El prisionero del Cáucaso



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Bladimir Makanin. El prisionero del Cáucaso y otros relatos

Acantilado- Traducción de del ruso de  Olga Robenko

¿Qué le deja a una nación,  a esa historia enorme que significa una larga dictadura cuando llega a su fin para el pueblo?

La ingente Rusia ha pasado y sufrido, continuo sufrimiento, tanto, que pese a toda la grandeza de su literatura: Humillados  y ofendidos, Guerra y Paz, Las almas muertas, las pasiones de Puskin…sus historias convertidas en ficciones literarias, no dejan de representar los  retratos más realistas sentidos en la literatura actual. Este es el palpitante recorrido emocional que muestra un emotivo y crítico El Prisionero del Cáucaso, primer relato de los cuatro que contiene esta obra de  Vladimir Makanin. Con una pregunta clave ¿quién es el prisionero de quién”, entre uno de los soldado que ha detenido a un guerrillero, cuando se produce una empatía con el soldado ruso fascinado por la belleza del joven condenado a muerte. Un relato lleno de conmovedora humanidad.

Un antilíder, es el segundo relato donde el protagonista manifiesta su odio por todo aquello que pueda destacar su animadversión  en el aburrido transcurrir de lo cotidiano, manifestando el desajuste de todo un proceso histórico sangriento y represivo. El modelo crudo de la deformación de aquella, hoy histórica tragicomedia,  donde se lucha con todos los elementos posibles para poder sobrevivir. Y una mujer, poco importa que pueda ser hermosa, para que su cuerpo finja amor y gozo con lo que salvar al marido de ser enviado a un campo de trabajo en Siberia. Y el lector se siente impregnado de cierto embarazo conmovedor de las cosas sencilla, cuando se convierten en un arma valiosa entre la miseria del poder que todo lo domina y vigila.

La letra “A” es el tercer relato, narra con un planteamiento, sorprendente y doloroso, la terrible historia en un campo  de trabajos forzados. Un transcurrir el prisionero del tiempo vivido en el que rememora   todas sus etapas, describiendo el vivir diario de ese pasado marcado por el dolor y el sadismo, La descomposición lenta de un Gulag en la Siberia de la permanente  constancia histórica de todas la Rusia. Enorme, conmovedora esa ansia de libertad de los presos, sus miserias que muestran hasta donde llega el sadismo de unas ideas adulteradas hasta el máximo de los desafueros.

Vladimir Baakanin

“¡Un cuento logrado de amor” es el cuarto relato que cierra el realismo de una obra exquisita, toda ella envuelta en la  pátina del desencanto y desgarro, ese  mal vivir bajo el terror de una dictadura, ciega de  poder en decadencia, el desmoronamiento de toda Revolución inconclusa como bien manifestó Leon Trotski. En poder de un aparato burocrático sin ningún parecido con la soñada “Dictadura del proletariado” Y ese desmoronamiento en el campo de la censura obtusa que expone en el ámbito que corresponde a la actuosidad burocrática de la literatura, son los ejemplos que se suceden nos muestra una pareja cínica r arribista un gran amor que, que protagoniza la historia de “Un cuento logrado de esos  que no se encuentra muy a menudo!… Pero podría salir. Y tiene todas las de salir”

Literatura de elevada calidad, prodigio de cada  relato, cinismo y compasión también y una permanente constancia referencia a los corrosivos tiempos que sobreviven y no se borra  su recuerdo de la Rusia de hoy que representan en estos cuatro relatos. Cuatro variaciones literarias narradas con sentida maestría y dolor. Tragedias de heridas imposibles de cicatrizar  por las que discurre la historia real vivida. Vladimir Makanin (Orsk, Rusia, 1937 – Krasni, 2017) estudió matemáticas y cine antes de publicar, en 1965, Línea recta, su primera novela, con la que inició una brillante carrera literaria con más de treinta títulos. Considerado uno de los grandes maestros de la literatura rusa contemporánea, ha recibido los premios Booker (1993), el Premio Estatal de la Federación de Rusia (1999), el Penne en Italia (2001), y para el conjunto de su obra el Pushkin (1998) y el Premio Europeo de Literatura (2012). Asán, publicada por Acantilado en 2015, le valió el Premio Gran Libro en 2008.

 

Francisco Vélez Nieto

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:


Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino
En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I)
Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos).
Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía.
Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía.
Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015
Francisco Vélez Nieto

Sin comentarios a “El prisionero del Cáucaso”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.