ENTREVISTA A LA POETA MARI PAZ CERREJÓN



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

POR ANA PATRICIA SANTAELLA

A.P- Proviene de una familia numerosa, ¿cómo era la convivencia, nos cuenta alguna anécdota? Para mí no muy 00000mpaz_325x485gratificante, pues eso me impidió poder haber estudiado en mi momento (al terminar el COU) una carrera que me encantaba: filología hispánica( si hubiéramos sido menos, quizás me lo hubieran podido costear mis padres). Yo era la mayor de seis hermanos, y mujer, y eso también implicaba hacer tareas de la casa que los hermanos no hacían. En lo único que me benefició ser miembro de familia numerosa fue en saber apreciar el valor de las cosas y del esfuerzo por conseguirlas; eso sí me ha servido bastante. A pesar de sus inconvenientes, recuerdo una infancia feliz, especialmente en tiempo de Navidad.

A.P- ¿Eran antaño más sólidos los valores, sabemos defenderlos ? Por supuesto que lo eran; ahora se han cambiado los verdaderos valores éticos por lo exitoso, y solo parece interesar el dinero, el poder, y estar al día en tecnología. Hay mucha superficialidad en todo; parece que incomoda entrar en la médula de las cosas. Cuando yo estaba en el instituto (últimos años del franquismo) había en la juventud una necesidad imperiosa por aprender y querer cambiar lo que moralmente no aceptábamos; ahora solo preocupa la economía, y no quiero decir que esta no sea importante, pero nunca debe quitar su sitio a la ética.

A.P- Es Diplomada en Arte Dramático. ¿Ha participado en obras de teatro? Sí, durante los años que estuve estudiando representé varias en la misma escuela de Arte Dramático como trabajo de fin de curso ( Yerma, de García Lorca, es una de las que más recuerdo). También hacíamos escenificaciones de poemas (La elegía a Ignacio Sánchez Mejias, etc). Al terminar, algunos compañeros formamos un pequeño grupo ( Teatro el Círculo) y comenzamos a montar la obra de Arrabal “El triciclo”, pero por problemas para conseguir un lugar de ensayo, subvenciones, etc, no pudimos terminar el proyecto, y al final el grupo se disolvió. Entonces comencé a dedicarme más a la poesía.

Muchos de mis compañeros de entonces están hoy en grupos conocidos, y algunas en series televisivas.

A.P- Afirma que la poesía tiene “la obligación moral”…La poesía, como palabra escrita y hablada, como voz, tiene la obligación moral de abordar los problemas que nos afectan, denunciar las injusticias y barbaries, reclamar lo humano y necesario, defender a los débiles, y ser siempre crítica con el momento que nos toca vivir; eso sí, siempre con la belleza expresiva que lo poético supone, si no, sería periodismo, ensayo, cualquier otra cosa, menos poesía.

A.P-¿Qué significa para Usted el proceso creativo, qué sensaciones le depara? El proceso creativo en poesía es muy intuitivo, básicamente surge de un minúsculo pero intenso momento de inspiración que te hace abandonar cualquier tarea que estés realizando para coger el boli y anotar ese primer verso, ese que, como dice Victoriano Crémer, “lo conceden los dioses”. Luego, si la musa está de tu parte, surge el poema completo, si no, hay que ir tirando del hilo, como de una madeja, hasta conformar el poema.

También es importantísima la lectura, pues para seguir escribiendo, hay que seguir leyendo. Yo siempre tengo entre manos algún libro de poesía; ahora, concretamente estoy leyendo “Canciones para animales ciegos”, de Benjamín León, fabuloso.

A.P- ¿Hay mucha pose en la “poesía social” contemporánea? ¿Ha habido una desbandada hacia este ámbito o sector por posibles razones comerciales, por un presunto oportunismo mercantil? Creo que hay de todo; yo he leído libros con premios importantes de temática inconformista (no quiero dar nombres) que me han resultado inmasticables y a los que no he hallado poesía; poemarios herméticos, casi indescifrables. Pero también existen poetas que abordan la realidad social con hondura, belleza y sensibilidad, como es el caso del propio Benjamín León.

De todos modos, creo que la poesía social más verdadera que hemos tenido en este país es la de Gabriel Celaya, esa “poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día….

A.P- Publica desde 2007, ha obtenido diversos premios, y en 2014 sale a la luz el poemario Claridades y Brumas. ¿Está satisfecha, ha tenido una buena acogida?

