Galatea



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Mi madre, que en otro tiempo se llamó Dorice, decía que yo había nacido en Sicilia pero nunca le creí.
También contaba que mi padre era el dios del mar y que era un hombre fuerte, moreno de piel y de pelo rizado y que poseía una mirada penetrante, como si siempre estuviera observando el horizonte.
Según dejó escrito en hojas sueltas -que encontré en la habitación donde falleció- ella sostenía que mi padre tuvo más de cincuenta hijas: que sólo tuvo hijas.
Mis hermanas -según sus datos- habitan todas en el fondo del mar en un palacio que mandó construir mi padre y ocupan el tiempo hilando, tejiendo y cantando. Son muy bellas, tan bonitas como yo y llevan el pelo suelto en largas melenas rizadas por efecto de las ondas del mar.
Al parecer una de mis hermanas, de nombre Tetis, fue la madre de Aquiles, que con el tiempo se convirtió en un héroe griego y sería inmortalizado en la Ilíada.
También es famosa Anfitrite, que se terminaría casando con Neptuno enamorado de su belleza y con el que vive en el fondo del océano. Algunos poetas antiguos para citar al mar nombran a mi hermana, eso deja claro su fama en todo el mundo helénico.
Mi madre asegura que antaño a mis hermanas y a mí nos llamaban las nereidas en honor a mi padre: debió ser un hombre excepcional.
Al menos en mi madre dejó una huella profunda, de esas que no se borran con la muerte, que transcienden a las personas, a las culturas y hasta a los reinos.
Su historia, matizada por los tiempos, se perpetúa generación tras generación alcanzando el lugar donde anidan los mitos, donde la razón deja de ser útil, más cerca de los sueños, de lo etéreo, del deber ser que del ser.
A pesar de mi corta edad, la vida me ha demostrado que es preferible sembrar en los corazones de nuestros semejantes antes que en la tierra fértil. Si se entierran semillas de amor en las almas de nuestros coetáneos, las cosechas venideras serán fecundas para el silo que mantiene nuestra vida y la de nuestros sucesores.
Algo de esto debió hacer mi padre para que su nombre llegue a nosotros tan nítido.
Cuando enterré a mi madre tiré sus cenizas al mar, pensé que era el único sitio donde debían estar. Con suerte, aprovechando las corrientes, parte de sus restos deambularán por los aposentos de mi padre y será feliz.
De regreso a casa conocí, por azar, al hombre del que me enamoré y de cuya agua sigo bebiendo a pesar de su triste muerte.
A pesar de los siglos transcurridos no he encontrado nadie tan hermoso. La belleza que emanaba de su cuerpo nacía de la solidez de su inteligencia; su presencia irradiaba la tranquilidad que buscan todos los espíritus. Era feliz sólo con estar a su lado, con mirarle.
Por aquel tiempo, como suele ocurrir con los opuestos, un hombre horrendo, gigantesco, físicamente mal encarado y de un solo ojo, perseguía mis encantos sin que yo lo autorizase ni diese esperanza alguna.
Su nombre era Polifemo y había vivido en la isla de los cíclopes, estirpe de la que descendía.
No estaba exento de historia aunque a mí, como ya dije, eso no me interesaba. Pudiera ser que fuera hijo de Urano y de Gea -del Cielo y de la Tierra.
En la Odisea, que viene a ser como la segunda parte de la Ilíada, a Polifemo se le atribuye el haber hecho prisionero a Ulises y a doce de sus compañeros a los que pensaba comerse uno a uno.
Acis, mi amor, mi único amor, también era de buena estirpe; su padre era el dios griego Pan, aunque algunos dicen que era hijo del dios romano Fauno. Yo creo que no lo era ni de uno ni de otro.
Parece improbable que de padres tan feos pueda nacer algo tan bello. Ambos eran seres híbridos, mitad hombres mitad cabras, de patas peludas y cuernos en la frente que dedicaron sus vidas a la protección de rebaños y pastores, así como a perseguir mujeres con una lujuria y lubricidad fuera de lo común.
También fueron amantes del vino y de la música, especialmente de la siringa, una especie de pífano o zampoña hecha de cañas sujetas con cuerdas con la que tocaban dulces melodías que enredaban a las mujeres.
Mi tragedia, la que me arrancó el corazón, sobrevino cuando Polifemo, que me perseguía a todas horas, nos sorprendió a Acis y a mí abrazados cerca de un venero que brotaba de una pared rocosa. Fue tal la ira que debió entrarle que, cuando en uno de nuestros juegos amorosos me aparté un poco de Acis, aprovechó para, con su descomunal fuerza de gigante, izar por los aires un inmenso peñasco y aplastar para siempre a mi ahora añorado amor.
El agua de la fuente donde nos reuníamos, seguirá manando y pasando eternamente por entre el cuerpo aplastado de Acis.
Los dioses han querido que este pequeño surtidor se convierta a lo largo de miles de kilómetros en un gran río que desemboca en los dominios de mi padre, en el mar. Yo nunca me he separado de él, siempre he vivido en sus cercanías, escuchando el rumor de su paso fluido, bebiendo el agua que me permite recuperar parte del cuerpo que otrora perdí y al que siempre rendiré pleitesía.
Por ello, cuando Ulises junto con sus compañeros, consiguieron embriagar a Polifemo y aprovechando que se había dormido le clavaron en su único ojo una estaca calentada al rojo vivo, tuve la certeza de que los dioses siempre aplican la justicia, aunque a veces lleguen tarde.
Desde que ocurrieron estos hechos que han sido contados millones de veces, vago por las riberas de los ríos y de los mares; instalada en la memoria de los momentos felices; ajena a las contrariedades del mundo y a las vanidades del cuerpo.
De mi dolor se han hecho multitud de representaciones; las hay en el Museo Nacional de Nápoles, en el Palacio Farnesio de Roma y en muchos otros lugares. No obstante, yo destacaría dos obras: la pintura realizada por Rafael, que él tituló “El triunfo de Galatea” y una escultura existente en París, en Los Jardines de Luxemburgo -en la fuente Médicis- que fue realizada por A. Ottin.
Como veis, mi vida, como la de todos, es un continuo transitar.

Imagen: Los enamorados Acis y Galatea se esconden de Polifemo

Paco Huelva
Octubre de 2014

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Paco Huelva

Paco Huelva nació en Almonte (Huelva) en 1956 y emigró a Madrid con quince años. Graduado Social por la universidad de Granada. Ha desempeñado múltiples profesiones: camarero, militar profesional -durante catorce años-, librero, inspector de policía, gestor de emergencias…

Preocupado siempre por la problemática social, fue concejal en Aljaraque y diputado provincial por Huelva. Amante de la literatura, se define como un lector compulsivo. Ha publicado cinco libros y tiene otro en imprenta.

Es articulista de opinión del periódico “Odiel Información” de Huelva. Nombrado “Cronista de la villa de Almonte” en 2006. Actualmente es el Jefe del Servicio de Protección Civil y Director Provincial de Emergencias de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía de Huelva.

Sin comentarios a “Galatea”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.