Emilio Bállesteros Almazán



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

BREVE BIOGRAFÍA:

Albolote (Granada). Poeta, narrador, ensayista y dramaturgo, ha recibido premios en distintos géneros; de y sobre su obra se ha escrito en @emilio ballesteros_519x692revistas y publicaciones de España, México, Cuba, Perú, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, EEUU, Puerto Rico, Rep. Dominicana, Ecuador, Nicaragua, Francia, Italia, Alemania, Kuwait, Siria, Yemen y Marruecos. Incluido en antologías publicadas, además de en la propia España, en Alemania, Chile, Colombia, México, Cuba o Argentina. Poemas suyos han sido traducidos al italiano, árabe, francés, alemán, inglés y portugués. Premios conseguidos en: Teatro: Madrid y Alcázar de San Juán; Poesía: Diputación de Guadalajara, Ayuntamientos de Peligros, Maracena, Armilla, Pinos Puente, “Huerta de San Vicente” y “Poesía al Aire Libre” de Granada; Ensayo: Premio Otoño de libros, Málaga; Narrativa: Olula del Río (Almería); Premio Andalucía para programas culturales de TV por el programa Cada loco con su tema, emitido en TV Albolote. Dirige la revista literaria: Alhucema. Ha impartido cursos y conferencias en: España, Puerto Rico, Brasil, Alemania y Arabia Saudí.

separador

POEMAS DE EMILIO BALLESTEROS

ESPIRALES

La flor es una galaxia
y la galaxia una flor;
viajero, y tú estás mirando
dentro de una y miras a otra
hecha luz y hecha calor
y a la gota de rocío
que tiene en su resplandor
la imagen de tu figura
que te mira desde el sol.

La galaxia es una rosa
y la rosa un estertor.
¿En cuál estás de las dos?

EL CONFÍN DEL ESPACIO

Cuando la noche se adueña del tiempo
y el silencio cubre los campos de olvido,
una dulce sombra se asoma a los árboles
y en el horizonte se pierde una estela
de penumbra vaga, de sopor augusto,
de quietud que deja un temblor en el alma.
Y en el alto techo del cielo se anuncian
estrellas que son como besos del aire,
lumbres que a lo lejos señalan caminos,
ojos que nos miran desde el más allá.

¿Y qué habrá en el confín del espacio?
¿Quién puede asomarse a sus valles de sombra
en donde la nada, con su esencia sin tiempo,
habita callada, oculta, sin nombre?

EL HORIZONTE DE SUCESOS

En esta humilde galaxia de valle verde,
lejos de las galaxias azules y las rojas
en las que sumideros voraces regurgitan
a no se sabe dónde estrellas y planetas.
En esta simple galaxia de un agujero negro
que apenas si a su baile en espiral reclama
a miles de millones de astros en su vorágine.
En esta estrella, digo, particular, sencilla,
que cuando se colapse ni supernova sea.
Aquí en este planeta pequeño y misterioso,
un hombre que los mira se aturde y se pregunta:
¿Qué números, qué rosas, qué nombres, qué teoremas
mueven tal maravilla?
¿Qué manos de alfarero
modelan tal arcilla?

HOMBRE Y MUJER

 en el instante de sentir la armonía, el hombre se

transforma en mujer y la mujer en hombre se

convierte.         Ibn Yaafar al-Qunyi

Escucho el viento que sopla
masculino y misterioso
y la sombra femenina
que se agazapa en su soplo.

Oigo la lluvia que gime
de oscuridad macilenta
y ese poder luminoso
que deja sobre la tierra.

Yo soy hombre que se yergue
con su poderosa hacha
y soy mujer que resiste
en la rama que se alza.

Soy la luna que respira
mientras la noche reposa
y soy el sol que suspira
al ver sangrar a una rosa.

 

LA GUITARRA

La guitarra suena con su voz de barco
y surca las aguas sobre un mar de amor.
La guitarra reza con su aliento dulce
y siembra en mis campos la paz interior.

La guitarra grita y su grito es viento
que ensancha las velas de mi corazón.
La guitarra calla y por el silencio
se duermen mis sueños sobre su bordón.

La guitarra ríe y suenan alegres
las memorias tristes de mi condición.
La guitarra llora y es como si el nardo
prestara su aroma al negro carbón.

La guitarra tiene delirios de rosa
y es de palo santo; carne, su color.
La guitarra sabe secretos que nadie
de mi boca supo sobre mi dolor.

 

REINO INTERIOR

La gritería de trescientas ocas no te impedirá, silvano, tocar tu encantadora flauta, con tal de que tu amigo el ruiseñor esté contento de tu melodía. Cuando él no esté para escucharte, cierra los ojos y toca para los habitantes de tu reino interior. 
Rubén Darío

Canta sobre la sangre que bordea
la herida abierta. Cumple con la vida.
Vivir no es siempre triunfo. Ni partida.
Y siempre es un luchar contra la idea.

Pensar no ha de evitar que la marea
te deje entre la arena sorprendida
de ver su luna llena derretida
en el cubo de agua en la azotea.

Canta, entonces, sin miedo ni ansiedades.
Canta con alegría y con dolor
y olvídate de tronos y de edades.

Si las ocas graznando alrededor
no dejan escuchar tus soledades,
canta para tu reino interior.

 

administrador

Acerca de 

Tags:

Sin comentarios a “Emilio Bállesteros Almazán”

añadir un comentario.

Deja una respuesta