El Pintor



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Dr. Cornelia Păun Heinzel : ”El Pintor”

La puerta del aula se abrió y un joven que parecía venido del  Renacimiento hizo su aparición. En un principio, la profesora tuvo  la sensación de que era una ilusión, pero todo a su alrededor era bastante real – los estudiantes, el aula, la conferencia – solamente el rostro del joven recién llegado parecía que se hubiera teletransportado desde la época feudal. Alto, delgado, con el rostro sin afeitar, realizando sus fuertes características masculinas, como   la estructura de una cara larga con unos pómulos óseos prominentes unos ojos que ocultaban en su mirada un trágico secreto, algo misterioso y doloroso.

Empática y con una sensibilidad especial, la profesora tuvo el presentimiento de que el enigma iba a ser resuelto pronto.
– ¡Hola! dijo el recién llegado en voz baja.
– El pintor! Llegó el pintor! gritó histéricamente una de las poca  mujeres jóvenes que habla.

– ¿Es usted el pintor? preguntó con curiosidad la profesora, una amante del arte.

– No, eso lo ha dicho una de las chicas, repondió el joven suavemente.
– Con eses sombrero de Rembrandt, cómo lleva el – dijo la joven alegremente. Nuestro colega se llama Leonardo.

Las chicas saltaban alrededor del joven alegremente, pero este se sentó muy serio en el banco. La reacción del chico incito a las jóvenes a retirarse. Si se hubiera tratado de otro hombre, al segundo siguiente habría tenido a una chica sentada sobre una rodilla y otra colgando
del brazo derecho y otra colgando del brazo izquierdo y una subida un su lomo. Como habia observado la profesora esa mañana en la calle, otro estudiante conocido que se acercaban un nutrido grupo de chicas jóvenes, como las abejas acuden a la colmena con miel.

        Pero el joven se sentó en un banco solitario, aunque no había sucedido nada especial a su alrededor.

Tras la pausa Leonardo se acercó a la profesora y le preguntó:
– Senora profesora para el próximo trabajo, que vamos a  preparar?
La profesora explicó en detalladamente qué debia aprender el chico y el tomó concienzudamente.

– Así que usted no tiene ninguna relación con la pintura, le dijo la profesora.
– No, pero vivo en un antiguo edificio de la Unión de Artistas, un edificio interesante del centro histórico y todos mis vecinos son pintores y escultores, replicó el joven.
– ¿Y dónde está el edificio en el centro histórico ? -preguntó la profesora con curiosidad.

– En la calle Lipscani, justo al lado del Banco Nacional. Es un edificio nacionalizado después de la Revolución y fue donado a la Unión de Artistas – dijo Leonardo.

– ¿Pero cómo ha llegado hasta allí? – le preguntó la profesora.
– La estancia de alojamiento, a un pintor, recibió la habitación alquilada de la Unión. El taller está lleno de pinturas, caballetes, lienzos, marcos parece un taller de pintura – dijo.

– Creo que es una buena vida entre los artistas – concluyó la profesora, la Senora Sas.

– Yo no sé qué decirle, mis vecinos son un poco taciturnos, introvertidos, se mueven permanentemente, no tienen dinero ni siquiera para el alquiler. Ellos viven de hoy a mañana y si no pagan deben abandonar la vivienda, explicó el joven.

– ¿Y tu? ¿ Cómo pagas el alquiler? – continuó preguntando la mujer.
– ¿Señora, yo trabajo! Soy cámara de una cadena de televisión  privada, dijo el hombre.
– Está bien, pero… ¿Y sus padres ? – preguntó  la profesora.
– Mis padres… Eso es una vieja historia. Mi padre era un piloto, me está yendo muy bien, éramos una familia feliz. Pero murió! Y entonces empezó el calvario de mi vida! Y en la vida de mi hermana! Mi madre conoció a otro hombre que la obligó a vender nuestro apartamento. Un apartamento grande y hermoso, de tres habitaciones, así que mi hermana está en la calle! Mi madre no se preocupa de nosotros! relató el joven .

– Y su madre, qué hace ahora? preguntó la Señora Sas.
– No lo sé, su actual marido la engañó y le quitó el dinero del apartamento – dijo el joven.

