‘Maria Loreto Sutil Jimenez’

NO QUIERO

NO QUIERO   No quiero amor de angustia y miedo; no quiero. No quiero asaltos, ni abandonos, ni mermelada de fresa; no quiero. No quiero esperar llorando a que tu ventana se abra; no quiero.   Quiero una mezcla de yogurt, arroz con leche chocolate...

QUE NO PRONUNCIE TU NOMBRE

QUE NO PRONUNCIE TU NOMBRE Arrastro la pena de tu amor de oro y fuego. Fui guitarra en tus manos, boca, muslos, pecho… Contigo toqué el  infierno y el cielo. Mi alma cantó un aleluya, voces extrañas entonaron un himno secreto. Olor a azahar, claveles...

EL VENCIDO, De MANUEL ANDÚJAR

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro. Albert Einstein EL VENCIDO, De MANUEL ANDÚJAR El vencido es la segunda novela de una magistral trilogía de este magnífico escritor. La trilogía la inicia con el libro “Llanura”,...

TÚ YA NO ESTAS A MI LADO.

TÚ YA NO ESTAS A MI LADO.   Tengo un montón de sentimientos morados; con ellos hago una gavilla, los ato con un cordón de plata y espero. Miedo.   Pero, abro la ventana, entra el sol y pienso. Pienso. En Dios, en mi médico,...

ANTONIO Y CLEOPATRA, De WILLIAM SHAKESPEARE

Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso. Jorge Luis Borges ANTONIO Y CLEOPATRA, De WILLIAM SHAKESPEARE “—Cierto; pero este amor extravagante de nuestro general...

TU AMOR ME ACERCÓ LA MUERTE

TU AMOR ME ACERCÓ LA MUERTE   A la sombra de un sauce llorón cerca de aquel cementerio, el corazón roto de angustia, la brisa helaba mi piel, todo acercó tu recuerdo.   Mi primer amor no fue alegre… fue triste, triste como aquel cementerio,...

EL CONDE DE MONTECRISTO, De ALEXANDRE DUMAS

El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no debe quejarse si se pasa. Miguel de Cervantes EL CONDE DE MONTECRISTO, De ALEXANDRE DUMAS El conde de Montecristo, la novela de Alexandre Dumas, se desarrolla en Francia, Italia y varias islas del...

Y VER EL MAR

Y VER EL MAR   Hoy quiero sentarme contigo en la orilla. Y ver el mar. Mirar el horizonte, donde el azul, en una bruma, se funde con el cielo. Y ver el mar. Respirar el aire húmedo y salado que impregna mi pelo. Y...