Funus: El funeral de un gladiador (Tarraco Viva)



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

 FUNUS : EL FUNERAL DE UN GLADIADOR  ( TARRACO VIVA )

Durante 15 días hemos vivido apasionadamente en Tarragona la TARRACO VIVA : un festival cultural internacional dedicado y especializado en la divulgación histórica de época romana.

Tarraco Viva no es un festival de artes escénicas, la divulgación histórica es el único valor fundamental de este festival. Los actos  se desarrollan en espacios monumentales o arqueológicos relacionados con la época romana.

Entre las nuevas representaciones de reconstrucción histórica llevadas a cabo por el Grupo Némesis estaba la del Funeral del gladiador en el Anfiteatro de Tarragona.

El gladiador ha muerto. Ha salido por la puerta de Caronte, la destinada a los muertos. Dos figuras : la de Caronte y la de Hermes ya lo han señalado con la marca del tránsito hacia el mundo de los muertos. Uno lo remata con la maza, el otro con el caduceo hirviente en la pierna.

Los gladiadores eran socialmente despreciados,  generalmente eran esclavos,  clase inferior, como los “lanistas” o empresarios de gladiadores, que a pesar de todo sacaban buenos dividendos.

Aunque el pueblo los aclamaba y tenían sus seguidores. Los combates no siempre eran a muerte, como en las películas o algunas novelas  nos los presentan.

Solo había un tipo de combate extremo que el público podía decidir cuando parar y qué hacer con el derrotado, si era digno de ser salvado por su valentía, se cerraba el puño y se pedía su salvación; si en algún momento exhibía un mínimo de miedo o cobardía, el público abría su mano y la movía de arriba a abajo pidiendo su muerte.

El vencedor daba su espada “ clavius “ al vencido para que se suicidara clavándosela por la clavícula hasta el corazón.

Generalmente los combates no eran a muerte, porque los gladiadores costaban mucho dinero y mucha inversión en prepararlos  y había un árbitro que determinaba el vencedor y el perdedor.

Se apostaba dinero y los juegos del anfiteatro podían durar varias horas . El anfiteatro de Tarraco tenían cabida 14.ooo espectadores, el circo de carreras de caballos, era mucho más espectacular, porque podían caber hasta 30.000 espectadores.

Por la mañana desfilaba toda la comitiva por las calles de Tarraco, desde los animales enjaulados  que iban a ser cazados, los condenados a crucifixión y por último los gladiadores que eran muy aclamados, con las bandas de música, por así poner un simil.

Empezaba la fiesta con las cacerías , se podían enfrentar con toros, osos, elefantes, jirafas… toda clase de animales exóticos , se seguía a medio día con las crucifixiones y por la tarde los combates de gladiadores. A veces se les ocurría representar mitos como el de Ícaro, entonces se ponía a un condenado a muerte con alas pegadas con cera y se le lanzaba con una catapulta. Todo podía pasar en un anfiteatro, realmente era un lugar destinado a la muerte.

Los gladiadores rezaban ante el altar de  Némesis antes de salir a la arena.

Se descubrió en los pasillos subterráneos del anfiteatro el altar de Némesis.

Era la diosa de la justicia retributiva, la venganza y la fortuna. Por su carácter vengativo, en época romana se considera además protectora de legionarios y generales victoriosos, así como de los gladiadores y venatores, de ahí que en muchos anfiteatros se encuentren altares para rendirle culto, tanto con imágenes de la diosa (como el de Tarraco) como con exvotos .

En el anfiteatro se escogían las armas. Nunca sabían si iban a salir vivos de allí, a pesar de no ser todos los combates extremos ; pero sí podías recibir una herida mortal.

Eso le ha pasado a nuestro gladiador : ha recibido una herida mortal y ha sido rematado en la arena , antes de haber tenido el honor de suicidarse a la manera romana.

 Los médicos esperan si hay señales de vida, lo llaman en voz alta, le tocan una trompeta en el oído,

esperan … Por fin certifican su muerte . Llaman a las brujas y a las mujeres que se dedican a amortajar y preparar a los muertos para la exposición pública.