– ¿Y no te ayudó ? le preguntó la profesora, pensando en muchas personas que se habían divorciado o que habían avalado con créditos a conocidos, y los habían llevado a la calle, sin hogar a vivir entre los árboles, los arbustos.
– No me interesa, señora! Ella no se preocupa de nosotros – dijo Leonardo.
– Sin embargo, ¿tu hermana qué hace? – preguntó la mujer.
-Ella vive y está sola, como yo – dijo Leonardo.
– ¿Por qué no vives en una residencia de estudiantes?

– Señora, porque se necesita pagar mucho, dar grandes sobornos, ¿Cómo para todo hoy en dia, para cualquier cosa! Es mejor alquilar a los pintores. En los bloques te roban los presidentes de asociaciones, antiguos colaboradores o actuales de la Seguridad, como en el bosque. Toman el dinero de sus salarios, para los empleados de la  Asociación como si fuesen propios. Éllos compran alimentos y objetos con dinero de la Asociación y no lo controla nadie. Y en el mantenimiento normalmente se pregunta menos de lo que se  debería. Por lo tanto la paradoja llegó cuando el presidente con cuatro habitaciones calculo que su mantenimiento era mucho menor que un estudio. ¿Robar a lo grande ! – dijo el joven – ellos lo controlan todo, incluso la basura… quieren saberlo todo acerca de todos.

-Pero la peor que me ocurrió fue con la compañía de Internet. Envian a recolectores de firmas por la noche a mi puerta, amenazándome que ahora son los propietarios incluso de mi mismo. Yo tenía un contrato con ellos y no tienen Internet, sólo lo tuve tres días y ahora quieren darle un valor al contrato de veinte millones, para dos años, sin proporcionar nada. Tampoco se puede decir que es la ley, leí un artículo que recientemente se modificó la ley de protección al consumidor, especificando su protección. ¿Qué le parece lo que dice? Si le hace un contrato de proveedor de servicios no está obligado a dar nada, pero usted tiene que pagar todo, además pueden pedir enormes sanciones – incluso como está escrito, señora – y pueden solicitar una indemnización, al igual que después de lesionarse Parson. Y no hay ningún aviso.
La profesora se sorprendió por lo que escuchó, a pesar de que había visto muchas cosas últimamente, no había nada que la sorprendiese.

  • Se oyó la fuerte voz de una chica.
    – Déjeme decirle lo que me pasó cuando quería estudiar para el examen. Yo comparto la habitación con mis tres hermanas, sus amigos son de Bucarest, pero ellos viven en una residencia de estudiantes. Y no puedo encender la luz para estudiar. Ellos también son estudiantes de Económicas, pero yo no los visto estudiar… No sé cuándo o cómo se preparan, nunca los he visto hacer nada, pero obtienen notas de diez.
    – ¿Y ellos como están en la residencia de estudiantes de la Politecnica ? ¿En  la nuestra no hay espacio para alojarse! dijo un chico rebelándose.
    – Sobornado, como se hace todo hoy en dia – respondió la chica – hay que sobornar para cualquier cosa!

– Yo duermo en la litera de arriba, la camas están apiladas y tenemos una bombilla como fuente de luz, cada noche se quema la bombilla. No se puede revisar para el examen, debes bajar como un mono por las barras metálicas verticales de la litera y hay que salir hasta la chimenea que está en el vestíbulo. Del aseo sale un muchacho  desaliñado y ojeroso. “Por favor, apaga las luces del pasillo – le comento. “Ok! Me dice el chico, pero dame un trapo para desenroscar! Quema, está muy caliente! – me dice el chico cortésmente. Entro en la habitación y cojo ropa de una silla que está junto a la cama, que se que dejaré sin ropa. Tomo un poco de tela, la más pequeña para dársela al chico, cuando extendi mi mano me di cuento que había elegido unos bóxers del novio de la hermana mayor. Lo puse sobre mis pantalones vaqueros, pero yo estaba demasiado estresado por el examen, para reaccionar. Así y el muchacho estaba cansado como en un sueño.

– Eso no es nada “, dijo una chica morena con un pelo largo, lacio. Yo me dormí antes del examen, para estar descansada, todavía en la cama de arriba. A media noche yo y mis compañeras de habitación, nos despertamos debido a unos gritos terribles y patadas y golpes en la puerta.

