‘Maria Loreto Sutil Jimenez’

NINGUNA EXCUSA ES BUENA

NINGUNA EXCUSA ES BUENA   Ninguna excusa es buena para entrar en la fría guerra. La entrada en el cementerio de la guerra, no debería hacerse, si no es, mediante la aprobación del pueblo mediante sufragio universal. No, por la decisión de una minoría que...

CADA NOCHE, CADA NOCHE, De LOLA LÓPEZ MONDÉJAR

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol. Martin Luther King CADA NOCHE, CADA NOCHE, De LOLA LÓPEZ MONDÉJAR ¿Fue una historia de amor lo que existió entre Lolita y Humbert en la novela de Vladimir Nabokov, como han...

LLORANDO ME CONTÓ UN ANCIANO

LLORANDO ME CONTÓ UN ANCIANO   Llorando, me contó un anciano cómo los jóvenes han empezado a emigrar. Desesperanzados… por una España agotada, derrotada… por el paro, impuestos abusivos, políticos corruptos… Es significativo comprobar como en un país, donde la familia es de tanta importancia...

VIENTO DEL ESTE, VIENTO DEL OESTE, De PEARL S. BUCK

¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo? Cicerón VIENTO DEL ESTE, VIENTO DEL OESTE, De PEARL S. BUCK La autora nació en Estados Unidos, sus padres eran misioneros presbiterianos establecidos en China, en Kiangsu. Desde...

LOS OSCUROS INSULTOS

LOS OSCUROS INSULTOS   Los oscuros insultos y dolorosos agravios pueden endurecer el suave corazón, incluso, de las mejores personas.   Desnuda soy, desnuda digo. Mª Loreto Sutil Jiménez

CRIMEN Y CASTIGO,

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo...

NO QUIERO

NO QUIERO   No quiero amor de angustia y miedo; no quiero. No quiero asaltos, ni abandonos, ni mermelada de fresa; no quiero. No quiero esperar llorando a que tu ventana se abra; no quiero.   Quiero una mezcla de yogurt, arroz con leche chocolate...

QUE NO PRONUNCIE TU NOMBRE

QUE NO PRONUNCIE TU NOMBRE Arrastro la pena de tu amor de oro y fuego. Fui guitarra en tus manos, boca, muslos, pecho… Contigo toqué el  infierno y el cielo. Mi alma cantó un aleluya, voces extrañas entonaron un himno secreto. Olor a azahar, claveles...