El ruido de las cosas al caer



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Francisco Vélez Nieto

Juan Gabriel Vázquez

El ruido de las cosas al caer

Alfaguara

Carambolas de amores, delirio e intrigas entre unos personajes  en los que se palpan ocultos episodios oscurecidos de sus vidas, jugadas de alto riesgo, crónica de voces por la supervivencia entre escenas de amor conmovedoras. Así se fragua “El ruido de las cosas al caer” del escritor Juan Gabriel Vázquez, novela con la que logró ser reconocido y recompensado por el jurado del Premio Alfaguara de Novela 2013 dada la calidad narrativa de  “una lectura conmovedora sobre el amor y la superación del miedo”, los años de terrorismo y violencia agitados por los carteles de la droga, que asolaron a la sociedad colombiana durante las décadas del 80 y 90.

Todo empieza cuando Antonio Yammara, un joven abogado y profesor universitario, recuerda el suceso que una década antes marcó su vida para siempre La crónica televisiva sobre la caza de un hipopótamo, que alguna vez formó parte del zoológico que el narcotraficante Pablo Escobar Gaviria mantenía en su finca, hace que el efecto se produzca cuando en 1996  inicia una cierta amistad, guardando las distancias, mientra pasa las horas jugando en un salón de billar con Ricardo Lavarde personaje silencioso de unos cincuenta años que había salido de prisión donde cumplió una condena de veinte años.

El liberado Lavarde  muere acribillado a balazos, cosa  usual en el diario callejero de Colombia, por dos enmascarado cabalgando sobe una motocicleta cuando iba acompañado del joven abogado Antonio Yammara, también herido, cuando ya venía estrechándose una amistad entre compañeros de partidas de billar. Suceso que ocurre al ir caminando hacia  un centro cultural donde Lavarde quería escuchar una cinta. Yammara logra salvarse tras un largo proceso de restablecimiento, pero las secuelas quedan agarradas al cuerpo y la mente. Algo delicado que lo sume en un fuerte e insistente impacto sicológico. Casado con Aura y padre de una niña pequeña, al mismo tiempo ese trágico accidente le ha provocado impotencia sexual que causa un deterioro en la relación de la pareja. Todo va formando un conjunto de interrogaciones hasta convertirse en un tormento del que no puede zafarse.

14lrCausas por desconocer las razones y orígenes del atentado,  lo cual lleva a husmear en la pensión donde se hospedaba el fallecido, hablar con la casera que le tenía afecto y lograr conseguir que ésta le dejara oír esa cinta que contiene la grabación de los últimos momentos de un vuelo que venía de Miami con rumbo hacia Cali y que se estrelló en el trayecto; en él viajaba Elena (o Elaine) Fritts, la esposa de Lavarde. No transcurre, de mucho tiempo cuando lo llama Maya Frittsúnica hija de Elaine y Laver que necesita hablar con él en una finca conocida por La Dorada espacio en el que se cuece  toda la trama de la historia, ya que su adquisición por su padre se debe a ser éste un hábil y arriesgado piloto de aviación, logra  comprarla  y convertirla en una joya gracias a la sustanciosas ganancias que gana realizando vuelos por la noche de un punto a otro, cargamento, droga, de la geografía colombiana.

Se produce este encuentro que provoca un cambio de vida del atormentado Antonio Yammara donde no falta la pasión amorosa surgida de aquella amistad frustrada que produjo el asesinato de su compañero de juego ya amigo y al mismo tiempo una historia de amor  en unos tiempos difíciles llenos de suspense y las fuertes tensiones que vive el país sometido  a las dramáticas convulsiones provocadas por terror y poder de las drogas.

Juan Gabriel Vázquez muestra ser un seguidor altamente cualificado de García Márquez que ja logrado construirse un mundo literario propio y con él situarse en esa colina donde se asientan los buenos novelistas de la nueva generación de escritores latinoamericanos. Esta novela estremecedora y tierna a la vez por el amor que transpira es la mejor una muestra de ello.

 

Francisco Velez Nieto

No hay comentarios para “El ruido de las cosas al caer”

Añadir un comentario.

Deja una Respuesta






Widget not in any sidebars