  “Mariaaaaa … ..! Mariaaaa ……! ¿Dónde estás María! ¿Con quién estas? ¿Por qué me dejaste?, después los golpesen la puerta cesaron y en entró a toda velocidad un chico en el centro de la habitación. “Mariaaaaa … ..! Mariaaaa …! ¿Dónde está Maria? Dónde te lo dejó? “. Mi compañera, situada en la segunda litera, se levantó y con una calma perfecta, dijo: “Cariño, tu María no está aquí! Búscala en otra habitación o en la discoteca ! “.
“Dime cómo hacer trampas de cara al libro…” se escuchó en voz baja en la calle, un fragmento de una canción muy escuchada.

– Y nosotros estamos sin puerta en la habitación, sin poder dormir hasta la mañana siguiente – dijo la chica en su historia.
– A míme paso una trágica situación mayor – dijo una muchaca rubia, delgada y baja de estatura. Mi compañera de habitación  tiene más amigos. Ella trajo como inquilino a uno de sus amantes y trasladó durante un tiempo a un novio de Bucarest. Yo estudiaba  muy ocupada, mientras el amigo de mi companera se pasaba todo el dia haciendo flexiones en la habitación. Un día cuando termine el examen y el loco vuelva a beber una botella con agua fría, se la tiraré por mi cabeza, suerte que hace calor.

Desde los altavoces sonaba entrecortado, otro éxito de moda:  “Esta vida no se sabe qué / pero yo quiero.”
Varios jóvenes hacían el coro lentamente.
– A mi no me importa que las chicas estudien ! ¿Cómo puedo atrapar a una y tener relaciones sexuales con ella! dijo un joven delgado, moreno con un bello rostro. He hecho tanto en mi vida! Ya estoy cansado !

“En la sesión, cierro la puerta con llave de la habitación, cuando voy a ir al baño me agarro a una chica tiesa, quiere que  me atrape fuerte y se quede pegada como un palo y no me deje hasta que ella llegue a mi cama. Y mi educación se va por el desagüe …”

La profesora recordó que ella tuvo un
accidente desagradable recientemente en la residencia de estudiantes en agosto, antes del inicio del año académico. La residencia de estudiantes estaba prácticamente vacia , solo estaban los estudiantes repetidores. Fue al servicio administrativo para recibir una habitación de alojamiento. Obtuvo rápidamente un lugar en un hostal y fue a ver la sala, era muy lujosa, como nunca antes había visto un dormitorio y lo encontró un poco aislado. En ese piso no había nadie, le pareció extraño. Fue inmediatamente a ver cuál era la situación.

El director de la residencia, un joven obeso, de apariencia y  comportamiento mafioso y a causa de su apariencia, parecía diez o quince años mayor. Él respondió travieso con el pasaporte en la mano, justo después de descender de un jeep negro, lujoso.

La mujer se asustó cuando vio a su documento de identidad en sus manos. “¿Cómo tenía el administrador, el joven con figura de mafioso travieso ¿ “, se preguntó ella.

– Deme, por favor, mi documento de identidad ! Soy profesora! dijo ella.

– Ya te conozco, de hace muchos años, de la residencia ! Tu eres una alumna ! respondió el hombre con agallas. ¿No puedo ver bien, lo que es?
– Me gradué hace mucho tiempo. Soy Doctora ! Pregunte a su jefe, el señor decano Alexa. El me conoce ! dijo la profesora. Sabía que ella aparentaba mucho menos edad de lo que era, pero no esperaba una cosa asi, incluso en la residencia de estudiantes. “Si uno vive  permanentemente entre jóvenes, los entiende, se llega a actuar como ellos y nunca no hace uno viejo”, pensó la mujer.

El hombre la examinó con incredulidad. Dio sin embargo el documento.
Y ella buscó un lugar en otro hotel, aunque ya había pagado, decidió renunciar al dinero abonado.
Los recientes recuerdos se escucharon es una canción: “¿Por qué estás aquí / Sólo se dejó cicatrices … / Me dejaste lleno de miedos.”
– Tengo un amigo de la escuela superior hace cuatro años, reveló una chica de cabello oscuro, excesivamente obesa. Me quedo en casa, cocino y lavo para él y él va con otras mujeres. Cuando él  llega a casa, me rompe en bataille, pero también lo es el amor, duele,  concluyó filosóficamente la chica.

