El interior



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Francisco Vélez Nieto

 Martín Caparrós

El interior

Malpaso. Ediciones S. L.

“Yo no investigo, yo hurgo, no busco nada consultor: con lo visible alcanza”

martinTomado esta cita del autor de El interior me sitúo en mi mundo de lector  que durante tantos años  ha ido llegando en su lento beber al rico venero de autores latinoamericanos, entre ellos argentinos, lo que junto al agradecimiento que les debo por lo que han ofrecido se suma el placer de mantener la  devoción hacia algunos de ellos. Estos pueden ser los nombres de los más sobresalientes: José Hernández autor del poema Martín Fierro, Borges, Cortázar, Sábato, Bioy Casares,  Piglia y como admiración  solidaria Che Guevara autor de hechos irrepetibles en la historia de la  América del siglo XX. Y desde cercanas fecha llamó a la puerta del verano la llegada con entusiasmo de esta joya de la narrativa argentina, exquisitamente editada por la editorial Malpaso, que lleva por título El interior cuyo autor es Martín Caparrós.

Encuentro con un prodigioso y pausado cronista que vuelca su mirada sobre su patria Martín Caparrós que cubre con justicia el compromiso con estilo sentido y descriptivo de sus crónicas, descubrimiento capaz de absorber al lector ofreciendo una obra comprometida con la propia voluntad y vocación narrativa. Cumplimiento del concepto machadiano de  “hacer camino al andar” en un verdadero y variopinto caminar para poder abarcar los más diversos puntos geográficos de una tierra amada, con una descripción narrativa donde las falsedades oficiales resultan ser “la suma de confusiones que hierve bajo la solemnidad triste y hueca de la bandera” Siendo esto lo que logra con merecido mérito el autor al recorrer, conversar   distendido contemplando con ojo crítico y analítico la parte Norte de Argentina. Una andadura en un viejo Renart iniciada allá por  2004 que continuaría todo 2005, en salidas de tres meses. Total 14 provincias que hacen la suma de treinta mil kilómetros para plasmar una situación que reboza humanismo pese a la tragedia de ese malvivir en provincias en  cruda lucha por el vivir diario.

martinelipDesde este sur de Andalucía trasladarse por medio de la escritura descriptiva, humanamente sentido por el cronista, a esas inmensidades argentinas, me resulta alucinante si hago la comparación entre una y otra geografía desde la reducida que resulta mi Sur, se me semeja un “paraiso” comparado a esa parte de la Argentina cuya variada extensión en tierras y gente resulta desbordante a la vez que conmociona, lo llama a uno para ofrecerle un país en este racimo de crónicas que logran abrir el libro entre sus manos volcarse sobre su contenido, compartir el camino y el hablar con la gente de provincias y pueblos en charlas tan confesionales como curiosas y crudas en las que se confiesan las circunstancias en las que viven. Para el fluir interior en esa variedad de personalidades anónimas de los pueblos hablando de lo que oficialmente “no se habla”, porque “Contra lo que se cree”,  “el interior no es un mundo rural: todo lo contrario. El 80 por cien de sus habitantes vive en ciudades” Y es tanto lo que nos tiene que contar Martín Caparrós que ese mundo argentino real se vuelve un tanto espacio de uno mismo por haberse convertido la andadura en un caminar  de compañero por medio de la lectura solidaria.

Y ante esta aventura rebosante de una  sensibilidad inmensa el autor se pregunta: “¿Se puede narrar  un país  esa entelequia? ¿Es posible articular  con palabras la suma  de confusiones que hierve bajo la solemnidad  triste o hueca de una bandera? “Tal vez no. Alguien, sin embargo, ha logrado narrar la persecución de este relato y convertirlo en un gran hallazgo. Un hombre contempla la carretera: “sería un alivio tener una misión. Pero  no aspiro  a tanto –escribo-.Me contentaría con saber qué estoy buscando. Quizás, en el camino, lo consiga. Lo consigue porque  hallará la búsqueda” Con toda garantía literaria y de contenido, es toda una muestra modelos de crónicas de un tiempo vivido esta obra de inmensidad geográfica de humana.

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino
En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I)
Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos).
Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía.
Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía.
Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015
Francisco Vélez Nieto

Sin comentarios a “El interior”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.