Adolfo González



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Adolfo González, autor español nacido en Avilés (Asturias) en 1982. Colabora en Espacio Poético 5 con unos poemas de su libro El poema que surge. Anteriormente publicó otros como El gorrión pasa página con el pico o La luna en la punta de la lengua (Premio Arcipreste de Hita).

 

NOCHE DE VERANO

(Junto a la estatua de Fray Luis de León, Cuenca)

Llenas están todas las cosas

del asombroso encanto de la noche.

No eres una excepción:

el cantar de los grillos

encuentra habitación en tu silencio

y la luz de incontables

estrellas en tu mínima mirada.

Imposible parece no quedarse de piedra.

 

Adolfo González

CANDADOS DE AMOR

(Puente de San Sebastián, Avilés)

 

Ciudad mía, te quiero

igual que a esa mujer:

lo que no me gusta de ella

me gusta de ti también.

 

*

(Puente del Sena)

 

En sólo un fin de semana

puede el amor ser eterno.

Firman: dos que aquí se amaron

y que nunca más se vieron.

 

 

SALTO DE AGUA

(El Escañorio)

 

El sonido del agua

despeñándose,

rompiéndose

musicalladamente,

sanjuandelacruzmente,

todo lo dice y nada dice,

dice sutil y dice madre,

dice despierta y sueña

y lo que piensa Issa,

Kobayashi,

allá en el más acá,

acá en el más allá

el sonido del agua,

el sonido del agua

dice y dice de la belleza,

dice de lo divino

mientras dice calma,

calma

porque el saber más puro es calma

y es lo sabio la meta,

como Heráclito lo dice,

está diciéndolo,

diciendo solamente

el sonido del agua,

el sonido del agua

que nos dice

-fantasmas, hombres, ángeles-

carpe diem

sursum corda

mens agitat molem,

que nos dice

que es la luz la que canta

en el canto del pájaro,

que nos dice

lo mismo que en el fondo

nosotros nos decimos,

el sonido del agua

despeñándose,

rompiéndose,

inventándose

 

el cristalino arroyo de la muerte.

 

AHÍ ESTÁ

Concederte una página

entera para ti sola,

humildísima

florecilla sin nombre que has llamado mi atención

en las inmediaciones de la Puerta de Alcalá.

 

 

HAIKU

(Otoño, Parque de Ferrera)

 

El viento empuja.

La lluvia se ha sentado

en los columpios.

 

APUNTE DE PAISAJE

La calle desierta. La tarde con traje de noche. Ni una estrella a la vista. El sonido que hace el viento con las ramas, que recuerda al de las olas. Hay un lirismo en todo esto. No el tantas veces, por manos tercas incitado, asesino de la poesía. No: un lirismo sin palabras. Con las palabras que perdí en la nieve.

 

CARBÓN

En mi recuerdo, esta fría tarde de enero de 2015 es un mediodía de julio de 1990. Mi abuelo Samuel, que pasa en casa, como siempre, un mes o dos, se sienta despacio a la mesa y nos cuenta pormenorizadamente las calles por donde ha ido sosteniendo la silicosis, cayado en mano, en su paseo matutino por Avilés. Aunque soy tan distraído como un crío cualquiera, durante la comida –arbejos, y me quejo– nadie le presta tanta atención como yo que, de pronto, recuerdo una fría tarde de enero de 2015 en la que mi nieto Adolfo, picador en la mina del papel en blanco, sale del tiempo y se encuentra con su abuelito.

 

Alguien se ha puesto

como un guante mi mano.

Puede que un ángel.

 

DETALLE CON CARMEN

Te traigo estas flores

por tener un detalle con ellas.

 

Image by mollyroselee from Pixabay
 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 5

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Adolfo González”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.