Cogida por sorpresa, los recuerdos se podían escuchar en voz baja chocó con otro de moda “está el amor tan raro / Amor que no tiene dónde encontrar / sólo pueden historias”. Y otros recuerdos con “chica Rushen” inundaron el aula.

– Señora, usted sabe donde están las mujeres más bellas? Las mujeres rusas, señora! dijo un chico alto y delgado.

La profesora pensó que en Bucarest, siempre la llamaba alguien por la calle “chica rusa” y ella se enojaba. Ahora entendia que realmente se molestaba por nada. Entonces recordó la canción rítmica “Siente la musa / Siente la musa / una rusa que ponga me confusa…”, y que a ella le gustaba cantar. Recientemente, cuando salió cansada de la escuela, entró en un supermercado para comprar algo de comida. Un señor de edad, elegante le dijo: “Rusia … Rusia …”. Molesta y agotada tras un día largo que terminó, la maestra tuvo más ganas de considerar como de costumbre, dijo por cualquier transeúnte y exclamó: “Y tú, hombre serio! “. Pero el hombre respondió, preguntándose: “¿Pero porqué se ha molestado la Señora, las mujeres rusas son las más bellas, solo yo he hecho un cumplido “.

Las chicas subieron la música al máximo para escuchar otra canción: “A menos que no puedas, puede hacer la chica, si no lo sabe, conoce la chica!” Y las mujeres comenzaron a cantar felices. Dos jóvenes obesos y rubios se molestaron. Tenian más de veinte años y no tenian ningún pelo en su blanca y oronda cara.

– ¿Ghidoveţ, ¿Por qué te enfadas? – dijo un joven delgado y delicadoentre risas.

– Es que uno no puede! respondió una morena obesa, riendo.
– Pero ¿ tú que sabes? le preguntó malicioso, otro muchacho alto y delgado.
– ¿Eh ! Y tú , quréis mucho respondió la chica, riendo.

Los jóvenes comenzón  coro traviesa a cantar otra canción de arriba: “Hoy me siento como si / que te amo!”..
– Sólo hoy es bastante raro y apenas te sientes como … respondió la morena irónicamente.

“Su novia / me dice que quiere”, el nuevo éxito que tanto gustaba a los jóvenes, se escuchó de nuevo. Y entonces la canción “Nosotros dos y una botella de litro”, penetró de nuevo en los tímpanos de los que estaban en el aula.

En la parte de atrás, dos chicas se depilaban los pelos de su bigote. Ellos empezaron a hacerlo durante el curso, lo hacian siempre, curiosamente incluso el apellido de una de ella era “Bigote”.

“Nombre predestinado,” pensó la profesora.

“Dependiente de forma curva / dejamos que las familias de mi espalda”, el coro cantó, otra canción que sonaba en la emisora de radio que rompió el silencio.

Leonardo miro seguidamente, veía el color de la piel posterior hemisférica transparente de la cadena de su colega, morenas que se extendían sobre el banco después de unas hojas de papel.
Dos compañeros obesos intentaron moverse, entre ellos subían y tropezaron varias veces a cada paso.

Uno de ellos tenia  sus padres en Italia, trabajaban allí, le mandaban dinero y el sólo compraba comida rápida.
La profesora pensó que era como un anciano, no como la gente joven que salía cada mañana del metro y dijo, riendo: “Tengo ochenta años, voy a ir más rápido que dentro de veinte años! “.

Leonardo llegó al bulevar. En el coche con la música alta, se detuvo delante de un paso de peatones, se escuchaba la letra de “Los ojos son de color rojo de la fatiga / ¿Cómo hacer que el dinero / atormente  todas las noches.” Se puso los auriculares, escuchó la música que le gustaba. De este manera, se le olvidaban las preocupaciones y problemas diarios. “Eso es sólo yo y mis canciones favoritas”, pensaba el joven. “Soy como un autista!” “Dum, dum, / con auriculares en la cabeza / Camino solo en la carretera. Dum, dum / ¿le gustaré a alguien? / estar contigo ahora ” – sonaban en los oídos recuerdos conocidos. “Sin dinero, ninguna chica me mira, tan sólo en Internet. Debe ser la moda de ahora, eso sí, no hay ninguna mujer de ochenta años, que publique en Facebook, una imagen de una chica de quince años… o… tal vez incluso un hombre… “.

