“En los estantes” de Javier Gilabert



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Reseña del libro:  “En los estantes” de Javier Gilabert.

Esdrújula Ediciones, colección Diástole. Febrero 2019

Por María Ángeles Lonardi

Lo que actualmente denominamos refrán era conocido en España, desde el siglo XIII, como parlillas, patrañas y sus sinónimos. A fines del siglo XV se comenzó a llamar refrán y una de las definiciones más acertadas es la de Rodríguez Marín: “Refrán, es un dicho popular, sentencioso y breve, de verdad comprobada, generalmente simbólico y expuesto en forma poética, que contiene una regla de conducta u otra cualquier enseñanza” (1)  por ejemplo:

“Dime lo que lees y te diré lo que piensas” o “Libros en un estante y guitarra en un rincón, no hacen ningún son.”; Como crítica a los que no utilizan estos instrumentos. Y quien sabe, si el título de este libro, no ha venido en el subconsciente del autor desde tiempos inmemoriales.

Lo que sí sabemos es que este es un precioso libro, bien arropado por Antonio Praena desde el Prólogo y Fernando Jaén en el Epílogo. Este poemario es un canto vital, a pesar de la dedicatoria de la  primera página, que parece indicar lo contrario.

Los versos de Javier Egea, Jose Angel Valente Y Claudio Rodríguez, además de ser grandes referentes del autor, son pórticos por donde adentrarnos en los estantes que propone Javier Gilabert.  Las partes son tres: Mudanza,  Los estantes y Los libros. Antecede un apartado, “En los estantes”, con una frase de Juan Carlos Friebe: “Escribir y vivir no se parecen/mas cómo entretejen siendo adversos/cuando, corazas, se hacen corazón.” Con un único poema: “La estantería”: “Cuando llegue el momento, me posaré a su lado”.

Y es inevitable el contacto. El lector es invitado a tocar, a abrir el libro, a sentirlo. Nos invita a recorrer esa narración de cronología atemporal, de inconformismo, de búsqueda de la palabra sin estridencias y con escasos adjetivos, pero de sinceridad profunda.

La realidad cotidiana parece estar en primer plano y como en una película, los planos se determinan por la relevancia.  Por ejemplo, el poema “Olor a tierra mojada” nos habla de la sed del poeta y de la necesidad de esa “agua” purificadora, sanadora y saciante, que sacie como a la tierra la sacia la lluvia…

En los estantes es un título que concreta una ubicación espacial que no temporal. Es una definida ubicación combativa que conlleva una reflexión: ¿qué sucede en los estantes?

Porque este libro habla de la vida, de los paisajes que le son significativos como su entorno, como la playa, la conexión Almería – Granada, la naturaleza, las cosas que nos rodean, los afectos…

Siempre he creído y sostengo que no hay tristeza más grande y absurda que ver envejecidos libros, amarillos y polvorientos, vírgenes casi, sin que nadie los haya leído, ojeado, estrujado  o marcado.  Qué pena me da verlos allí, inmóviles, durmiendo el sueño eterno “En los estantes”.

Javier Gilabert

Pero Javier Gilabert nos habla de los otros libros, de los que habitan los anaqueles, que se desplazan cada día y amanecen contigo, que cobran vida cuando sale el sol, que te susurran al oído desde las baldas y que se estiran para alisar las arrugas, ajados por tanto uso. Esos que pacientes aguardando  la relectura, te miran de reojo desde lo alto y te hablan, te contestan, te esperan. Habitan los estantes y desde allí se entrelazan contigo porque están vivos, como la poesía de Gilabert, como los poemas que ha reunido este libro. Y como los libros, almacenados en una estantería allí quedan los detalles, los momentos, lo que ha sucedido, los recuerdos, intentando escapar de la melancolía y del lado más oscuro de los días por vivir.

En el capítulo final, apartado II, dice: “Mis dedos se pasean por los libros,/ se ensucian con el polvo acumulado,/ eligen sin razón uno cualquiera/ y lo abren al azar por ser destino: / “De ti no quedan más/ que estos fragmentos rotos”.”

Pero, aunque no sepa qué hacer con los trozos, como dice en el poema “Los juguetes”:

“Nunca supe qué hacer /después con los pedazos”, el poeta no descansa. Lo dice en estos versos en el poema “El poeta”: “No descansa el poeta,/sobrevive a la Luna”.

El poeta no se detiene, seguirá construyendo, seguirá buscando porque no sabe vivir de otra manera, porque no le es posible hacerlo de otra forma y seguirá preocupado por la vida, por la suya, la de sus hijos, la de los otros, el devenir de los tiempos…porque como dice  en el poema “Los estantes” “Me sorprende que quepa/la vida en los estantes”.  Y es esa capacidad de asombro, la que convierte  Javier Gilabert en poeta.

Notas:

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 5

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Angeles Lonardi

MARIA ANGELES LONARDI
Nace en Larroque, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Es Profesora, Poeta y Escritora.
Desde el año 2002 está radicada en Almería España.
Es miembro del Departamento de Arte y Literatura del IEA, Instituto de Estudios Almerienses desde 2010.
Miembro del Centro Andaluz de las Letras e integrante del Circuito “Ronda andaluza”.
Es miembro de Movimiento Poetas del Mundo y REMES Red Mundial de Escritores.
Miembro del Movimiento “Humanismo solidario” AIHS, Málaga y Firmante de su Manifiesto universal.
Miembro de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna Internacional. ANLM. Capítulo Reino de España. Primer miembro por Almería y primera mujer.
Formó parte de la Asociación Cultural Celia Viñas.
Desde enero 2015 es integrante del colectivo “Poetas del Sur” y presenta los “Velorios Poéticos”.

Posee numerosos Premios literarios en poesía y relato corto, en España, Argentina y Premios Internacionales. Integra más de cincuenta Antologías a ambos lados del Atlántico.
Participa activamente en Recitales Poéticos, Encuentros de Escritores Nacionales e Internacionales, Jornadas Literarias, Presentaciones de otros autores, escribe Prólogos, Reseñas literarias, realiza Talleres literarios, coordina antologías y publica en numerosas Revistas Digitales.
Ha sido Jurado por cinco años consecutivos del Concurso de Cuentos Interculturales organizados por la Diputación de Almería como especialista en Interculturalidad. Además, ha sido convocada como Jurado por la Editorial Círculo Rojo. También colabora en Radio Candil, Canal Sur y Onda Cero de Almería.
LIBROS PUBLICADOS:
“Amores” (1997) “Entre calamidades y milagros” (2005). “Cuatro poetas”, que incluye su libro “El jardín azul”, publicado por IEA – Instituto de Estudios Almerienses (2014). “Poemas para leer a deshoras”, Letra Impar (2017). “Soles de nostalgia” Editorial Círculo Rojo, (2019).
Puede verse su trayectoria en su blog: letras-sobre-papel.blogspot.com.es

Sin comentarios a ““En los estantes” de Javier Gilabert”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.