‘Literatura’

Muerte súbita

Por Francisco Vélez Nieto   “Es de los mejores galardones que hemos dado; es una novela singular, arriesgadísima”, afirmó Jorge Herralde, el veterano editor de Anagrama al concederle a escritor mexicano Álvaro Enrigue el Premio Herralde de Novela de 2013 por su obra Muerte súbita....

Lumbre

Por Francisco Vélez Nieto   Hernán Ronsino Lumbre Eterna cadencia Lo que el nombre de una inocente vaca como puede ser el de Lumbre la verdad que no resulta fácil de  imaginar que diera para tanto. Y lo mucho que proporciona a lo  largo de...

El pensamiento atrapado, de Abel Ros, la conciencia social en voz alta

      Pedro Luis Ibáñez Lérida                                        Mientras escribía esta reseña, recibí el triste acontecimiento del fallecimiento de Félix Grande. La radio informó, a primera hora de la mañana, de la luctuosa noticia con ese grado de instantaneidad y concreción con el que, a modo de...

La forastera

UNO Cuando Saturnino Perejil fue acusado de la muerte de María La Viciosa, respondió que nanai de la China. A pesar de la negativa, lo metieron en el depósito de cadáveres en donde encerraban al Gordo Alfredo cuando se jumaba y le daba por armar...

Hilados coregrafiados – Interrupciones I

  Leonor María Martínez Serrano Universidad de Córdoba   … y es que aún no sabemos separar  el deseo de no ser del de no ser más.  Hilados coregrafiados. Interrupciones I (2012), es la primera novela del poeta José de María Romero Barea (Córdoba, 1972)....

De la buena nos libre Dios

       En uno de sus muchos arrebatos de amor, Zeus violó a su hermana Deméter, la diosa de la tierra cultivada, y de esa unión nació Perséfone, la que fuera llamada a reinar en los infiernos. No contento con esta afrenta, violó también...

“A mis mejores amigos no los he visto nunca”

Raymond Chandler. Cartas y ensayos selectos “A mis mejores amigos no los he visto nunca” Traducción de César Aira y Juan Manuel Ibeas                                                              “El gran y difícil problema del escritor de nuestra época, si quiere vivir de eso, es escribir algo que el...

Tres hojas

   Apenas faltaban tres hojas y la voz de aquel hombre llenaba de sosiego las almas de sus amigos. Su voz incansable, con timbre de fondo metálico, colmaba el espacio de la sala umbría. Iba cayendo la tarde, aunque el sol no tocaba aún las...