Diarios de Djelfa



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Francisco Vélez Nieto

Max Aub. Diarios  Toda una vida de escritor por la palabra dignamente comprometida.

“No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura”

George Orwell

 Amarga  ironía un olvido como el del polifacético exiliado español Max Aub,  creador lleno de estancias,  injustamente tratado en esta España a la que tanto dio hasta su muerte en julio de 1972 en México. “Mis libros, escribe, no se venden. No tengo editor- y sabe Dios si lo procuro- como no sea para mis libros de crítica (que no lo son, sino charlas de café). Se consideraba un escritor sin lectores, algo semejante a Azaña, aunque estoy seguro que esta comparación no le sería agradable, en los Diarios habla  precisamente de la soberbia intelectual de quien fue el último presidente de la República española.

 Sintió de una manera tan intensa el ser español, él que no había nacido en España, judío, hijo de madre francesa de origen alemán y padre alemán, se consideró siempre tan dramáticamente hijo de esta tierra, tanto, que si el exilio significó una pérdida irreparable durante muchas décadas para el país – y no me refiero solamente a la literatura -, para él  supuso un vivir sin estar viviendo. Es el sentir amargo y solidario que traslucen las páginas de estos “Diarios” cargadas de una emocional de  adioses finales, cuando se van presentando los incontenibles y dolorosos retratos de los que se van para siempre.

 Todo Litoral, Prados, Cernuda, Salinas, Moreno Villa, junto a León Felipe, Domenchina, Rivas Cherif, Juan Ramón, una lista entre la belleza y tristeza

Max Aub

de los adioses del exilio con el mal de España como dolida huella de despedida.

Soledades de una muchedumbre que nos va desgranando el narrador con multitud de anécdotas, perfiles, datos, encuentros, desencuentros, envidias, desilusiones. El tiempo pasa y la mirada puesta en la patria lejana va perdiendo visibilidad, el horizonte se nubla. Palpita el escritor una sucesión de secuencias, subjetivamente dolorosas, que sin embargo no lo ciegan para impedir ver la tragedia del éxodo en otros, muchos de ellos en apuradas condiciones económicas. Dolor producido por una derrota que fue digerida por muy pocos, entre ellos este inmenso Max Aub.

 Labor encomiable  de significa ir recomendando la obra de Aub hasta situarla en el lugar justo que le corresponde, la que hemos asumido los que conocemos sin rica creación literaria. Elogiable compromiso el asumido por la Fundación Max Aub de Segorbe (Alicante), el trabajo de investigación de Aznar Soler y la de  Alba Editorial con la cuidada edición de otros importantes títulos del escritor, porque en los mediocres tiempos que corren en política, pueden despertar un sentimiento de solidaridad, que tan necesario puede resultar. En este caso lo que se pretende y desea es dar noticia comentada de la importancia literaria sobre la vida en el exilio mexicano de una legión de escritores e intelectuales españoles que desfilan por estas páginas  las cuales se inician  en febrero del 39 finalizando con   la muerte del autor en julio del 72. Poseedor d de estilo narrativo directo, ameno y  ágil de una amenidad casi cinematográfica, tan peculiar en las formas expresivas de la narrativa de Max Aub. Te ejercicio de lectura, continuidad de secuencias, saltos atrás y adelante en el tiempo, divagaciones, noticias de la creación literaria,  la lucha por no caer en el olvido, de los que han quedado impotentes, mutilados.  Sentidos a adioses. Literatura recuperada de un capítulo de la historia, que como señalo, cada día se va envolviendo más en el implacable olvido. De ahí otro de los factores a tener en cuenta, el exilio provocado por esa sangrienta y tremenda guerra civil, forma parte muy rica de nosotros, siendo, junto a la literaria, la que me obliga de vez en cuando, volver a la memoria de la derrita. Aportar con sanas maneras en la escritura de expresarlo para el posible público lector.

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino
En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I)
Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos).
Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía.
Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía.
Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015
Francisco Vélez Nieto

Sin comentarios a “Diarios de Djelfa”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.