Estoy satisfecha en cuanto sé que el poemario (Claridades y Brumas) ha gustado bastante a quienes lo adquirieron y han leído, pero en cuanto a su ámbito de divulgación, no lo estoy del todo; pues, aunque está disponible en librerías de varias ciudades andaluzas, y la presentación del mismo resultó un acto del que salí muy contenta, no se ha difundido demasiado. Pero esto es normal en los libros de poesía; al menos que se trate de un premio importante, la poesía hay que acompañarla de recitales y otros actos que muevan al futuro lector a comprar ese libro y descubrir lo que hay en él, pues no va a acudir a pedirlo en una librería, como suele ocurrir con la novela, que suele tener más publicidad y más tirón.

A.P- Actualmente escribe una obra que trata sobre la falta de justicia en la sociedad, y la actitud consecuente del poeta que tiene como arma la palabra. Cuéntenos

Es un poemario que tengo prácticamente acabado ( no os doy el título, pues seguramente lo presente en breve a un certamen literario) y que me ha supuesto una compleja tarea, no tanto en los poemas como núcleo individual y temático, como en la estructura total del texto y su índice. Sí puedo anticiparos que son en su casi totalidad versos alejandrinos libres ( aunque exista alguna asonancia, no es la generalidad), y que trato temas como “ lo innoble de las guerras”, “la codicia como origen de todo caos”, “la falta de luz, en cuanto a claridad conceptual de lo verdadero”, “la inutilidad de los consejeros y expertos…”, “ la gran inmoralidad de aprovecharse siempre de la desventaja cultural del débil”…. Así, como en contrapartida, la palabra nos presenta una opción válida para poder denunciar todo ello, y también para acercarnos y “hacer puentes que enlacen y no muros que separen”.

A.P-¿Sigue teniendo influencia el poeta como propagador-sensibilizador de miserias y atropellos? Creo que sí; es de los pocos que tiene sensibilidad suficiente para advertir estos temas y saberlos mostrar, saliéndose de la “rutina asumida de noticiarios que nos tienen tan acostumbrados al horror y la miseria, que no producen el efecto “alarma” que debieran producir, entre otras cosas porque lo que hoy es “noticia terrible”, mañana lo será menos, al ser sustituido por otra nueva noticia terrible ( es lo que tiene lo mediático; perece pronto). En cambio, la poesía queda para siempre.

A.P- ¿Qué problemas o carencias sociales le quitan el sueño a Mari Paz?

Me suelen inquietar y preocupar sobre todo la falta de oportunidades para los jóvenes, que son fundamentales como motor y dinámica de la sociedad, y, en cambio, están actualmente en este país muy desencantados con el panorama que se les presenta. Así como el gran número de parados que no pueden mantener una familia, e incluso llegan a perder su propia vivienda.

Creo que no se trata de carencias sociales, sino de la misma estructura social y económica que tenemos, que solo se basa en el capital, el beneficio económico, y no en la igualdad y proporcionalidad. Es totalmente injusto e inadmisible que para tener una vivienda digna (que constitucionalmente es un derecho) haya que hipotecarse de por vida.

A.P- ¿Sirven hoy día los partidos políticos o estamos ante paradigmas caducos?

Los partidos políticos están dentro del mismo engranaje político y social, y, mientras esta estructura social no cambie, poco pueden hacer. Lo bueno, si nos sirve de consuelo, es que cada cuatro años podemos votar, y, al menos se puede elegir “entre lo que hay”.

A.P- ¿Hacemos algo bueno socialmente? Esta pregunta es algo ambigua; si se refiere a que si como grupo social tenemos valores positivos, está claro que el hombre es un ser social y todo cuanto hace tiene un eco social;, por tanto, si nos unimos para conseguir unos propósitos nobles, esto producirá una sociedad mejor. En cambio a veces puede ocurrir lo contrario, que el modelo de sociedad en que vivimos destruya los valores más estrictamente humanos, como creo está ocurriendo.

A.P-¿Qué cosas le arrancan una sonrisa? La felicidad de un niño y su ingenuidad, una buena acción, y una buena frase humorística.

A.P- Poetas, novelistas o dramaturg@s preferidos…Entre los poetas, siento especial debilidad por Gloria Fuertes, por su cercanía y ternura; la humanidad de Antonio Machado y Miguel Hernández, la belleza de los sonetos de Quevedo, y la poesía hermosa y profunda de Luis Cernuda.

Mis novelistas preferidos son Pío Baroja, Galdós (retrata la naturaleza humana maravillosamente), y Noah Gordon.

Y como dramaturgos: Shakespeare ( sus obras son una joya de la literatura, ricas en vocabulario poético, aunque se traten de obras dramáticas) y Moliére (el gran genio de la comedia).