De todos modos no tengo Internet, pero parodójicamente tendré que pagar lo que debo sino de lo contrario la curación vendrán a amenazarme para cobrar.

En la calle, de repente, vio un grupo de personas desorientadas,  saliendo de un edificio. Él levantó la cabeza y leyó el panel, escrito en letras grandes: “La representación de la magia.” Una joven enorme, con ojos nublados se topo con Leonardo y casi cayó sobre él. “Es obvio que ha habido un efecto mágico”, – pensó el joven. “Si se cae, me chafa”.

Él llegó rápidamente a “pasaje latino”, el lugar donde siempre había uno o más cantantes con distintos instrumentos. Esto no era tan extraño. Un hombre negro tocaba un instrumento extraño, una especie de tubo largo, muy largo. Pero lo que más le sorprendió fue el sonido que emitia era extraño, espeluznante. Leonardo sentía un hormigueo por mi espina dorsal. Se sentía como en un ritual vudú o en una procesión funeraria, con un mago de la jungla. Al salir sorprendido y aturdido por los recuerdos de ese misterioso sonído. En el lugar habla un anuncio en letras grandes donde se podía leer “Invitamos a la presentación de los tés”.

El joven entró feliz. Tendria la oportunidad de calentarse con un poco de té caliente. En frente, cogiendo tono, un hombre de mediana edad, vestido de forma elegante, llamaba a los clientes para servir, un líquido vivo de intenso color, el vapor flotaba escalonadamente. “Es muy bonito”, pensó Leonardo y se dirigió a la mesa de al lado. Una hermosa joven, flexible y amable le ofreció un vaso de plástico con una bebida caliente, roja y fragante.
– ¿Es rooibos africano, le informó ella.

Leonardo bebió rápidamente, aunque recordó que había leído en alguna parte que este té no era comestible, pero si el apetito por estas extrañas pociones y estaba apenas abierta. Viajo a través de  los sitios. Por último, le hubiera gustado, pero el sentido común le dijo que lo dejara. Vio la puerta de salida de la habitación y se sentia aturdido, como si hubiera consumido alcohol. Continúó, teniendo los edificios en la acera de la carretera, como una persona intoxicada. “Por lo menos tenía algo”.

En el callejón de al lado había una feria de comida tradicional: mortadela, salami y pasteles caserros…, también lo podía comprar en las tiendas, pero venden lo vendían al triple de precio.
– Aquí tenemos una pieza que usted puede degustar ! dijo a una joven que le acompañaba, sosteniendo un pequeño porción de tarta. No diga, que nunca ha querido un trozo de tarta.

Leonardo llegó rápidamente a su casa. En frente de la puerta, estaba el hijo de su vecino de  tres años, jugando solo.
– ¿Qué haces Giani? le preguntó Leonardo.
– Pienso en mi novia, Susana, dijo seriamente el niño.
– Tienes novia, Giani? – le preguntó Leonardo, divertido.
– Sí, dijo el niño con convicción. Y tengo una amante, Sorana… cuando Suzana falta a la guardería.

– ¿Y qué haces con amantes?- continuó el joven la conversación.
– Um .. dijo balbuceando el niño. Yo lo he aprendído de ver las películas que ven mi mamá y mi papá. Nos besamos… y la voz suave del niño pronunció ciertos sonidos que Leonardo no entendia ni se esforzó en entender, y luego continuó un susurro de niño. ……………………………………………………………………………………..
Pronto tendrén el examen. Leonardo se precipitó escaleras abajo y llegó rápidamente a la parada de autobus.

El autobús llegó lleno como de costumbre, los pensionistas viajan gratis. La mayoría, junto con enormes carros. Muchos caminaron más de cinco o seis horas desde la mañana. Algunos aburridos… pero otros trabajaban…
En frente  apareció una ex compañera, Ina, que estudiaba con eficacia, era estudiante de medicina.

– ¿Cómo estás ? le preguntó Leonardo.
– Bien, gracias, estudiando sin parar, respondió ella.
– Pero vasa obtener la recompensa a tu sacrificio – dijo el joven.

– Yo tuve un bachillerato muy difícil, aunque he aprendido mucho, como tu, “dijo Leonardo. Solamente las nuevas ayudas del estado. En realidad, son los que pagan por los exámenes, bachillerato, profesores, es fácil de emplear y pagar el puesto.

