Cállate, ¿Por qué lloras?



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

CÁLLATE, ¿POR QUÉ LLORAS?

 

Cállate, ¿por qué lloras?

Ahora ya es tarde.

Sí, eras el plato prohibido…

El novio de mi madre.

Pero venías a mí en la madrugada,

cuando la luna clara

duerme sobre las ciudades

buscando el calor de los humanos,

y echa su luz como hilos

sobre los árboles y tejados…

Antes de que el alba enrollara

la manta de estrellas

dando paso al amanecer,

tú me buscabas…

Dormíamos sobre la tierra caliente

que calentaba nuestros cuerpos.

Tú, rescoldo viviente me abrasabas.

Nos escondíamos

del resplandor del cielo.

Se acercaban nuestras bocas

hasta que desteñían…

Nuestro amor

fue el más lento y violento.

Amontonados. Apelotonados.

Bajo el sol. Bajo el crepúsculo.

Encerrados. Acorralados.

Después…

Todo fue humo, muerte, lamento.

 

Desnuda soy, desnuda digo: soñadora.

Mª Loreto Sutil Jiménez

 

Sin comentarios a “Cállate, ¿Por qué lloras?”

añadir un comentario.

Deja una respuesta