‘Jose de Maria Romero Barea’

Rocío Hernández Triano: barro intuitivo

José de María Romero Barea Autobiografía mitológica, sucinto recuento de largas caídas en “el terror endocrino (…) la hormona sucedánea” (“Diabetes…”). Con la sencillez de canciones, nombres en el monumento a los caídos: “María”, “Sara”, “Jairo”. Cada muerte es inevitable. Lo monótono de esa tragedia...

Claudia González Caparrós: justicia poética

José de María Romero Barea ¿Hace falta insistir en el tópico de que vivimos tiempos extraños, fascinantes e invariablemente terribles? En situaciones de crisis, ¿necesitamos más información o más poesía? A través de nuestras pantallas y perfiles de Facebook, cada vez que asistimos a los...

Agamben: memoria de la pérdida del fuego

José de María Romero Barea El exceso de información, la auto-evidencia y la instantaneidad, nos aíslan en el tiempo y el espacio. Hemos dejado de escuchar para compartir en Facebook. Nos hemos convertido en meros receptores. Denuncia de nuestra falta de interés en las preguntas...

Max Aub: nombres eternamente vivos

José de María Romero Barea Lo queda de una sólida obra poética es, si caso, un puñado de fragmentos anónimos, de composiciones apócrifas, que hablan a los insomnes. “El tiempo en cambio tiene una sola dirección y cae de su propio peso y es incapaz...

El poeta Vicente Núñez y lo indisoluble

José de María Romero Barea “Epicúreo” no es un adjetivo que relacionemos de forma inmediata con la Física moderna. Tradicionalmente, pertenecen a esa categoría los amantes de la comida y el buen vino. Llamar así a alguien, al menos desde la época del Padre Isla,...

Charlotte Mew: anhelos amargos, dulces anhelos

Charlotte Mew: anhelos amargos, dulces anhelos José de María Romero Barea La poeta inglesa Charlotte Mew (1869 – 1928) no goza de la reputación que merece, ni en el Reino Unido ni en España. Y eso que Thomas Hardy se declaró admirador suyo y ella...

Charlotte Mew: anhelos amargos, dulces anhelos

José de María Romero Barea La poeta inglesa Charlotte Mew (1869 – 1928) no goza de la reputación que merece, ni en el Reino Unido ni en España. Y eso que Thomas Hardy se declaró admirador suyo y ella lo visitó en varias ocasiones, hacia...

Leonardo Cano: La edad media

Leonardo Cano: un Volkswagen y una pluma Parker José de María Romero Barea “Luego [Moya] sale y conduce el coche de sus padres hasta casa de sus padres. De camino, ve a Urquiain abandonar la sede de Endesa (…) lleva traje gris, camisa blanca, corbata...