Llegué tarde   el examen. Fue la último antes de la graduación. Termine el trabajo más rápido. Estaba preparandome intensamente como de costumbre, porque me encanta aprender.

Cuando la profesora enseñó las hojas escritas, ella le preguntó:

– Y ahora, cuando termines, ¿has pensado en tu futuro?
– Me voy a ir del país, señora. Aquí no puedo hacer nada. No espero nada de bueno, me echaron de la televisión. Mi jefe me ha reemplazado por su sobrino, el tonto del pueblo, de un pobre caserío de Moldavia. Nosotros estamos mejor dotados intelectualmente y necesitamos emigrar a tierras extranjeras. Tal vez todavía tenga la posibilidad de tener algo incluso un sueño. Así que nos iremos!

Al salir del edificio de la Universidad satisfecho con su trabajo, entró en la primera farmacia que encontró, para comprar medicamentos, porque no se sentía muy bien. Tenia síntomas de la gripe. Fue el único cliente en ese momento.
– Voy a servirte un té! Le tentó la farmacéutica con voz dulce.

El joven reconoció inmediatamente la mujer que los volantes de la calle, él se negó y entonces él les dijo, con agallas, “¿Qué
buen dinero, habría cogido contigo ! “.

Leonardo se sintió penetrado profundamente por un atractivo aroma conocido. Lo identificó inmediatamente. Era similar a la exposición del festival de té. “Ooooh, qué sabroso es! ” le dijo a la joven sintiendo que sus sentidos se volvian locos, todo giraba a su alrededor. De pronto una mujer enorme vestida con una bata blanca, procedente de la habitación de atrás, cerró apresuradamente la puerta de la farmacia. Se volvieron y lo empujaron hasta el espacio de detrás de la despensa. Leonardo era consciente que no era capaz de soportar. Sus sentidos se estaban atrofiandos. Estaba parcialmente paralizado. En cuestión de minutos, sus pensamientos se convirtieron en una nube que iba desapareciendo poco a poco, poco a poco en inmenso horizonte …

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Cornelia Paun Heinzel

Escritora rumana, poeta, periodista miembro de la Prensa Internacional, filólogo, profesora y Doctora en Robótica industrial.
Păun Cornelia es una profesora con el título de doctor en Robótica industrial (Ph.D) en la Universidad Politécnica de Bucarest con Matrícula de honor. Tiene una maestría en gestión y evaluación de la educación, Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación, Universidad de Bucarest, una maestría en Filología, Facultad de letras en la Universidad de Bucarest y es licenciada en Letras de la Universidad Brasov. Su obra científica es rica y variada, contando con seis libros de especialidad como autor y más de 200 artículos publicados en revistas de especialidad en Rumania y en el extranjero.
Păun Cornelia ha publicado como colaboratora en revistas de cultura de: los Estados Unidos, Canadá, Francia, Nueva Zelanda, Malasia, Irlanda, España, Argentina, Bolivia, Colombia, Mexico, Chile, El Salvador, Venezuela, Australia, Italia, Islanda, Estonia, Rumania y está presente en los famosa enciclopedia de los mejores-poemas de los poetas del mundo de Estados Unidos y en muchas Antologias literarias internacionales.
LIBROS DE LITERATURA PUBLICADOS: 1, „El cartero nunca más llama dos veces” O „Sueños…sueños…sueños…”- y seis libros de especialidad publicados ; en curso de publicar 2. „El laberinto de los destinos”.
Los poemas en rumano de Dr. Cornelia Paun fueron traduccido y publicado en francés, alemán, inglés, italiano, japonés, ruso, Árabe, portugués, neerlandés, sueco, holandesa, griego, catalán, persiana, turco, polaco, letón, checo, húngaro, serbio, búlgaro, albanesa, esloveno, azerbaiyano, georgiano, aromanian, kurdo, hebreo etc. Fue redactora de un diario rumano.

http://le-meilleur-de-centerblog.over-blog.com/2016/02/drcorneliapaun-ecrivaine-professeur-doct.html

http://annuaire-centerblog.over-blog.com/2016/02/drcorneliapaun-ecrivaine-professeur-doct.html

Sin comentarios a “El Pintor”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.