Danilo López Román



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Danilo López Román nació en Nicaragua en 1954. Después de estadías en Honduras y Portugal emigró en 1985con su esposa y tres hijas a los EUA, país del cual es ciudadano desde 1996. Arquitecto de profesión, Danilo tiene una Maestría en Administración de Empresas (INCAE Business School), un Ph.D. en Administración Pública, y un Máster en Escritura Creativa (MFA) por la Universidad de Texas.

Antólogo, poeta, y promotor cultural, sus poemas y narraciones han sido publicadas en numerosas revistas impresas y digitales de EUA y Latinoamérica, entre otras Linden Lane Magazine, Hayden Ferry Review, Border Senses, Chachalaca Review, Horizontes, El Pez y la Serpiente, La Prensa Literaria, Carrier Pigeon, y Baquiana. Ha aparecido en antologías poéticas de Nicaragua, Venezuela, EUA, Palestina y Argentina, y ha sido invitado a leer en las ferias internacionales de poesía de Miami, Barranquilla, Austin, Dallas, y Granada (Nicaragua).

Entre sus ocho colecciones de poesía publicadas están “God, Woman & Country” (American Fraternity Ediciones, Miami 1996), “Dona Nobis Pacem” (Morris Publishing, Nebraska 2006) -ambas publicadas con el patrocinio de Miami-Dade County Cultural Affairs Council- y “Extraña Ciudad” (2017 Amazon).

 

Almanaques

I

1          Sé que me voy al otro lado, al país de infinitas dimensiones, con

2          Muchas iras sin resolver, y viejas nieves y estaciones que

3          Me fueron queridas por breves y calladas.

4          En el final de sus días el hombre es maestro de inútiles honores,

5          No se deja llevar por estridentes conciertos ni

6          Letárgicas plañideras, no lo ciegan luces pequeñas ni lo

7          Deslumbran fértiles gargantas.

8          En la orilla de una muerte gris, como el cemento,

9          Dura, como el acero, nadie lo acompaña.

II

10        Que nadie me extienda mirtos ni lavanda

11        Entiéndase que somos insignificante

12        Partícula en la infinidad del universo.

13        Cuando el polvo que somos carezca de peso y sonido,

14        Cuando aquellos que iban detrás de mi hayan desaparecido en

15        un manto oscuro y deforme,

16        Si nadie nos oye explotar, si nadie nos ve apagarnos

17        Tiritando en el frio, ¿acaso algún día existimos?

 

Adioses

I

18        Cruzaremos nuestros pasos en la ciudad y no

19        nos vamos a encontrar.

20        La vida, el tiempo, son así, nos desgastan las

21        facciones. La memoria, como el agua, reduce

22        moles de basalto a guijarros transparentes

23        y una guerra interna nos abrasa con palabras de

24        mercurio y acentos de metal.

25        Es inevitable el olvido, se empieza

26        por ser invisible a la algarabía ajena.

27        No te ven pasar en medio de

28        ellos, insomne, deseoso,

29        habitante de un país gris-oscuro en

30        el borde de la nada.

 

II

31        Tiempo indecible atrás, decidiste penetrar en

32        la noche infinita, meditaciones de otoño, con

33        pasos de hierro. Resinosos olvidos construyeron

34        tu laboriosa respiración presente.

35        Mientras otros te descartan en baúles de

36        viejas heridas, cuando el deseo de vivir te ha

37        abandonado, cuando todos han borrado las huellas,

38        las aristas, cuando los monstruos disecados se han

39        disuelto en arenas pesadas de tiempo… es momento de

40        obliterar los velos que cargaste, las esporas que

41        esparciste. Incinerar tus heraldos, perderte en la

42        niebla. Tener piedad.

 

III

43        Primero tu voz se hace gutural

44        Luego tu inoportuna estampa es presagio de

45        cosas imposibles, extrañas como un naufragio.

46        Después tu silencio alcanza botas y oídos, te

47        narran como a un pasado milenario o

48        te ignoran como a un resto en desalojo,

49        una rama caída, deshojada, seca. Esa es tu

50        identidad de viaje, un corto inaudible

51        gemido que el viento se tragó. Un pantano hundido en

52        la selva solitaria, bruñida de bosques herméticos.

53        Un soplo efímero que la noche olvida, siempre

54        viejo, siempre arcano. Inútil.

 

Mayo-Junio 2015

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Danilo López Román”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.