‘Victor Corcoba Herrero’

Desértico el corazón

COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO Como todas las noches del invierno en que vivo me afano en llegar con mi clamor a tu presencia, porque sé, Dios mío, que estás ahí con tu aliento. ¡Sopla mi alma, volveré a erguirme como el olmo! Yo quiero ser...

La duda es poéticamente visible

COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO Es hora de conciliar y reconciliarse, de decir y desdecirse, de andar y desandar, de no ser y ser, de no endiosarse, de crear y recrearse, de vivir y desvivirse, y todo Señor porque creo en vos, Padre. Podré tener la...

El consuelo espiritual del órgano

COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO No hay lugar más glorioso, que los augustos muros de un santuario, recogiendo el armónico abecedario de un órgano, esparciendo alabanzas al Creador, como el de Nuestra Señora de los Olmos, en Torre de Juan Abad, donde el corazón se empaña...

El poema de la esperanza en el espíritu humano

ALGO MÁS QUE PALABRAS Víctor Corcoba Herrero/ Escritor corcoba@telefonica.net             Nunca las noticias son diabólicas por sí mismas, puesto que al final se revelan por si solas. Es verdad que nos alegra más el alma recibir mensajes esperanzadores, pero tampoco hay que dejarse abatir por...

Hay que tender puentes; No levantar muros

ALGO MÁS QUE PALABRAS Víctor Corcoba Herrero/ Escritor corcoba@telefonica.net             Se dice que la amistad lo es todo esta vida de tantos intereses. Algunos han llegado a decir que vale más que cualquier tesoro, otros más que el talento e incluso más que la propia...

Al Señor Santiago; Un peregrino de Dios

COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO No hay distancias para un peregrino, sino caminos que nos llevan por todo el mundo, veredas que nos acercan, vías que nos reconducen, rutas que nos enraízan, calzadas que nos recuerdan tus pasos; sí, a ti Señor Santiago, enhebro mi plegaria...

Cuerpos sin alma

COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO   A veces pienso que estoy dormido, otras que no existo, y otras que he dejado de vivir. En medio de la desdicha, un corazón llora, pero hay un Dios que perdona. La soledad de esta morada me ha dejado sin...

Mundos destructivos y destructores

ALGO MÁS QUE PALABRAS Víctor Corcoba Herrero/ Escritor corcoba@telefonica.net             Hay un mundo pasivo, que no acierta a defenderse con la razón y ensaya todo tipo de armas como autodefensa, o quizás como venganza o hasta divertimento, mientras también hay un mundo sin corazón dispuesto...