El amor está reservado para los valientes



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

ALGO MÁS QUE PALABRAS

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

            Un cobarde es incapaz de mostrar humanidad alguna; hacerlo está reservado para los valientes, que saben lo que es amar sin condiciones, ni condicionantes. El mayor acto de valentía siempre nace en lo profundo del alma, y se alienta con el compromiso del amor hacia nuestros semejantes. Ellos son los artífices de la paz. Me estoy refiriendo a aquellos ciudadanos, grupos de personas o instituciones que promueven y protegen los derechos humanos de manera armónica, rechazando todo tipo de violencia. Sin duda, son nuestros ángeles. Muchas de esas personas arriesgan su vida, soportan multitud de intimidaciones y represalias, son víctimas de ejecuciones y torturas, sufren detenciones arbitrarias, amenazas de muerte, pero continúan con su quehacer callado, a pesar de los acosos y difamaciones que suelen recibir a diario. Inadmisiblemente, a esta gente de buen hacer y mejor obrar, que son la luz, en excesivas ocasiones se le intenta apagar la llama.

            Comprenderá el lector mi admiración. Estos héroes de la vida suelen tener un corazón muy grande, fruto del verdadero amor, injertado como abecedario de su existencia. Ciertamente, han optado por un futuro pacífico y no escatiman esfuerzo alguno; es su oportunidad, la de hacer valer los derechos humanos con la firmeza necesaria. Sin duda, saben mejor que nadie que vivimos tiempos espinosos, que nos desbordan por su violencia y venganza, hoy mismo un grupo de expertos de Naciones Unidas y del sistema Interamericano de Derechos Humanos, lamentan los intentos de desacreditar e intimidar a defensores de derechos humanos en una televisión pública de un país, en represalia por activismo y su cooperación con la ONU y organismos regionales que se ocupan de las garantías fundamentales. Indudablemente, todos los gobiernos del mundo mundial deberían saber que deben respetar y defender la participación de estos gentíos de paz.

            Lo mismo sucede con las agresiones, secuestros y crímenes a periodistas, que lo único que hacen es mostrar al mundo el aluvión de contrariedades e injusticias, con el fin de que la ciudadanía esté informada para que pueda tomar decisiones acertadas. Por consiguiente, es esencial que estos hechos no queden impunes, y la comunidad internacional debe actuar con la contundencia necesaria para que no vuelvan a suceder. Este es el momento de contrastar la lógica del miedo con la ética de la responsabilidad, para promover un hábitat más de todos y de nadie, y para ello pienso que el respeto a los derechos humanos fundamentales, junto con el desarrollo socioeconómico y la libertad, son esenciales para el futuro y la supervivencia de la familia humana. La idea aristotélica de que la excelencia moral es resultado del hábito, puesto que nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía; puede ayudarnos a tomar la orientación debida.

            Si en verdad nos moviera el amor, nuestra acción debe ser valiente, no tibia; pues, nos consta, que todavía hay demasiada represión en todo los continentes, exorbitante irresponsabilidad, lo que nos exige a toda la ciudadanía retomar una nueva conciencia de los derechos humanos, tan devaluados hoy en día. Por tanto, bravo por esos defensores que hacen lo posible, y a veces hasta lo imposible, para defender los ideales y las aspiraciones que son válidas para todas las culturas y todas las personas; y también bravo, por esos periodistas entregados en dilucidar las verdad de los acontecimientos. La libertad de expresión es la piedra angular de este combate de valentía, que no es otro, que advertir que los derechos humanos pertenecen a toda la humanidad, y nadie debería invocar diferencias para atentar contra algo que es inherente al ser humano y a cada uno de nosotros.

            Al fin y al cabo, por mucho que un ser humano valga, jamás tendrá valor más alto que el de ser ciudadano del mundo, con lo que eso conlleva, de valentía y de humanidad. ¿Qué mayor prueba de afecto?. Recuerden, que siempre se ha dicho, que allá donde reina el auténtico amor, sobran las palabras. Qué gran verdad.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

22 de julio de 2015

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Victor Corcoba Herrero

Víctor Corcoba Herrero nació en 1958 en un pueblo de la cuenca minera de Laciana, Cuevas del Sil (León). Desde siempre ha sido un viajero nato y en la actualidad reside en Granada. Es Diplomado en Magisterio por la Universidad de Oviedo y Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Ejerce como miembro activo de diversas academias de periodismo, culturales y de pensamiento. Tiene decenas de libros publicados entre poesía, ensayos, cuentos, biografías y novela corta. Es un estudioso del Flamenco -ejerce la crítica y forma parte del jurado en prestigiosos eventos nacionales-, de la pintura -colabora en varias revistas especializadas- y, en general, de todas las artes. Es conferenciante y columnista de medios escritos, radio y televisión, además de ser una persona implicada en temas sociales. En la actualidad es Redactor Jefe de la revista de Proyecto Hombre Granada.

Sin comentarios a “El amor está reservado para los valientes”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.