Coctel explosivo



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Francisco Vélez Nieto

Un coctel explosivo lleno de tensiones y juegos sucios del maestro.

Corría el año 2001 cuando Elmore cansado de tantas preguntas sobre su triunfo indiscutible en la literatura del género vivo de la buena Novela Negra, redactó un decálogo que no tiene desperdicio. “Bajo ningún concepto empiece una novela hablando del tiempo que hace”. “Nada de prólogos”. “Evite las descripciones detalladas de cosas, personajes o lugares”.

01aElmore Leonard nació en 1925, falleció a loa 87 años en 2012 dejando vivas medio centenar de novelas la mayor parte de género policíaco. Falleció en un suburbio de Detroit, ciudad que amaba y en la que vivió gran parte de su vida. Para el buen lector aficionado a tan atrayente género Elmore sienpre es novedad, sus obras no envejecen dada la solidez narrativa, ofreciendo esa atención en el presente como lo fueron en el momento de su publicación. Así se debe abordar una nueva lectura, sin contemplar la fecha de edición sino como la obra de un escritor clásico heredero de la antorcha de Chandler, Hammett y Hemingway. Sólido punto de partida para su andadura como creador literario con aquellas novelas del Oeste, modelo que cuando este género empezó a decaer le indicó con certera flecha india, pasarse al género policíaco espacio desde el que alcanzó la meta como maestro con un estilo propio en la Novela negra.

La aventura que he vuelto a leer y cuya actualidad como ya señalo no ha decaído, vuelve a recrearme con sus diálogos directos y aparentemente simples que saltan por su vivacidad. Y es que son dardos envenenados engarzados en la singularidad de esa narrativa que describe las situaciones de aquellos personajes que van sucediéndose con amenidad y claridad diáfana. Actitud que muestra con esplendor el personaje de Jackie Brown esa azafata de vuelo que, pese a sus cuarenta y dos años, ofrece el tentador buen ver que despierta los deseos del hombre. Sin embargo ella tiene en cuenta que las locuras a la vuelta de la esquina no es lo más fructífero, puesto que llegará el día con los insobornables años pasando la factura. Y con ellos el despido por tanto una paga mensual que no le dará ni para dos pizzas diarias y pagar el austero apartamento. Estado realista que le lleva, por otra parte a aceptar el riesgo de ser correo de Robbie, un mafioso bien fichado por la policía que tiene cariñosas ganas de echarle el lazo.

01bEn uno de sus viajes de vuelta de su vuelo Jackie es descubierta en la aduana con un taco de dinero codiciado, que era lo acordado, pero además cincuenta gramos de droga que ella no sabía le habían metido en su bolsa. Entran en acción dos polis que van a por todas y que le prometen librarla de lo que le puede caer de cárcel, si a cambio colabora con ellos en llegar al fondo de cuánto puede haber detrás de esos miles de dólares y esa coca, que en este caso, se considera legal para consumo propio. Luego el verdadero manjar del mafioso posiblemente puede ser contrabando de armas de fuego en cantidades importantes.

Pero en ese mundo resbaladizo de compleja tela de araña y enredos donde la falta de escrúpulos es el intercambio cotidiano entre mafiosos, policía y jueces con prisas cansadas del cotidiano sainete, que una y otra vez se convierte en sangrientas soluciones. Todo tiene cobijo, no es un decir, el tránsito e intercambios que fluctúan entre la Ley, el bandidaje y los intermediarios legales. Y como muestra ahí está Max agente de finanzas al que difícilmente le puede faltar hueco o artimaña en la labor diaria de librar a delincuentes de unos años de cárcel. Porque tiene una frase de reclamo que es como su talismán con claras palabras y ripio poético.”Si te meten en el truyo, yo soy amigo tuyo” Personaje retratado por Elmore con ejemplar maestría mostrando también los fervores humanos, que suelan saltar en momentos claves de toda esta embriagadora calma de tan excelente novela. Que por cierto, fue traslada a cine por Tarantino, en guión fiel al contenido de la obra literaria lo que muestra la fidelidad del director a su rico contenido literario. Solo existen algunos cambios y omisiones en algunas escenas, que en absoluto alteran tan rico producto. En resumen, una novela que se vuelve a tener entre las manos y que en este caso se puede acompañar del bien rodado film de un Tarantino no demasiado violento.

 

Con cesión de derechos del autor.

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Un comentario a “Coctel explosivo”

  1. Ramón G. Medina dice:

    Mi modesta opinión es que este espacio cultural debe ser alimentado permanentemente en la poesía y demás temarios. Me parece importante trabajar en el campo cultural de todos los ámbitos por el bien de todos y con auténtica sinceriad, me parce de mucho interés. Saludos y adelante.
    Ramón

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.