Le sacan la sangre, porque la sangre de un gladiador es una potente medicina vigorizante. Hay veces en que los desahuciados la beben directamente del cadáver. El hígado se extrae para conjuros  y magia.

A continuación entran las mujeres que se dedican a lavar y perfumar al difunto y envolverlo en un sudario . Son mujeres que tienen mucho trabajo; pero los muertos antes de tiempo, como los niños o los que mueren de accidente o en la arena, tienen prioridad.

Antes de taparlo con un sudario, las brujas intervienen . El cabello sirve para las novias, un mechón de cabello de gladiador , servirá para la fertilidad de la recién casada. La familia sabe de todos estas prácticas mágicas , prefería hacerlas antes que después profanasen sus tumbas.

A contituación recitaban letanías y oraciones mágicas en un susurro mágico a su oído, para alentar al espíritu que se marchara , que no se quedara entre dos mundos para hacer daño a los vivos.

Clavando el espíritu el difunto con un clavo, o con piedras sobre su abdómen. Poniendo en su mano la moneda para el barquero Caronte. Amortajándole con una mortaja negra y preparándole para la exposición.

 Todos estos ritos  para fijar al espíritu se concretaban en fórmulas mágicas escritas al revés en tablas de plomo, para que el espíritu no se convierta en lamias, que molesten a los vivos.

A continuación ya estaba preparado para la exposición.

Después se le cubre de pétalos de flores , se le rodea de coronas de flores  y se encienden velas para que le alumbren en el camino hacia el Hades.

Ahora ya puede ser expuesto. Primero entrará la familia, sabemos que los gladiadores tenían familias e hijos, también acudirá el editor de los juegos, que era el que pagaba los juegos, así como los seguidores o fans , los amigos y sus compañeros.

Se trata de una exposición plebeya, muy corta, pues esa misma noche será llevado a su sepultura, en comitiva de antorchas, a la necrópolis,  fuera de los muros de Tarraco.

 María Teresa Bravo

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:


Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Teresa Bravo Bañón
Alicante (España) 1954
Maestra de Enseñanza Primaria (Jubilada desde 2015)
Vive en Vila-seca, Tarragona
Dinamizadora de bibliotecas escolares para el fomento de la lectura y escritura creativa.
Profesora de cursos de ICE en innovación educativa sobre la Creatividad literaria.
Fue Coordinadora de la Revista Literaria Generación.
Colaboradora de numerosas revistas literarias y pedagógicas, así como figura en varias antologías de poesía.
Pertenece al grupo de editores de Lialdia.com, de Long Island, Nueva York.
Bibliografía publicada:
Sombras de la Razón, Colección Ibn Gabirol, Málaga 1981 Prólogo de Dionísia García.
Entre las Crines del Viento, Editorial Salobe, Málaga 1984.
Liturgias del Crepúsculo, Pliegos del Crotalón, Colección de Víctor Infantes, 1985.
Invitación a la metáfora. Editorial Málaga-Marruecos, 2005 Prólogo de Juan Carlos Conde, Profesor Medievalista en Bloomington, Indiana, Estados Unidos.
Es un crimen talar el almendro florecido, 2010 Editorial Silva, Tarragona. prologado por Ernesto Kahan. Delegado a la Recepción del Premio Nóbel de Paz a la International Physicians for the Prevention of Nuclear War- IPPNW, en Oslo / Noruega en 1985.
Violeta Malabar poemario conjunto con Alejandro Gómez García , Editorial Beaumont ( USA) 2010, prologado por Roxana Edvridge Thomas, poeta mexicana.
Liken, Editorial Manos de tiza, 2012, prologado por Martine Crouste-Barrelleti, profesora de la Sorbona, París.
Manos de tiza, con cartas inéditas de Jorge Guillén y de Carmen Conde. Editorial Círculo Rojo, Almería 2017
Mirlo de azúcar, con prólogo de Edgar Ramírez, poeta y Epílogo de Luís Alberto Ambroggio , presidente de la REAL ACADEMIA DE LA LENGUA EN NORTEAMÉRICA, Editorial Círculo Rojo, 2018.

Sin comentarios a “Funus: El funeral de un gladiador (Tarraco Viva)”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.