A.P- ¿Qué opinión sincera le merecen los premios literarios? Pues siempre son un acicate para el escritor, porque en parte reconocen el merito de lo escrito y esto siempre ayuda a seguir escribiendo; pero no siempre son justos. Hay premios que casi tienen nombre y apellidos antes de comenzar a concursar, y otros con jurados que a veces no están a la altura de lo que tienen que valorar; como también los hay con un buen jurado y sin chapuzas. De todos modos, cuando se llega a ciertas esferas, es difícil que haya limpieza de por medio, como ocurre con todo.

A.P- De los que ha recibido, ¿destaca alguno en especial? Pues fue muy especial para mí el Premio de Poesía Mujerarte de Lucena (Córdoba) que obtuve en 2008, por varias razones: fue el primero que obtuve con dotación económica, es un premio dedicado a dar a conocer a mujeres escritoras, y además tengo un recuerdo muy grato del acto de entrega de premios y posterior cena con los miembros del jurado y la corporación.

A.P- Tiene carta blanca para despedirse como le parezca, formular un deseo o lo que le plazca.   Gracias. Como deseo, me gustaría que la poesía no fuera considerada como algo minoritario o de gente “rara”; que se promocionara más y se acercara más a la gente; estoy segura de que el que oye buena poesía, luego se aficiona a leerla, e incluso puede despertar en él la vocación de escribir.

Y para despedirme, simplemente deciros a quienes leáis esta entrevista que tenemos la suerte de poseer “un tesoro incalculable, que es el lenguaje”; por tanto tenemos la obligación de usarlo bien, cuidarlo, y hacerlo crecer con nuestra pequeña aportación personal, ya que es ese el medio de que disponemos para “aproximarnos unos a otros”, como bien dijo Ana María Matute.

 separador[1]

VERSOS PARA BUIKA   (En cualquier lugar de África)

 

Nadie podrá decir que no has luchado,

mujer, en esa tierra hostil y seca.

 

Nadie podrá decir que te has rendido

a ese mundo cruel que te rechaza;

que no has amamantado con dulzura

a los hijos nacidos de tu vientre,

con ojos almendrados como lunas.

 

Nadie podrá decir que te han vencido

el hambre y el olvido y la distancia;

que no has defendido con fiereza

un lugar para hacerlo todo tuyo.

 

Nadie podrá decirte, amiga Buika,

que es inútil soñar a estas alturas;

porque nadie conoce tus entrañas

ni el rugir de la noche cuando lloras.

( Del poemario “La llama que ilumina”)

separador[1]

MANÁ DE SUEÑOS          

Arañando en la raíz de los días

busco huellas de amor que me sostengan,

que expliquen los huecos que no llenan

las metálicas razones del mundo.

Ensucio mis dedos con tierra de recuerdos,

bajo al ayer en los ascensores del tiempo;

me hago bruma y rocío

junto al temprano campo amanecido.

Y como un fósil más –ámbar callado-

me adhiero a la corteza de la tierra,

succiono sus secretos.

Mis labios comulgan con ríos subterráneos

y absorben, ansiosos, esperanzas.

No tengo más sustento que este maná

de sueños en mis manos.

 

Desenfundo la tarde y la disfruto

bajo un cantar de alondras;

lejos quedan ahora las frías

estancias del invierno.

 

En dársenas ocultas cubiertas de maleza

hay pájaros heridos que aletean;

abriré mis manos para su vuelo.

Juntos iremos por despejados cielos

a continentes nuevos,

en bandadas de luz hacia el oeste.

Llegaremos exhaustos, pero vivos,

al mar abierto del futuro.

Atrás ha de quedar la noche oscura

y sus helados cuchillos;

ángeles sin miedo nos llevarán

al Paraíso.

( Primer Premio del XX Certamen Luz de Poesía – Tarifa-)

 

 

“¿Te ha gustado este artículo? Apóyanos usando Dropcoin.”

 

 [easy_image_gallery]

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Nace en Córdoba, estudia trabajo social. Ha participado en diferentes revistas literarias y antologías, tales como:
Antología de poetas en solidaridad con los afectados de sida, “Tintas para la vida” “Tres orillas”, ”Saigón”, etc. Ha formado parte en los encuentros poéticos: “Voces del extremo, 2.008”; Cosmopoética 2009-2010.En 2009, le fue concedido el primer premio de poesía del IV Encuentros por la Paz, de San Pablo de Buceite, Cádiz.

Sin comentarios a “ENTREVISTA A LA POETA MARI PAZ CERREJÓN”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.