sí mismo.

Otro es un espejo inalcanzable.

Somos para nosotros mismos un espejo en negro.

En la casa hay un espejo pusilánime.

Mi alma, que siento de una manera frenética, es mi espejo de bolsillo sobrenatural.

No estoy en el mejor de los casos que el espejo inadecuado de mí mismo.

Una mujer raspa los fondos de un espejo, porque ya no tiene ninguna belleza.

Soy deudor de un espejo, al menos cuando me revela los otros en mí.

Es necesario que el espejo sea de vitriolo para que pueda tener la cara que tengo.

Para aquellos que saben cómo mirar, el silencio es silencio en un lado y espejo en el otro; para verse en eternos.

Mato a un espejo que empuja la audacia hasta susurrarme mentiras sobre el silencio.

Tengo un espejo que no me atrevo a mirar porque escucha el otro mundo.

La muerte es un fenómeno óptico, un poco como los espejos de Galileo que queman buques de guerra.

La emoción es el quinto espejo del hombre a partir de la memoria.

Existimos en varios ejemplares frente a los otros que son como espejos complicados, pero cuando queda solo el hielo del silencio, todos nuestros seres convergen en el mismo punto, para constituir un ser falsamente UNO, o un susurro silencioso.

Mirándome en el espejo, veo una imagen indefinida que no existe a mi alrededor: es mi memoria como un insecto repugnante sin forma que me acompaña por una vez en un viaje hasta mí.

El silencio es una etapa de un infinito que es un poquito de un espejo fascinado y dando miedo.

Me gusta cuando el espejo se olvida de reflejar mi imagen. Sólo para negar una ley física obvia. Y por favor, no me digan algo sobre el misterio, esto no tiene nada que ver!

Tal hombre no es un espejo de sí mismo que cuando está opaca por los demás.

La mujer en la calle es un suntuoso espejo donde mueren mis ojos.

Existen miradas como espejos que se rompen contra la vida.

Mira a ese espejo que guarda en su memoria todos los rostros de las personas que se habían mirado en él!

Todo el secreto de tu cara no está totalmente en el espejo que estas mirando.

La ruta interior del espejo está ocupada por ninfas bailando como si estuvieran en el paraíso!

No somos dueños de todo lo que el espejo de nuestra memoria refleja.

El único espejo digno de ser utilizado es el alma.

Nos veremos la próxima vez en el espejo desordenado de mi alma!

¿Quién conoce los espejismos interiores del espejo?

Los solitarios y los misántropos se esconden, porque tienen miedo de un espejo terrible e inexorable: los otros.

El espejo de las mujeres es un traidor.

El espejo de las alondras tiene ideas, y no importa que sean falsas.

¿Ya han pensado en el ‘voyeurismo’ del espejo?

El espejo es el sitio ideal para las ninfas que juegan a las escondidas.

El niño está seguro que el espejo es la casa de los muertos, sobre todo cuando nadie no se mira en él. Evidentemente!

(Traducción del propio autor)

 

Image by alessandroderosso from Pixabay

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Carlos J. Rascón

Sin comentarios a “Abdelmajid Benjelloun”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.