CRÓNICAS LITERARIAS de Francisco Vélez Nieto



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Ramón G. Medina

CRÓNICAS LITERARIAS de Francisco Vélez Nieto

LIBRO QUE INVITA A LA LECTURA

            Acababa de leer el libro e iba a colocarlo en un estante, quizás, lo que suele hacerse tras la lectura de cualquier obra, cuando advertí que

Ramón G. Medina

Ramón G. Medina

no había leído su prólogo. Cosa que evito casi siempre, para no anticiparme a su contenido. Ahora lo hice. Y tras haber leído el introito que dedica Pedro Luís Ibáñez Lérida, reemprendí acto seguido una nueva lectura. No me confundía en absoluto, con la actual y tácita exploración de “Crónicas literarias”, de Francisco Vélez Nieto. Ocurriéndome como cuando leo a Borges: que no se trata de leer meramente un libro más -como ya había intuido en la anterior lectura-, sino que se trata de un libro que invita a leer otros libros. Esto ocurre en “Crónicas literarias”.

            Una vez más te recuerda el alma y el estremecimiento que produce un libro leído hace tiempo. Esto sucede al leer estas páginas. Sus líneas llevan de la mano inevitablemente, hacia costuras que unen la historia de los hombres. Y uno echa a andar por ese laberinto de los enhebrados mundos del libro. “La región más transparente”, nada más asomarse a sus primeras hojas. Y uno se acuerda entonces de ese pan que da la vida para mantenerse vivo y firme en sus convicciones, y no caer en la desesperación. Su fondo nos llena sin límites, lo imposible de las distancias y de nuevo, el espíritu vivo de lo que es la obra de los grandes autores que emerge ante los ojos y la memoria.

            Con entrañable desasosiego me van acercando sus páginas a esos autores de siempre con aire nuevo y apacible, hasta hacerme pensar: “Quien se sienta aburrido y se acerque a estas páginas, seguro, que encontrará la invitación más propicia para elegir el libro mejor acerado para su justa conciliación”. Y esto es lo que me fascina de estos autores como Vélez Nieto; que no sólo le atraviesan a uno la sonoridad de su lectura y capacidad de análisis, sino que le llevan al encuentro de otros paisajes literarios, haciendo imposible resistirse a ello. Descubriendo caminos de nuevo tránsito entre el inmenso bosque de las incertidumbres. Y uno piensa entonces: todo está escrito, excepto los vínculos del perfume de la ignorancia, que es ilimitado.

            Creo que nos acerca, con todo ánimo de intención, al esplendor de los discursos más emotivos y clásicos del apogeo de los hombres más @cronicaslúcidos que dio el género humano. Y, quiero pensar que es así o no existió Borgia, ni Virgilio, ni Albert Londres; o Van Gogh, o Julio Cortázar ni Cansinos Assens y así hasta 58 crónicas en este primer volumen, refiriéndose a narraciones y cuentos comprometidos con la vida del hombre… o el desarraigo de las literaturas al uso del olvido. Quizás no haya tiempo para todas las lecturas propuestas, pero Vélez Nieto nos las rememora con un encuentro visual en estado de vida substantivada y la condición objeto y falacia de la supervivencia. Es todo el hombre hasta la sombra inhabitable de los inevitables fracasos con su falacia genética más constructiva y mordaz. Lo más granado de la obra de los hombres. Es lo que me sugiere esa búsqueda por la intrincada herrería de la genuina raza humana.

            Y a medida que uno va terminando una de esas ilustradas crónicas, relato que alienta hacia la búsqueda o memoria del libro en materia reseñado, va llegándole esa gana en forma de entusiasmo para pasar al siguiente título. Nueva exploración, temática y planteamiento distinto o “Recuerdos de la edad perdida”. Uno de tantos nuncios de la obra, que nos arrima al penoso dolor de tiempos no lejanos de nuestras sombras recientes. Y uno empieza a ver la luz y busca no sólo el libro, sino la verdad. Porque aún parece que están todas las luces apagadas. En fin y sin fin, testimonios, todos, en obras de papel, que nos acercan a nuestro mayor patrimonio cultural y más sagrado memorándum histórico.

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Ramon G. Medina

Ramón G. Medina. Nacido en Almadén de la Plata (Sevilla 1948). Al sur de las heladas cumbres de Sierra Morena. Donde, como el Águila Real, se mira al sol Ramón G. Medina_pcara a cara por la mañana, y por la tarde se oye el canto de la tórtola, rimando canciones de amor con sus arrullos. Ha publicado el cuaderno “Del amor y sus ausencias”, y es colaborador en diversas antologías poéticas, teniendo en su haber ligeros premios de poesía.

Sin comentarios a “CRÓNICAS LITERARIAS de Francisco Vélez Nieto”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.